Evolutics


Iñaki Gutiérrez Fernández

24/03/2010

Puebla, estado donde el “ahora sí” queda pendiente


Puebla es sin duda el estado de los pendientes, en prácticamente todos los temas tenemos rezagos preocupantes… Es urgente echar a andar las decenas de planes y programas que se comentan y presumen, pero que poco se aterrizan. Cinco temas críticos merecen nuestra atención.


Legalidad: hoy Puebla se distingue, por tener el mayor número de “inver esto, inver el otro” que operan de forma ilegal y que han despojado a miles de poblanos de sus ahorros… Una de estas empresas incluso fue usada para pagar los trámites de gobierno como tenencia hace algunos meses. Los robados siguen sin solución, los funcionarios prometiendo el castigo que nada más no llega… Llevamos años sin saber los límites territoriales entre Puebla y Cholula. Somos el estado donde destituir a un funcionario de transparencia que mintió nos toma años, donde restituir a un funcionario de justicia se bloquea por partida doble en el congreso a pesar de que la Suprema Corte de Justicia claramente lo indica. Somos el estado donde disparan a un diputado y meses después el responsable sigue libre... Irónicamente somos quizá el estado con el “palacio de justicia” más nuevo (y el más caro con letras doradas pagadas a $90,000 cada una) y donde los diputados dicen que “ahora sí” se definirán los límites, permisos, leyes… etc. ¡Seguimos esperando! El IMCO lo dijo claramente, Puebla es el último lugar en el rubro “marco de justicia y legalidad”.


Planeación urbana: tema poco debatido en los medios que sin embargo acabará con el antiguo orden de nuestras ciudades. Viajar en cualquier dirección fuera de la ciudad nos lleva a contemplar un crecimiento anárquico donde una fábrica opera junto a viviendas techadas con varillas y rotoplas, mismas que comparten pared con un taller mecánico que rodea una tierra de cultivo. No hay el más mínimo sentido de orden, urbanismo, ni control. Todo se permite con una mordidita. Estamos dando al traste con la antigua belleza de los pueblos y la capital. Para muestra sólo recorre la carretera federal a Atlixco, la anarquía que la rodea es una probada de lo que sucede en todo el estado. Mientras tanto el actual gobierno se ha dedicado a hacer las obras objetivamente más caras del país (hospitales, vía Atlixcáyotl…) y las más atrasadas (como el Centro Expositor que año con año nos promete alojar ¡ahora sí! la ya ansiada Feria de Puebla) pero no ha dedicado un ápice de esfuerzo a planear, ni a jugar. ¡Sí a jugar una hora de Simcity les daría a los responsables más preparación e intuición sobre planeación urbana que lo que han hecho en años! Salgan funcionarios, vayan a Pachuca, a San Juan del Río, a Irapuato y a muchos otros antiguos “pueblos” que ahora están infinitamente mejor trazados que San Martín, Teziutlán, Tehuacán o Puebla. Es una vergüenza que a unos cientos de kilómetros de Puebla, las cosas si se hagan bien y aquí nada más presuman sus supuestos “avances”.


Transporte: Hoy Puebla tiene el segundo o tercer peor sistema de transporte (no tengo la fuente a la mano). El gobierno marinista como todos los anteriores han prometido “ahora sí” modernizarlo y no escatiman esfuerzos para un día parar en el zócalo a los autobuses del futuro para tomarse la foto y decir que “considerarán” platicar con los transportistas para llevarlo a la práctica… ¡Qué burla! ¿Para qué tanto show si meses después no han hecho nada, absolutamente nada? El clientelismo y acarreo prometido para las elecciones permite tolerar un sistema arcaico donde los que otorgan los permisos ganan -por debajo del agua por supuesto-, mientras todos los poblanos lo padecemos. ¡Viajen a León funcionarios y vean lo que es modernizar el transporte de verdad!


Medio ambiente: personalmente puedo atestiguar que en la Sierra Negra, en el Parque Nacional Izta-Popo, en la zona de Chignahuapan – Zacatlán, en la inter-serrana y en prácticamente todo el estado se están cometiendo día a día crímenes ecológicos. No hay río  virgen que al pasar por el primer pueblo triunfe en pasar sin botellas ni detergente. No hay bosques supuestamente “protegidos” donde no haya testimonios frescos de los talamontes y los propios pobladores para acabar con la riqueza de todos los poblanos. No hay cascadas donde el plástico y las latas no sean parte de la corriente. No hay municipio en este estado donde la basura no esté tirándose en terrenos baldíos. Casi todos los cultivos de Atlixco y el valle de Tepeaca están regados con excremento que sale de tu excusado. Puebla es un estado con muy poca conciencia ecológica a donde nuestros políticos se dedican a vender hasta el último parque de la zona Angelópolis, a donde se expropia un parque protegido por ecologistas, en lugar de enfocar esfuerzos ahí a donde los periodistas no llegan, pero a donde el ambiente está envenenándose día a día.


Transparencia y buen gobierno: Puebla gana en corrupción, en ocultar gastos, en convertir a los funcionarios de alto nivel en un clan de la cleptocracia robando día a día el dinero de todos. La pinza que lo permite es alejarnos legalmente y en la práctica del buen gobierno. En Puebla su majestad dispone y los lacayos cumplen: no a Infomex desde hace años (el “ahora sí” lo llevamos escuchando desde hace cuatro años), no a una buena ley de transparencia, no al servicio profesional de carrera, no a auditores y procuradores ajenos al ejecutivo, no a reducción en el gasto operativo, no a traer gente talentosa al gobierno, no a compararnos con los estados que si avanzan. En Puebla la lógica es otra: seamos los mejores en ser los peores. ¡Eso sí hay que hacerlo ahora!

 

Puebla ha tenido grandes habitantes, Puebla ha jugado un papel histórico en la formación de México, Puebla acumula una biodiversidad y cultura que muchos países quisieran alcanzar… Sin embargo, hoy en Puebla muchos ciudadanos se han olvidado de que son precisamente “ciudadanos” y que deben alzar la voz, se han acostumbrado a escuchar el atole con el dedo en medios comprados, se han acostumbrado a que un clan poco preparado nos robe el futuro. No toleremos un “ahora sí” más que quede pendiente. Es hora de exigir a nuestros empleados que traigan las mejores prácticas en todos los frentes para modernizar a Puebla.

 

[email protected]

Comentarios a mi blog: http://inaki.blogspot.com

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas