Por las entrañas del poder


Jesús Ramos


El Indiana Jones poblano tras la esmeralda perdida


El ex presidente municipal Enrique Doger Guerrero

Enrique Doger Guerrero tiene muy bien trazadas las rutas que seguirá para ir tras la esmeralda perdida. Al estilo Indiana Jones de Harrison Ford, Doger manchará ropas, zapatos y sombrero para intentar adueñarse del cristal de roca.


Lo suyo –y todos lo saben- no es…


…colgarse de las lianas…
…buscar pasadizos secretos…
…rescatar damiselas en peligro…
…conocer nuevas civilizaciones…
…o hablarse de tú con la flora y fauna. Esos no son terrenos suyos. De hecho Doger desconoce el interior del estado y sus rincones del sabor a tal grado que corre el riesgo de confundir:


-Un guajolote con un quetzal.
-Una mula con un cuarto de milla.
-Un borrego con una llama.
-Un árbol de durazno con marihuana.
-Un tulipán con ruda.
-Un girasol con la hierba del burro.
-Una terracería con una calle empedrada.
-Y una casucha con la casa del perro.


Quizá por eso el exalcalde de Puebla está empecinado en recorrer hasta el último palmo de la entidad los próximos dos años en compañía de amigos suyos que de eso mismo conocen lo que el columnista de la inmortalidad del cangrejo…


…Ignacio Mier…
…Alberto Ventosa…
…Javier Casique…
…Rubén del Castillo…
…Jorge Ruiz Romero…
…Eugenio Mora Salgado…
…y José María Esquivel Silva.


Pero como dice el dicho, “no hay más lucha que la que no se hace”, de ahí que Doger no tarda en darse los primeros baños de pueblo que todo político necesita cuando se decide a ir por un puesto de elección popular.
O por lo menos intentará poner el boiler a calentar con la intención de bañarse de:


-Polvo.
-Lodo.
-Sudor.
-Aceite.
-Y los olores que la campiña poblana te obsequia cuando andas por sus caminos y veredas. 


Se trata, como dijera Melquíades Morales, de lograr la mayor cantidad de compadres que te sea posible para ganar la gobernatura. Por ejemplo Melquíades requirió de 2 mil bautizos, primeras comuniones y confirmaciones para romper el maleficio de don Manuel Bartlett Díaz que estaba empecinado –en el 98- en designar a José Luis Flores Hernández como su sucesor.


Si Pitágoras no miente y la inflación tampoco, Enrique Doger necesitará igual que Melquíades, recorrer no solo el estado, sino amasar más de 2 mil compadres, líderes, caciques, sacerdotes y amigos para ganar la partida a Mario Marín y de paso a los Morales.


La tarea no es fácil y el Indiana Jones poblano lo sabe. Si quiere apostar en serio debe trabajar de a de veras. Una cosa son las ruedas de prensa y las entrevistas banqueteras y otra, muy distinta, ensuciarse el calzado y sudar la camisa para conquistar la esmeralda prohibida.


Y no solo eso, con recorrer el estado no alcanza. De buena fuente se sabe que Doger recibirá proclamas e incentivos para continuar hacia adelante de parte del…


…Tecnológico de Monterrey Campus Puebla…
…lo mismo que la Universidad Iberoamericana…
…barras y colegios no alineados con el gobierno…
…y la Organización de Ambulantes 28 de Octubre.


Los tiempos exigen que a la brevedad Enrique Doger en compañía de Ignacio Mier, y otros activos suyos, planeen realizar el destape de la precandidatura al gobierno. Interprétese como una señal más para el PRI de Valentín Menéses y el gobernador Mario Marín de la rebeldía priista que obliga y grita a una guerra interna sin cuartel.


Una de las grandes dudas de la banda dogerista consistía en el equipo que deberían adquirir para catapultar hasta el infinito y más allá la nariz de Doger. Pero finalmente se decidieron por una asociación civil que actuará como los amigos de Fox, solo que en este caso como los cuates de Enrique.


La sucesión en el PRI-gobierno ya empezó guste o no. Después de Jesús Morales Flores seguirá Enrique Doger Guerrero en el destape y después el que sigue y el que sigue. Se ve difícil, por no decir imposible, que el maquinista frene el tren de la sucesión o lo haga cambiar de vías. 




 
 

 

 
Todos los Columnistas