De Fondo


Jesús Rivera


+ Consulta en Puebla
+ No a la tortura


La Convención Nacional Democrática en Puebla, organismo de apoyo al “presidente legítimo”, pedirá  al gobernador, Mario Marín Torres; al Congreso del Estado y al Instituto Estatal Electoral IEE, su aceptación para llevar a cabo en Puebla la consulta pública  sobre la reforma energética  de Felipe Calderón.


La consulta ciudadana se realizará el próximo 10 de agosto en los 217 municipios.


En caso de una negativa a la invitación,  por parte de las autoridades del gobierno, del Congreso y del organismo Electoral, la consulta de todas formas tendrá lugar, aunque  organizada por los ciudadanos. Es lo que señaló  David Mendoza, representante de CND en Puebla.


Como están las cosas entre Calderón y Marín, la Convención no debe esperar ningún apoyo a su iniciativa pero, con que no la boicoteen,  es más que suficiente.


El petróleo es algo muy importante para el país, como para dejarlo en manos de los políticos calderonistas. Mexicanas y mexicanos tienen derecho a decidir, como en 1938, cuando Lázaro Cárdenas propuso la nacionalización del petróleo y de la industria petrolera, que  entonces estaba totalmente en manos de extranjeros.


En esa ocasión la gente no únicamente decidió sino que participó con una colecta en donde se recaudaron fondos  para respaldar la decisión de nacionalizar esos bienes de la nación.


Amenazas. Las amenazas que desde el extranjero se lanzaron contra México, por parte de  empresas inglesas y gringas afectadas por esta decisión, no hicieron mella en el presidente Lázaro Cárdenas, ni en la gente. Tampoco pudo el activismo  en contra de empresarios y clérigos locales, proclives desde hace ya casi 500 años a oponerse al  interés nacional.


Es oportuno recordar esto, ahora  que en televisión y radio se intensifica la campaña para convencer a la gente de que acepten la reforma energética de Felipe Calderón, la cual pretende, como se ha establecido en todos los foros y debates organizados por el Senado de la República , privatizar la  riqueza petrolera.


Muchos mexicanos  se oponen  a que el petróleo pase a manos de particulares. Ningún beneficio trae esto al país, dicen, y menos a las familias  más pobres que, actualmente, de alguna forma, recibe beneficios de la venta del petróleo.


Ciertamente, Pemex debe modernizarse.


A eso nadie se opone.


México debe refinar su petróleo, transformarlo en gasolinas, aceites,  fibras y  sustancias químicas,  productos que le dan más valor agregado a esta materia prima no renovable y no únicamente vender crudo. Eso lo sabe cualquier ciudadano.

 

Debate. En el Congreso del Estado la Gran Comisión abordó el tema de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Como es sabido, el 27 de julio debe designarse un nuevo presidente o considerar la reelección de Cándido Flores Mendoza.


En torno a este tema se ha generado un debate. Algunas organizaciones no gubernamentales  se han pronunciado en contra de que el actual presidente continúe en el cargo. Los argumentos que se dan son  en el sentido de que “Cándido es parcial al gobierno estatal, que es amigo del gobernador  Mario Marín”.


Martín Barrios, de la Comisión de Derechos Humanos de Tehuacan, dice que Cándido no tiene el perfil para desempeñar este cargo. Sin embargo, en los últimos días, el discutido ombudsman poblano ha recibido el respaldo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que considera  buena su gestión, y  de Carolina O’ Farrill,  presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso del Estado, quien señala que las críticas en contra de Cándido Flores son por motivos personales, no por que se haya desempeñado con ineficiencia al  defender los derechos humanos de las personas. Estas declaraciones de la diputada también han sido muy criticadas. 


Debe haber una lucha fuerte de los ciudadanos en defensa de los derechos humanos en Puebla.


Ser indiferentes o tolerantes con las violaciones a la dignidad de las personas conduce a que en las sociedades se den hechos aberrantes y de degradación humana. Como el  que está sucediendo en León Guanajuato, donde el gobierno panista, de la derecha inquisitorial más delirante, capacita a  policías para torturar a habitantes  de la ciudad de León. Ahí  si que “la vida no vale nada”. En Puebla  y en ninguna parte,  debe permitirse tal atrocidad. Aquí, por eso dejó el cargo la ex procuradora. ¿Quien no recuerda el caso del detenido que “se murió por broncoaspiración”?




 
 

 

 
Todos los Columnistas