De Fondo


Jesús Rivera


+ Consejo sin Marín
+ ”Guerras sucias” en el PRI


El sábado anterior,  en la sesión de Consejo Político Estatal del PRI, las palabras del secretario de Gobernación, Mario Montero Serrano,  calaron hondo entre algunos de los  más de  cuatrocientos asistentes al acto.

 

El funcionario marinista dijo:”El revolucionario Institucional no es un partido de improvisados, de arribistas, sino de lealtades. No es un partido en donde alguien que en algún momento estuvo  con una bandera, luego busca otra para buscar una posición”.

 

Tiene razón Montero,  pero es que hoy los políticos son diferentes. Hay  muchos  que si no les dan la candidatura que quieren, la obtienen  en otros partidos políticos.

 

En los últimos procesos electorales se ha visto como  militantes inconformes se pasan a la oposición y hasta ganan  elecciones en detrimento de priistas,  por eso el llamado a la lealtad que hizo Mario Montero era necesario.

 

Partidos como Acción Nacional  y el PRD, siempre pretenden tener a su favor parte de la estructura priista en algún municipio o  distrito electoral, políticos como el ahora panista y antes expriista,  Rafael Moreno Valle, le apuestan a esa posibilidad.

 

En la sesión de Consejo Político Estatal,   se adoptaron los acuerdos tomados   por el Consejo Político Nacional,  que sesionó el pasado tres de diciembre;  el  punto más importante  fue definir el método para elegir candidatos a las 300 diputaciones  federales de mayoría en el país, el procedimiento de convención de delegados, fue el que se prefirió. .

 

Mario Marín, quien tradicionalmente  clausura la sesión del Consejo Estatal,  no asistió al acto, tampoco  el secretario de Desarrollo Social, Javier López Zavala, ni la presidenta municipal,  Blanca Alcalá. El evento estuvo  deslucido por este motivo. Algo quiso decir el gobernador con esta acción.

 

Guerras. Por otro lado, mientras  se hace pública la convocatoria y se deciden  las  candidaturas, los aspirantes  se mueven  en busca de los apoyos políticos necesarios.

 

La mayoría recientemente comenzó  actividades  a marchas forzadas pero, quienes trabajaron  ya desde hace  tiempo y tienen cierto posicionamiento en sus distritos, como es el caso de Texmelucan,  con Carlos Sánchez Romero  y en  Ciudad Serdán, con Isidro Camarillo Mirón, sus opositores, que carecen del  respaldo de la gente, han empezado a hacerles campañas de difamación, calumnias y chismes, para  desprestigiarlos ante la opinión pública

 

De Carlos Sánchez, dicen que  tiene varias mujeres y que, porque es empresario y tiene dinero,  la gente lo sigue.

 

Mediante volantes, anónimos”  que circulan en Texmelucan, de donde Carlos es originario, tratan demeritar su trabajo al frente  del  Comité Municipal del PRI, y diezmar la  popularidad y el  gran arraigo que tiene en su tierra.

 

En el caso de Ciudad Serdán, la guerra sucia desatada contra Isidro Camarillo, aspirante a la diputación federal es más fuerte.

 

Señalan que el ex presidente municipal de  Quecholac  no ha podido comprobar cincuenta y siete millones de su cuenta pública.

 

El Organo  de Fiscalización del Congreso del Estado,  aprobó ya toda la cuenta de los tres años de administración de la presidencia  del municipio mencionado,  por lo que resultan falsos y difamatorios  los dichos en su contra.

 

En volantes anónimos, también lo acusan de tener nexos con narcotraficantes.      

 

Aprovechan que un hermano de Isidro: José Guadalupe Camarillo,  está desaparecido desde hace dos años.

 

Isidro y su familia,  que son propietarios de constructoras, y que trabajan para empresas importantes  en el país, oportunamente denunciaron el hecho ante las autoridades correspondientes.

 

Pese a la ayuda que  solicitaron  a las autoridades judiciales y policiacas para encontrar a José Guadalupe, desafortunadamente Isidro y su familia no saben del paradero de su familiar, no obstante que durante dos años lo han buscado.

 

Hoy, como Isidro Aspira a ser  candidato del PRI  a diputado federal por el distrito de Ciudad Serdán, el caso ha sido retomado. Hace unos días se publicó en un diario de la capital poblana, que el hermano de Isidro está preso en Sinaloa, acusado de presuntos nexos con el narcotráfico.

 

Es decir, que en dos años de búsqueda por las policías no ha habido resultados y de pronto, con esta información, supuestamente ya se resolvió el caso. Lo cierto es que desde hace dos años  su hermano no aparece por  ningún lado.

 

En el PRI este tipo de campañas “guerras sucias” que tienen la intención de calumniar, de difamar a personas  para desprestigiarlas  ante la opinión pública no se hacían pero, ¡cómo han cambiado los priistas!

 

[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas