Escenarios


Saúl Tapia Bonilla


Doger y su futuro VI


A diferencia de la sucesión de Melquiades, la de MMT está más que contaminada, si bien en su tiempo MMT pidió que MMF no interviniera en el proceso y que no cargara los dados a favor del ex súper secretario de finanzas, él con sus hechos ya mando el mensaje de que utilizará todo su "poder" para imponer a un candidato de su grupo, su venia para que llegue al PRI uno de los más acérrimos amigos del delfín “A” no es más que la confirmación de que hará todo por tratar de entregar el gobierno a uno de los suyos, y si el plan A no le resulta, el nuevo dirigente del PRI será el plan B, como ya lo ha mencionado el Nigromante, de eso ya no hay duda, por eso aquello de que en una reunión con los nuevos legisladores dio un manotazo para dejar en claro que él aún no tiene un “gallo”, es creación del imaginario de los marinistas, es tanto como decir que Zavala participó en la elección de diputados (ocupando un lugar dentro las plurinominales) estando seguro de que el PRI poblano iba a llevarse carro completo en esos comicios, ¡por favor! Es ingenuo pensar que lo hizo de esa forma, su plan era convertirse en diputado y de ahí seguir su carrera hacía la gubernatura, nadie puede negar que la jugada le fallo.


Pero en fin, seguimos con lo de la sucesión; otra prueba de que la carrera por la gubernatura está más contaminada que Valsequillo, lo es el hecho de que en el contexto político poblano se han perdido las formas de hacer política, ahí está la inasistencia del ejecutivo al informe de Doger; nadie puede negar que hasta en los tiempos más arcaicos de la política poblana se guardaban las formas, y que los políticos de antaño sabían guardarlas, pues aunque tuviesen alguna antipatía por otros actores políticos, demostraban su oficio político y acudían a los actos públicos de sus “enemigos”, sin duda su no asistencia, fue la primera prueba contundente de que en ésta sucesión se practicará la política de bajo perfil, algo que de paso corroborará que los que llegaron al poder no son más que la pintura de lo que debería ser el arte de gobernar. Ya en algunas ocasiones lo ha dicho el notario Meza Viveros, todo indica que habrá una cargada a favor del delfín A o B, no hay duda que hoy la política que se vive en nuestro estado es de muy bajo perfil, vaya, digámoslo claro, es una política aldeana.


Cuando los que hoy gobiernan alzaron la voz para pedir que se respetará el lugar de MMT en las encuestas, siempre alardearon que de respetarse su supremacía numérica, ellos lucharían por alcanzar la tan anhelada renovación de cuadros en el poder y que se incluiría a gente de los demás contendientes; sin embargo hoy a casi cuatro años de haber arribado al gobierno, todo eso fue una vil mentira, un ofrecimiento de espejitos de los que hoy están en los puestos de "primer nivel".


En caso de que esos mismos que pidieron tanto por respetar la democracia se empecinen en imponer a uno de los suyos –que todo indica que así será- lo único que lograrán es que por vez primera en Puebla un partido distinto al PRI gobierne, ahí están muchos casos; como el de Tlaxcala con Héctor Ortíz –amigo por cierto del que se hospeda en Casa Puebla-, baste recordar que Héctor era el candidato mejor posicionado en las encuestas, sin en cambio, por caprichos de la cúpula priísta impusieron a otro, y como consecuencia lógica, el PRI perdió, y hoy lo gobierna Ortíz, pero bajo las siglas del PAN.


Téngalo por seguro estimado lector, que si designan como candidato a otro que no sea el mejor posicionado en las encuestas, Puebla será gobernada por otro partido; ello en sí no es malo, pues lo que debe de importar para la ciudadanía es tener a un gobernante que realmente vele por los intereses de ellos y sus familias, pero para quien sí resultaría una verdadera catástrofe sería para el marinismo, pues en su supuesta lucha por tener un gobierno de nueva generación ello representaría la verdadera prueba de que jamás pensaron en ello y que sólo idearon llegar al poder para perpetuarse en el mismo, demostrándose a su vez que sus ambiciones siempre estuvieron por encima de los verdaderos intereses del pueblo, vaya, dejar a otro partido gobernando la entidad sería la cereza del pastel en su corta carrera por “renovar” las estructuras de poder en nuestra entidad.


No hay en ésta sucesión más que dos caminos: el de la democracia y el de la imposición, esperemos que por el bien de Puebla se tome el primero, y créanme, que de elegir el primero: Doger será el próximo gobernador de nuestro estado por las siglas del PRI, sino, aún así lo será pero por las siglas de otro partido, y eso no está en sus manos decidirlo, eso será decisión de la ciudadanía.


Aunque muchos no lo reconozcan, Doger es el candidato mejor posicionado, pésele a quien le pese, así que si las nuevas tribus dentro del gobierno siguen atacándolo, sólo demuestran su temor ante las reales posibilidades que tiene Doger de convertirse en el nuevo huésped de Casa Puebla, pero como se dice: lo que no mata fortalece.

 

Doger tiene un prominente futuro dentro de la política poblana y su camino está trazado, lo único que impediría su arribo a Casa Puebla sería que dejara de vivir en nuestro estado, y eso no sucederá. Así que más allá de ataques mezquinos de los supuestos bendecidos, lo mejor es que se pongan a reflexionar sobre las alianzas estratégicas que deben de realizar en pro de que Puebla siga siendo gobernado por un priísta; allá ellos y su mala cabeza.

 

Estoy consciente que mis últimas columnas han desatado el enfado de muchos actores políticos, prueba de ello son los mails “intimidantes” que me han enviado, sin embargo no cesaré de escribir y defender lo que opino sobre el proceso de sucesión. Así que mala suerte para ellos. Por cierto para aquellos que pensaron que “Escenarios” no había hecho acto de presencia en las páginas de CAMBIO como resultado de esos mensajes, se equivocan, la razón se debió a que por cuestiones de trabajo, tuve que realizar una extensa gira de trabajo al interior del estado de Hidalgo, y por ello me había sido imposible escribir estas líneas. Les aviso: estas columnas sólo son el inicio de algo mayor. Un abrazo




 
 

 

 
Todos los Columnistas