Desde las Galias


César Musalem Jop


EL NO RETORNO DE ANA TERESA. II


1.- Dejé por sentado que la citada en ningún momento de su vida dejó de luchar por lo que creía y en lo que fue educada, y que desde la comodidad de una oposición modesta, llevó a cabo tareas comunes que ensalzadas por la prensa de esos días le dieron mayor dimensión.


2.- Como lo accesorio sigue la suerte de lo principal, una vez que su Partido se encarama a la administración federal, tócale en suerte que el grupo al cual sirvió en la época de las no recompensas, la llama y la distingue con un alto encargo.


En esa tarea siempre estuvo sujeta a las críticas de las mentalidades pequeñas o muy estrechas, negándole su capacidad gerencial para administrar, olvidando que cuando se es profesional de la política partidaria no cuesta ningún trabajo convertirse en una profesionista del servicio público; sobre todo si al lado de uno se encuentran los asesores competentes y leales.


3.- La recomendación termina cuando empieza el trabajo; si en el anterior sexenio no fue cesada, se debe seguramente a que dió resultados.  Y si actualmente no ha sido excluida del gabinete, sino que poseé un alto rango en la secretaría encargada de entenderse con todos y cada uno de los elementos que integran el sistema mexicano, algún mérito tendrá.


4.- Su ambición no es desbordada.  Es la normal para cualquier ser humano que se precie de ser político profesional.  Deseosa estará seguramente de ser candidata a ocupar el Poder Ejecutivo Estatal; pero se conformaría llegado el caso con la candidatura a la presidencia municipal angelopolitana, toda vez que en el pasado desempeñó grandes esfuerzos personales en esta ciudad, y en Huejotzingo, cuando de ser un municipio de presencia poblana, la prensa del D.F. lo convirtió en la joya de la corona del Partido de Acción Nacional.


5.- En este 2008, todo el país se ha transformado gracias a las crisis del capitalismo mundial sufridas esencialmente por los EEUU; nos hemos transculturizado merced a la prensa estadounidense, y nuestros políticos en campaña son idénticos en su actitud al de cualquier condado o estado gringo.


6.- Estos políticos (afortunadamente no todos) se preocupan mas por su sonrisa; su caminar; su forma de dar la mano; la fotografía besando viejitas y niños; acuden a todos y cada uno de los sitios públicos buscando a quien saludar, y al final no se comprometen con nada ni con nadie, ni mucho menos presentan un programa debidamente estrategizado, donde las funciones y cargas de trabajo de una campaña, descansen en una unidad que las evalúe y reoriente de ser necesario.


7.- Puebla se encuentra en un grupo de estados donde todavía existe el republicanismo priista.  Aquel que se encuentra comprometido con las necesidades mayoritarias, y que con ejercicio de gobiernos sanos, vá construyendo oportunidades para vivir mejor, material, e intelectualmente.


8.- Si los auto-candidatos priistas desde este momento admiten que la programación debidamente pautada del hacer administrativo, debe preferirse a campañas ligeras sin compromiso social, veremos como cualquier candidato del partido que sea será derrotado con extrema comodidad.


9.- Si por lo contrario, los auto-candidatos prefieren despedazarse entre ellos pagando a sus publicistas las denuncias de mala conducta personal de sus pares, dejarán el campo abierto para que cualquier opositor se haga del poder político-administrativo-económico, en perjuicio de los mas de cinco millones miembros de la poblanidad.


10.- El Comité Directivo Estatal que comanda Alejandro Armenta Mier, está en tiempo para dictar no solo el Discurso de Campaña, sino también el Discurso Social del próximo gobierno estatal.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas