De Fondo


Jesús Rivera


+ Aplauden Plan de Calderón
+ Se descompone el país


Sólo los políticos del PRI y PAN  aplaudieron a ojos cerrados el plan anticrisis del gobierno federal anunciado ayer  por Felipe Calderón.


Pero, en la mayoría de los mexicanos,  hay escepticismo en torno a este acto gubernamental.


Y es que la desconfianza se apodera de uno cuando nota las diferencias entre lo anunciado y la realidad.


En cadena nacional de Televisión,  se dio a conocer un programa que contiene veinticinco puntos para enfrentar la crisis, de los cuáles sobresalen tres puntos porque   son concretos y de resultados inmediatos.


Uno. Que no habrá más aumentos al precio de las gasolinas en este año.


Dos. La reducción de diez por ciento en las tarifas de gas LP.


Tres. La baja en el precio de las tarifas eléctricas para las plantas industriales.


Los restantes veintidós puntos son acciones de mediano plazo, de dudosa aplicación y que la verdad, suenan demagógicos, pues son una ampliación del programa dado a conocer hace unos meses cuando a México, según el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, le dio  un “catarrito” y en esa ocasión, no se vio nada efectivo.  


Como se recuerda, a causa de ese leve mal,  miles de trabajadores quedaron sin empleo, cientos de empresas quebraron; los fondos de las afores drásticamente se esfumaron   y el aumento gradual al precio de los combustibles provocó carestía generalizada de los productos de consumo básico y generalizado.


La devaluación paulatina del peso empobreció a la población en general, pero  más a los más pobres.


Este  desastre económico que padecemos en México desde 1976 y que ha sido agravado por los dos gobiernos emanados del PAN: el de Fox y el de Calderón, se expresa también en la aparición de  miles de mexicanos asesinados- ejecutados-  en todo el territorio nacional en los últimos años.   


Los más importantes políticos  priistas y  panistas,  gobernadores,  y poderosos empresarios,  estuvieron en Palacio Nacional para acompañar a Calderón a anunciar su   Plan Anticrisis,  como parte de un acuerdo nacional a favor de la economía familiar.


Elogios. Ayer,  gobernadores, funcionarios de los gobiernos estatales, dirigentes de partidos políticos, de cámaras empresariales y hasta líderes “charros” han elogiado la lista de 25 medidas que adoptará el gobierno de Felipe Calderón.


Sin embargo, el  Plan de Calderón parece insuficiente y no es certero en resolver los problemas del país y este puede descomponerse en un desastre social. La Iglesia ya lo advierte.


Descomposición. La Iglesia Católica, indiscutible aliada del gobierno en turno, en un amplio informe sobre la realidad de México, entregado hace unos días al Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, dice que el país vive una descomposición social, producto de la pobreza y la desigualdad, a la que se suman la violencia, el narcotráfico y un desprecio creciente hacia la vida.


Para la Iglesia Católica, en la política hay ausencia de ética y la corrupción está presente en todos los ámbitos de la vida nacional, además de que existe falta de respeto a la ley y se carece de un modelo educativo que propicie la transformación social y el crecimiento económico. (información de José Antonio Roman, en La Jornada, 7 de enero 2009).      


Movilización. Isidro  Camarillo, aspirante a obtener la candidatura del PRI a la diputación federal por el distrito de Ciudad Serdán, organizó festivales con entrega de juguetes, con motivo del día de los Santos Reyes en varias comunidades de ese distrito. Isidro preside la organización Juntos Impulsamos los Cambios Jicam, que tiene muchos adeptos en la región de Ciudad Serdán.

 

Por otro lado,  en el distrito de Texmelucan muchos priistas, agrupaciones civiles y ciudadanos, siguen expresando su apoyo a Carlos Sánchez Romero para que sea candidato  del PRI a la diputación federal por ese distrito.

 

[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas