Desde las Galias


César Musalem Jop

03/09/2009

LEYENDA DE LA ORIUNDEZ


1.- Tlaxcala o Texcal (tortilla) fue uno de los territorios donde estaban asentados cuatro Señoríos Independientes del cuando México-Tenochtitlan era la potencia única del altiplano mexicano e incluso de los territorios sur y suresteños del México Precolombino.

 

1.1.- Negándose a tributar como otras naciones autóctonas a los aztecas, los texcaltecas fueron cercados y sufrieron un acoso económico y militar idéntico al que Cuba sufre y ha sufrido de parte de los EEUU durante mas de cincuenta años.


1.2.- “Como el enemigo de tu enemigo puede ser tu amigo”, aliáronse los cuatro Señorios, con los cien hispanos provenientes de las ultra-míseras geografías de aquella España, que estaba creando un nuevo tejido social después de vivir setecientos ochenta y cuatro años bajo la opresión de la morería y de otros quince  grupos raciales similares.


Los cien hispanos iban alianzados “con cuatrocientos hombres de guerra de Ixtacamaxtitlan” (Cepeda Cárdenas), y dos mil tamemes de Zempoala. Cada hombre de guerra equivalía a diez soldados regulares de la guarnición de Cuamantla bajo el mando de Xicotencatl El Joven, (Cepeda Cárdenas).


1.3.- La batalla entre las huestes invasoras y los guarda fronteras de Cuamantla, duró tres días con sus noches; ininterrumpidamente. Notablemente y como muestra de la valentía, de la capacidad física, y del ardor del combate un guardafrontera armado con su macuahuitl decapita un caballo de los invasores.


1.4.- La alianza-complicidad entre texcaltecas e invasores dióse, después que la cúpula de los Cuatro Señorios lidereada por Xicoténcatl El Viejo, la aprobó.


1.5.- La nación autóctona aportó cientos de guerreros adiestrados en una guerra permanente contra los pueblos vecinos (Cholollan y Huexotcinco) y contra los aztecas. Aportó también el avituallamiento, y sobre todo la inteligencia aguda nacida en un pueblo que confrontaba la adversidad bélica y económica día con día.


1.6.- Después de la derrota de La Noche Triste, Hernán Cortés conquista a sangre y fuego los señorios de Nopalucan, Acatzingo y Tepeaca, marcando como esclavos a los derrotados y fundando en esta última: El Segundo Cabildo de la Nueva España, para que lo nombre Capitán General en la conquista de los territorios de Tepeaca a Tenochtitlan.


1.7.- Hernán Cortés, desde Segura de la Frontera (Tepeaca) divide su ejército en varios grupos y manda a sus capitanes a conquistar los señoríos del entorno: Acapecahuatlan, Huaquechula, Itzocan, Huehuetla, Totemihuacan, Cuautinchan, Tepexi, Chilac y Quecholac (Motolinia. Clavijero. Torquemada. Bernal Díaz del Castillo).


1.8.- “México-Tenochtitlan, es asediada y sitiada durante noventa días. Impidiendo a sus moradores y al ejército el acceso a los elementos vitales:  agua y comida. La defensa es heroica hasta la casi extinción de todos los mexicanos. La ciudad es arrasada casa por casa y manzana por manzana. El Señor de México (el último: Cuauhtémoc) y sus escasos aliados busca salir para lograr nuevas alianzas que le permitan seguir defendiendo su nación, pero es apresado al salir de Tlatelolco” (Cepeda Cárdenas).


1.9.- Tlaxcala contempla la oportunidad de crear nuevos señoríos bajo su mando y lograr así mayor tributo y  riqueza. La nación aliada y cómplice irá a colonizar bajo acuerdos honorables algunos territorios norteños (San Luis Potosí y Saltillo, Coahuila, donde se van a fundar sendos barrios llamados Tlaxcala). Las huestes de Tlaxcala sujetará fuertemente a los Huachichiles y a los Caxcanes.


1.10.- Por convenio con el español Tlaxcala, Cholula y Tehuacán se convierten en Ciudades de Indios. Ahí en ellas la conquista cortesiana no violó mujeres, no esclavizó a nadie, no injurió, ni depredó; es más nadie podía entrar a caballo en caserío alguno, sin permiso del cacique (autoridad local). De ahí proviene la memoria genética de un Valentín Meneses Rojas (Vale.Vale) y también de ahí proviene la oriundez de la actual alcaldesa del municipio que alberga a la capital poblana, entre centenas o quizás miles de vecinos de ese ahora estado republicano que han venido simplemente como mexicanos a establecerse en el territorio patrio.


¿Puebla es caserío, aldea, parroquia, pueblo o ciudad?.

 

Propios y extraños, incluso los enemigos que no opositores del PRI y de sus gobiernos admiten que la urbe fundada angelical, querúbica, y levítica, pertenece per se a las grandes ciudades abiertas al pensamiento, y este es universal.

 

email:[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas