Desde las Galias


César Musalem Jop

19/10/2009

¿QUÉ HACER?


1.- ¿Qué tan mal visto es el cobro de impuestos?, que autores como Giovanni Papini, Renán, y una cauda de pensadores centro-europeos del siglo XVII, XVIII y XIX afirmaban que Saulo, aquel recaudador de impuestos al servicio del Imperio Romano, jamás fue bien visto por sus compañeros los restantes once apóstoles que invariablemente acompañaban al “Mesías de Nazareth” en la entonces aventura del cristianismo iniciático. 


2.- Esta mención es válida, toda vez que Saulo renunció antes de su reclutamiento como acompañante de Jesús a todos sus bienes terrenales.


3.- Actualmente en casi todos los países del mundo y especialmente en América Latina, Africa y Asia, el cobro impositivo para los gobiernos es difícil y costoso.  Muy pocos pueblos poseén la conciencia impositiva que no hacendaria.


3.1.- La diferencia es muy simple se recauda por recaudar sin generar ninguna información.  Se hacendizan los ingresos y entonces el aportante lo hace en forma responsable y sin coacción alguna, toda vez que sabe el camino donde andarán sus impuestos.


4.- Para lograr el rango de conciencia hacendaria nuestros gobiernos deben recorrer un largo proceso educativo. 


4.1.- Los gobiernos estatales, municipales y el federal, deberían informar ¿en qué? se aplicarán los ingresos de los impuestos, derechos, y servicios, en forma precisa, concluyente, con rutas críticas y cronogramas, para que no acontezca lo que jamás debió acontecer con el excedente de la renta petrolera que supuestamente se aplicó al gasto corriente.


4.2.- Sabiendo los mexicanos la pretención gubernamental deberíamos opinar y escuchar en reciprocidad otras opiniones.


4.3.- Logrado lo anterior politizaríamos trazando las rutas a seguir.


4.4.- Con lo anterior ideologizaríamos creando un modelo mexicano hacendario donde precisaramos: ¿Quiénes, cómo, por qué, cuánto y cuándo? debemos cubrir nuestras obligaciones fiscales. Todas con objeto definido.


4.5.- Estando convencidos de la necesidad de mantener a los tres tipos de gobierno, alcanzaríamos la conciencia hacendaria.


5.- Mientras los gobiernos no generen una Comunicación de Estado, seguiremos tan expuestos como ahora a la cultura de la irresponsabilidad mutua: No te pago porque lo derrochas.  No te pago porque te lo robas.  No te pago porque lo mal gastas; y los gobiernos contestan: No te doy servicios públicos porque no tengo dinero.  No creo una democracia de bienestar social (Carlos Montemayor) porque carezco de recursos para ello; no crecemos como país, no avanzamos como sociedad, no somos competidores en nada, porque: No pagas los impuestos correspondientes.

 

email:[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas