Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

30/11/2009

¿Pragmatismo o atajo de sinvergüenzas?

Los cánones de la experiencia sostienen que más vale maña que fuerza y en el PRD, hasta donde se aprecia, no dan visos de ser escépticos. Tan es así, que la terna de pocos escrúpulos compuesta por Jesús Ortega, Luis Miguel Barbosa y Miguel Ángel de la Rosa como buenos corredores bursátiles de la política pudieron pactar con Dios y con El diablo convenios ladinos que los lleve al puerto de la victoria en las elecciones de 2010.


En el lenguaje de microbús y combi, de usted y mío por ejemplo, a quienes incurren en ese tipo de prácticas suele llamársele atajo de sinvergüenzas o bola de bribones –con la dispensa pertinente-, sin embargo la política se ha encargado de tildarlos con un mote de mayor prestancia y arrebato: pragmáticos. Sí, pragmáticos de tronante discurso y piadosa autenticidad, aunque en el fondo signifique enteramente lo mismo.


Y a propósito del caso se supo que hace cosa de días, en casa de Tony Galy, tuvo sitio una importante reunión de corte futurista, donde además del filete migñón con champiñones y vino tinto personajes conocidos de la política poblana también se despacharon los requisitos de las candidaturas del PRD entre mordidas de crepas de chocolate y sorbos de café de grano.


¡Candidaturas ciudadanas a presidentes y diputados en el PRD!, fue la conclusión a la que llegaron Tony Kuri, Tony Galy, Gabriel Hinojosa, Jesús Ortega, Luis Miguel Barbosa, Verónica Mastretta, Miguel Ángel de la Rosa, pivoteadas todas, ¡faltaba más!, por el arrastre de Rafael Moreno Valle, Enrique Doger Guerrero o, en su defecto, por Blanca Alcalá para aspirar a Casa Puebla.


Si hubiese alianza PAN-PRD, la conseja de Ortega y Galy al perredismo poblano, fue endulzar el oído de las belicosas tribus –infestadas de caníbales- con cargos de gabinete hipotéticos, más falsos que monedas de tres pesos, por ejemplo a Jorge Méndez ofrecerle la Secretaría de Gobernación, a Irma Ramos la Contraloría o la dirección del DIF y a Jesús Morales Manzo la titularidad de Turismo, solo por decir, para superar diferencias ideológicas y alimentar ambiciones personales.


Pero si no la hubiera, lo mejor y más rentable, supusieron, sería ofrecer la candidatura del PRD a gobernador a tres priistas de grandes polainas y pesadas dotes para ayudar al PAN y ayudarse así mismos en la cosecha de votos: Enrique Doger, Blanca Alcalá o Jesús Morales Flores, considerando que la unción de Javier López Zavala es tan solo un asunto de trámite, tiempo y modo, y los tres podrían terminar su participación en el PRI con dolores lumbares muy fuertes y despechos vengativos.


Pocas horas después en el Hotel Marriott, en un encuentro de cita de mediana urgencia, Barbosa Huerta reunió a esos caníbales de las principales tribus perredistas para cumplir la instrucción de su jefe Jesús Ortega en la repartición de secretarías, subsecretarías y direcciones estatales, pero lo hizo a nombre del susodicho sino también de Moreno Valle, si la alianza PAN-PRD por supuesto con Moreno Valle se consumara, o bien si con Doger, Blanca o Chucho llegaran a obtener el gobierno.


Sin embargo un buen pragmático no es aquel que se casa con dos únicas opciones, por su contraposición al formalismo, ética y principios morales posteriormente, Jesús Ortega y Luis Miguel Barbosa se reunieron en el Hotel Camino Real del Pedregal de la ciudad de México con Javier López Zavala para acordar exactamente lo mismo que hicieron con Tony Galy –operador de Moreno Valle-: ir juntos en complicidad con el gobierno y el PRI en las elecciones de 2010 y negar cualquier vínculo posible con Acción Nacional.


Después de la breve exposición de motivos, el lector podría preguntarse: ¿A qué juegan Jesús Ortega y Barbosa Huerta? Evidentemente que a ganar con el PAN, con los adoloridos del PRI y con López Zavala. ¡A qué más! No importa con quién, ellos proyectan ganar con Dios y El diablo. Su patrón de comportamiento se sustenta en que el PRD se encuentra inmerso hoy por hoy en una devaluación de votos tan grave y severa que imposibilita cualquier escenario y posibilidad de victoria en la elección de Puebla e incluso de otro estado de la república.


El pragmático carece de prejuicios, afirma su principal impulsor Charles Sanders, y sus ideas son provisionales, cambia de parecer y escenario constantemente. Conscientes de que con el PRD poblano no obtendrá nada apetecible el año entrante Ortega y El ñoño, realizan los amarres pertinentes con el gobierno, el PRI y el PAN para obtener beneficios personales y, algo quizá, que apacigüe al partido.


Afirmar que el Sol Azteca tiene complicidades definitivas con el PAN y Moreno Valle, resulta tan aventurado y poco soluble que asegurarlas con el PRI, porque el juego de Ortega, El ñoño y De la Rosa tiene tales tintes de perversidad que a uno de los dos institutos políticos –regístrelo desde ahora- terminará por traicionar. La débil condición moral de este puñado de bribones impide cumplirles a ambos, por evidentes razones, en el ejercicio del pragmatismo aquí referido.

 

Autoría intelectual

 

***EL PRD celebrará su Congreso Nacional los días 3, 4, 5 y 6 de diciembre en Oaxtepec Morelos para modificar sus estatutos y, muy probablemente, para validar las alianzas del año próximo. **El Sol Azteca esperará el desenlace de la interna del PRI para convocar a su Consejo Político Estatal, pues su próxima jugada dependerá de lo que haga o deje de hacer Enrique Doger. **Felicidades al amigo Adolfo Karam por sus primeros 46 años de vida.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas