_
Invitado Especal
La Quinta Columna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

Escenarios

 

Hablar del campo.

Saúl Tapia Bonilla.

Hablar del campo, es hablar de millones de mexicanos que con su trabajo diario aseguran el abasto alimentario para el resto de la población, es sin duda, hablar de miles de campesinos que trabajan extenuantes jornadas para mejorar las condiciones de vida de sus familias; hablar del campo, es hablar de uno de los motores de desarrollo más importantes del país, de una herencia revolucionaria, de una actividad que debería ser prioritaria dentro del diseño de políticas públicas gubernamentales, de una actividad que tendría que estar dentro de las prioridades de cualquier gobierno, sin embargo, la realidad del campo durante los últimos años ha sido otra, pues hablar de éste, en realidad es hablar de miles de carencias, de inequidades y de rezago social, hoy, hablar de un campesino, es hablar de pobreza extrema, de la falta de servicios dignos para su familia; actualmente, los mexicanos con pena aseguramos que nuestro campo ha sido olvidado de forma significativa en la última década.

 

Es necesario hablar del campo, pero de forma integral, pues éste, no sólo se forma de tierras, arado, parcelas o de la cosecha, el campo los son: mujeres y hombres que lo trabajan, las hijas y los hijos de los campesinos, el campo son los jóvenes llenos de esperanza por sacar adelante sus estudios, el campo son nuestros ancianos y sectores vulnerables que lo habitan, ese es el campo mexicano, no sólo tierra y producción, la concepción debe de ir más allá, estamos hablando de mexicanos, de mexicanos que tienen derecho a las mismas oportunidades al igual que cualquier otro ciudadano, sólo entendiendo al campo desde esa visión, es como podremos encausar acciones que nos lleven a encontrar soluciones integrales a los miles de problemas que aquejan a nuestras y nuestros hermanos campesinos.

 

Es inconcebible que en pleno siglo XXI, a nuestros campesinos aun no se les haya hecho justicia totalmente, que aun no se les haya dotado de todos los medios necesarios para elevar su calidad de vida y la de sus familias; se que ésto no es nuevo, sin embargo, poco se puede ver en el avance del sector; es urgente que todas las autoridades focalicen acciones que conlleven a mejorar las condiciones de vida de nuestros campesinos, como nunca, se hace necesaria la articulación de todas las dependencias de gobierno de los tres niveles; administración tras administración se anuncian programas a favor del campo mexicano, pero sólo unos cuantos han podido beneficiar al sector de manera significativa, en los últimos años, sólo se escucha hablar de Alianza para el Campo, cuando en realidad existen diversos programas para beneficiar a los campesinos, sin embargo, para tener acceso a ellos se requieren de expedientes técnicos que en la mayoría de las veces los campesinos no pueden armar por falta de capacitación y de estudios, pareciera que en el fondo esa es la intención de las administraciones que lanzan con bombo y platillos dichos programas, la de que los mismos no pueden ser alcanzados por nuestros campesinos para así justificar la desaparición de apoyos hacia el sector, ésto ya no se debe de permitir, pues de continuar así, en pocos años, el campo mexicano será insuficiente para satisfacer las necesidades alimentarías de la población nacional, teniendo con ello que importar como ya en buena medida se hace, alimentos del extranjero para poder satisfacer la demanda interna.

 

Ojalá y en los próximos meses podamos escuchar que ante la entrada del Tratado con América del Norte se implementarán estrategias para mejorar las condiciones de nuestros campesinos; no basta que el Congreso de la Unión haya aprobado más recursos económicos para el sector, se requieren acciones integrales no sólo subsidios.

 

Hoy hablar del campo resulta indispensable para saber como enfrentará el país los retos alimentarios globales, en México es necesario hablar del campo, pero hay que hacerlo de manera integral, no sólo desde la visión paternalista, sino desde la óptica global.

 

Una disculpa amigos lectores… Por razones ajenas a quien esto escribe, la semana pasada no se envío a tiempo ésta colaboración; durante los 21 meses de publicación de “Escenarios” en CAMBIO, es la primera ocasión que no se envía de forma puntual. Por su comprensión: gracias.

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx