Evolutics


Iñaki Gutiérrez Fernández

27/04/2011

 

¿Se atreverán a aplicar la ley o le dirán a las 2 mil 710 madres que “no hay culpables”?


Leo con tristeza en un detallado estudio de Excélsior que el año pasado murieron alrededor de 2 mil 710 niños menores de un año en Puebla (siete diarios), la mayoría por “causas prevenibles” como un adecuado suministro de medicinas básicas y hospitales funcionales. Leo un día antes en Reforma que varios hospitales inaugurados por Marín hoy no están en funciones por falta de un tinaco grande, por falta de médicos o porque al día siguiente de la inauguración se llevaron el equipo médico. Leo en investigaciones de e-consulta cómo hubo decenas de licitaciones amañadas en Salud, todas con pagos millonarios a un mismo grupo de “cuates”. Leo que el Centro Expositor, que ya de por sí costó el doble que cualquier otro en Latinoamérica, no tiene cajones de estacionamiento suficientes por “olvido”. Leo en varios medios locales que este año el gobierno federal y el de Puebla y Tlaxcala invertirán mil 700 millones de pesos para, con parte de estos recursos, poner en operación las plantas de tratamiento que ya existían pero que no operaban por alguna “extraña razón”.


No leo sobre un solo detenido. No leo sobre un solo encarcelado. No encuentro, por más que busco, a los responsables de la muerte de más de 2 mil 700 niños por causas prevenibles. No encuentro ninguna foto sobre la detención de los “cuates” que vendieron millones de pesos en equipo y medicamentos que simplemente no aparecen. No leo sobre quiénes hicieron las plantas de tratamiento que no operan. No leo sobre quiénes diseñaron el Centro Expositor y “olvidaron” el estacionamiento o el hospital al que no le pusieron el tinaco adecuado. No leo, por más que busco, sobre un solo detenido, un solo culpable, una sola persona que sea responsable de todas estas “omisiones”, negligencias, faltas de ética profesional, actos de corrupción o, de plano, robo al por mayor.


Leo, en cambio, que nuestros “honorables” diputados trabajaron “mucho” y cobraron más para redactar un texto que dice: “Se castigará la negligencia de funcionarios que no apliquen correctamente los recursos públicos”. Leo al mismo tiempo sobre dos exfuncionarios nada negligentes: el exsecretario de Salud que permitió que no hubiera la medicina adecuada y 2 mil 710 infantes perdieran la vida o el exsecretario de Desarrollo Urbano que era responsable de la “cuidadosa planeación en tiempo y forma” del Centro Expositor y decenas de hospitales.


Busco otro párrafo de las leyes de nuestro estado y encuentro que “cualquier monto de más de cierta cantidad de pesos deberá licitarse” mientras leo que el exsubsecretario de Egresos pagó más de 80 millones de pesos a un solo proveedor para reparar autos sin licitación de por medio. Leo a su vez que su jefe sufrió un robo de más de 40 millones de pesos en efectivo de una empresa que operaba sin contrato para recoger dinero. Leo que la ley dice que para ser proveedor del gobierno cualquier empresa debe tener un contrato vigente. Leo también que la ley dice claramente que se castigará al funcionario que en funciones use su puesto para obtener beneficios. Curioso leer a su vez que el exsecretario de Gobernación hoy tiene una notaría que empezó a tramitar cuando era funcionario.


Finalmente leo cómo algunos pseudocolumnistas que evidentemente han vivido del chayote piden “no a la cacería de brujas, pero sí a la aplicación de la ley”. ¿Qué caramba quieren decir con esto? ¿Acaso que no se castigue, entre otros, a los responsables de que hayan muerto 2 mil 710 niños el año pasado? ¡El eufemismo a todo lo que da! Será acaso que quieren decir… “está bien que haya una transición tersa” (a costa de los niños), o “que se queden con lo robado pero que no hagan olas” (a costa de hospitales bien construidos y equipados), o “se pactó con la testigo de honor” (a costa de educar a los funcionarios sobre la planeación de hospitales y cajones de estacionamiento en centros expositores), o que “el jefe de los ladrones tiene mucho poder y puede causar inestabilidad”. Señores, no hay mayor inestabilidad ni retroceso en el mundo que la que surge con la no aplicación de la ley.


No se hagan bolas y digan lo que millones que votamos por un cambio pensamos: “No al ‘borrón y cuenta nueva’, sí a la puntual aplicación de la ley”. El mayor reconocimiento que podrá recibir el nuevo gobierno es el de no acobardarse ante estos eufemismos. Si se animan serán valorados, aplaudidos y reconocidos como ningún otro gobierno por lo que de por sí es su obligación: la puntual aplicación de la ley. ¡Vayan, pues, y denle una respuesta de frente a las madres que perdieron a sus hijos! A ellas no les basta con que “ahora sí se harán bien los hospitales”. Ellas, como todos los poblanos, queremos leyes en aplicación, no letra muerta producto del “costoso” trabajo de nuestros diputados. ¡Ya dieron el primer paso divulgando los delitos, ahora toca su sanción!

 

[email protected]

Comentarios a mi blog: http://inaki.blogspot.com

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas