Desde las Galias


César Musalem Jop


EL NO RETORNO DE ANA TERE


1- De entrada, la Puebla primitiva y anacrónica, le negó hace años el sagrado derecho de ser poblana. Como si la nacencia, el parimiento o la oriundez de los seres humanos estuviese sujeta a la voluntad de los expulsados del vientre materno, y no fuese un acto de la naturaleza.


2.- Esos sátrapas del monopolio de la oriundez le negaban el “ser poblana”, (escribo de identidad no de ciudadanía) a una mexicana que en pleno derecho constitucional, decidió vivir y parir hijos entre los oriundos de esta nuestra Matria.


Decía Jorge Murad Macluf: Puebla no es isla ni planeta aparte de la República Mexicana.


3.- Proveniente del Bajío, allá donde se gestaron mil hazañas independentistas y donde los cuerpos nacionales indígenas fueron asimilados biológicamente, su concepción antropológica y sociológica es muy diversa a la sostenida por las mujeres de otros estados, donde el sometimiento al conquistador fue prolongado y tardío.


4.- Si le agrego a lo anterior una alimentación  proteinizada intrauterina y extrauterinamente y con memoria genética familiar de liderazgo, descubriremos que su inicio en la cómoda tarea de ser sujeto y objeto de oposición política a los gobiernos estatales y capitalinos del PRI, fue un producto nada extraordinario.


5.- Fue así como en una cómoda posición que es la oposición, se lanzó a empresas que no aventuras: (todas productivas para su futuro) candidaturas, actos de inconformidad, manifestaciones, y condenas contra los malos del PRI. Golpeando como recomendaba Víctor Sergé en sus manuales para agentes provocadores.


6.- Si le hubiesen entregado su carta de ciudadanía poblana en un día, no hubiese recibido el beneficio de millones de pesos gratuitos en publicidad, ni tampoco se hubiese instalado en una carpa de la calle 5 de Mayo esquina con Reforma, la cual le sirvió como “punto nuclear para posicionarse en el mercado Angelopolitano potencial del voto”.


7.- Tampoco hubiese sido conocida nacionalmente entre su Partido, si no hubiese sido levantada de una manifestación inactiva en las escaleras del edificio del antigûo Palacio de Gobierno, con una foto desmedida. Aquí debemos contemplar que no es el hombre y sus circunstancias, (Ortega y Gasset) sino la mujer y sus espíritus internos indomables.


8.- Con estudios documentados del común ha llegado a sitios de alto rango en la administración federal.


Vilipendiada por la prensa corta de entendederas, pocos poblanos comprendieron el mensaje común, de una mujer común, con inteligencia común, pero que vive, se desenvuelve y crece entre los del común, salvo que los nacionales de este país fuesen o estuviesen dotados de inteligencia extraordinaria de corte extraterrestre.


9.- Menciono su no retorno pues sigue  ambicionando llegar a los mas altos encargos estatales, toda vez que se encuentra en los cuernos de la luna en la administración federal.  Su lógica es simple y es un aforismo de hace mil quinientos años entre los abogados: “Quien puede lo mas, puede lo menos”.


10.- Hoy las candidaturas panistas estatutariamente se han contemporanizado. Serán candidatos los vecinos que tengan buen comportamiento, buena fama y buena presencia.  En suma: que sean productos supuestamente de buena calidad, bien envasados, y con una marca que aún detenida en su expansión cuenta con recursos ultra millonarios para vender sus productos políticos con todas las artimañas que da el ejercicio de la administración federal y de los grupos sometedores de aldeas.


11.- ¿A dónde vá Ana Teresa? pretende la gubernatura. Pero alejada por mas de un lustro de su estado histórico que es Puebla, seguramente sus asesores de corte nacional le indicarán la pertinencia de admitir los sondeos demoscópicos que son simples herramientas para ver ¿qué se vende y que no admite el mercado?.


12.- El Priismo la detendrá a ella y a cualquier candidato de cualquier Partido, por muy posicionado que se encuentre, con infraestructura social democrática, con estructura partidaria y con pautas programáticas sujetas a compromisos de tiempo y espacio.

 

13.- Le decimos avenidas en la Palestina de Puebla (a la Mixteca), a los millones de litros de agua que corren en las barrancas. Estas avenidas arrasan y ciegan con su fuerza, rocas, arena, casas y sembradíos y las detenemos con gaviones, que no son mas que pequeñas masas de pequeñas piedras, pero que agrupadas tienen la fortaleza de la roca basáltica mayor solidez y una gran flexibilidad.  Al priismo le sobran piedras pequeñas, solamente hay que organizarlos en gaviones.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas