Freaks
Un clásico de lo grotesco


Zeus Munive


Y también en San Juan hace aire


El Universal en su edición on line y en su versión impresa de ayer puso en evidencia tanto a la Presidencia de la República y a la delegación poblana de Sedesol como al Gobierno del estado.


Los dejó como falsos profetas: a los primeros porque prometieron y no cumplieron (Fecal y la delegada poblana) y a los segundos porque no exigieron nada a las autoridades federales y por ende se convirtieron en cómplices por omisión.


Una nota que pasó prácticamente inadvertida en Puebla, pero en primera plana, relata el viejo estilo del priismo (sabían que los panistas cada vez se parecen más a los panistas) en la que relata cómo es que la Secretaría de Desarrollo Social incumplió con sus promesas de campaña.


La nota es firmada por la reportera Carolina Rocha Menocal y no es para menospreciarse por los poblanos: “Incumple la Sedesol promesas de Calderón.


“A más de un año de la visita del presidente a Hueytlalpan, Puebla, ni las caravanas de la salud ni el piso firme a viviendas ni caminos ofrecidos se han vuelto realidad


“Son ocho horas de camino entre zanjas, derrumbes y terracería.


“Ocho horas desde la ciudad de México, rumbo a la pobreza, rumbo a Hueytlalpan, Puebla, el primer municipio en el que Felipe Calderón, ya como presidente, se comprometió con los pobres.


“Ahí, a 40 días de su toma de protesta, cobijado por Mario Marín, gobernador del estado, y representantes indígenas, el presidente Calderón presentó su primer programa para vencer la miseria en México. El 100x100: cien acciones para los cien municipios más pobres.


“Pero mientras el 9 de enero de 2007 las promesas de infraestructura, vivienda, salud y aulas cayeron en cosa de segundos, las obras se han cristalizado a cuentagotas. Otras, no pasaron de promesa.


‘Harto’ cinismo


“La visita presidencial por este pueblo al norte de Puebla dejó a su paso harto cinismo.


“‘Una de las cosas que vamos a hacer es que en las casas, en lugar de ser pisos de tierra sean pisos de cemento, pisos firmes que eviten que los bichos que andan en las casas contaminen la salud de nuestras familias’, dijo Calderón el 9 de enero de 2007 acompañado de la entonces secretaria de Desarrollo Social, Beatriz Zavala y del secretario de Salud, José Ángel Córdova.


“Nos ‘vino a proponer muchas cosas, pero la verdad no hay apoyos’, ‘dicen que van a dar pero lo que quieren es tu voto” o “vienen pero no sirve de nada’, las palabras salen ya sin enojo ni decepción de la boca de pobladores, quienes no han visto los pisos de cemento y vivienda dignas que prometió Calderón.


“El presidente saludó y tocó a cientos de indígenas. Portó una camisa tejida a mano y un collar de semillas rojas.


“Habló delante de casi todo el pueblo, porque los que tienen credencial fueron convocados por las autoridades locales.


“Incumplimiento


“La carretera que deben poner en el mapa a este municipio que colinda con Veracruz aún no está lista. El acceso sigue siendo, pues, casi exclusivo de autos todo terreno.


“Otra promesa incumplida.


“Ese 9 de enero de 2007, Calderón dijo: ‘Tengo una buena noticia aquí para el alcalde de Hueytlalpan... le vamos a invertir 40 millones a la construcción de la segunda etapa del camino para que puedan tener un mejor acceso aquí a la cabecera’.”


Hasta aquí la cita que ya parece fusil de los Freaks (de hecho lo es).


Queda claro que a la delegada de Sedesol, Anahí Romero, le gusta la buena vida, violar la Ley Electoral al ponerle su nombre a las camisetas oficiales e incumplir con lo que dice su jefe, pues jamás de los jamases hizo algo por este municipio de Hueytlalpan, pese a que la primera gira del subordinado de Manlio Fabio Beltrones (léase Felipe Calderón) se comprometió con las comunidades indígenas.


Quién no recuerda esas historias que se contaban cada que había giras del Gran Tlatoani en los tiempos del presidencialismo omnímodo, en los que al llegar a las comunidades rurales las calles eran pintadas, ponían postes de luz, limpiaban y barrían, en pocas palabras: llegaba la modernidad. Retrato hablado de Luis Spota es un claro ejemplo de ello. Pero un mejor ejemplo es la nota de El Universal que pone en evidencia sí, a la Presidencia de la República, pero no se olviden tanto de la delegada que no ha hecho nada y por su puesto de la secretaría del ramo que este sexenio es propiedad de Los Zetas o los Delfines, como mejor se entienda. Y es que nadie, ni la delegación poblana ni la dependencia encabezada por el actual líder del PRI ni por el delfín del gobernador han hecho algo.


Simple y sencillamente se han dormido en sus laureles. Y lo peor es que lo seguirán haciendo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas