Desde las Galias


César Musalem Jop


BASURA Y DESARROLLO II


El manejo ambiental de la basura, no es una nueva religión, ni una nueva ingeniería de organización social, redúcese a que la autoridad municipal legisla con su cabildo para crear reglamentos indispensables para que todos los generadores de basura la entreguen clasificada al particular empresa o área del ayuntamiento encargada de hacerlo.


Cualquiera que sea el recolector, tiene la obligación de admitirla clasificada y continuar las fases del proceso:


P.1.- La sociedad municipal (vecindario, empresa, negocios, o instituciones), debe entregarla clasificada por la aplicación del reglamento y merced también a la información, convencimiento, y organización admitidas por ella.


P.2.- El área de gobierno, o el concesionario la recolecta según sus mecanismos administrativos, confinándola en sus áreas pertinentes.


P.3.- Ahí mismo debe crearse la composta para producir abono, o de ahí enviar lo orgánico a las plantas productoras.


Con este abono y sin ser investigador en oncología o en genética, se abatirán los altos índices cancerígenos.
En mi auxilio para vertir esta opinión, recuérdole que muchas de las empresas productoras de insumos químicos, ya no los producen en los países de primer mundo, sino que son instaladas en Africa, Asia, o Latinoamérica.


P.4.- Del centro de confinamiento deben distribuirse los materiales a reciclar: Plásticos de diferentes densidades; vidrios y metales.


P.5.- Lo no re-usado son los desechos y deben destinarse a rellenar los huecos rurales o urbanos que los especialistas en geología e ingeniería determinen bajo un concepto estratégico, e incluso para medidas de inmediato uso como ya acontece en el D.F., donde los usan para rellenar cavidades en zonas habitacionales o cimentando calles o avenidas.


La idea de entregar a una empresa privada los materiales clasificados para re-utilizarse, siempre en México, y en cualquier país donde exista la corrupción galopante, despertará suspicacias.  Entre las mas notables encontramos:


S.1.- Que la empresa le dió una lana a fulano de tal para que le dieran el contrato.


S.2.- Que el Presidente de la República, o el gobernador, o el presidente de un partido a nivel nacional o estatal, le dijo a quien manda en el ayuntamiento, que le diera el contrato a fulano, para pagarle un favor político, o por ser pariente consanguíneo o legal del recomendador.   

     
S.3.- Que como la basura la empresa la cobra por kilo-tonelada, y la autoridad municipal por interpósita persona cobra un porcentaje; mientras mas basura entre a los rellenos sanitarios administrados por particulares, lógicamente habrá mas ganancias para el otorgante y el favorecido.


El único mecanismo conocido por la sociedad para evitar las especulaciones perversas, y malignas es que los gobiernos hagan las cosas honestamente.


Y la única fórmula de este caso concreto, es crear entre el vecindario una responsabilidad de las diversas que debería asumir, admitiendo, permitiendo e impulsando la mayoría de edad de las sociedades municipales.


México, y por ende Puebla (que no es isla ni planeta aparte de nuestra Matria y Patria) debe educar a la sociedad nacional para asumir una tarea tan simple como es: clasificar la basura.




 
 

 

 
Todos los Columnistas