Desde las Galias


César Musalem Jop

NUEVO SINDICALISMO II


1.- El Estado Benefactor Mexicano (debería denominar el gobierno federal benefactor) empieza a crear su ocaso, bajo el gobierno del Señor Presidente Miguel de la Madrid Hurtado. 


2.- Sin ser un “cabeza de huevo” harvardiano, ni tampoco un protagonista  destacado del neoliberalismo occidental que tuvo como cuna a los EEUU y a Inglaterra, el señor presidente traslada esas ideas en las cuales la economía está sobre la política social, y con gran celeridad empieza a desmontar sin ninguna presión internacional sino con ánimo personal a las instituciones protectoras de las clases medias y  bajas. 


3.- No desaparecen cientos, sino miles de herramientas jurídicas que sustentaban:


a).-Diversos cuerpos productores de insumos y de servicios.
b).-  Institutos de investigación científica de aire, mar y tierra.
c).- Cuerpos académicos de aplicación tecnológica.


Todo esto bajo la suposición ufana que el mercado por si mismo en una sociedad de tercer mundo, satisfacería la necesidad de insumos, productos y servicios.


4.- Con Salinas de Gortari, (que en un momento soñamos algunos que sería el Gran Reformador), el auto-desmantelamiento de un modo de gobierno, donde primero está el bienestar social, y después el mercado, continúa aceleradamente.                   


Algunos lo atribuyen a que ansiaba ser un alto dignatario de alguna institución financiera o económica de corte internacional. Y hay constancia que en diversos momentos sexenales intentó apuñalar afortunadamente de frente, al partido que lo elevó creando uno nuevo que se denominaría: Solidaridad, dedicado exclusivamente con sus favoritos a su reelección como Presidente de la República.


5.- Ernesto Zedillo, actualmente exitoso empleado de alguna empresa estadounidense, y concejero de otras, logra traspasar el poder centro-republicano a un cuerpo de derecha, dedicado desde el primer día de sus seis años legales de duración a extinguir todo lo que sonara u oliera a bienestar social.

 

Eso sí, en nombre de un pretendido gobierno dizque gerencial, donde desaparecieron decenas de miles de millones “en gasto corriente”, y se crearon innecesariamente ciento sesenta y siete mil plazas de empleo en nombre de un partido y con un afán reproductor de ese modelo de gobierno.


6.- Negar la existencia de una brutal corrupción en los sindicatos mexicanos de todos los tipos y modos de producción sería tanto como pretender ver la cara de estúpido al lector.


7.- En las cúpulas sindicales se practica minuto a minuto como en todas las organizaciones gremiales de Africa, Asia y América Latina, e incluso en muchas europeas el patrimonialismo.  Donde el representante o el líder manejan a su arbitrio y en total obscuridad el otorgamiento de plazas, de recursos económicos, e invariablemente que la sucesión se la otorgan a hijos, o a favoritos.


8.- Los sindicatos nuevos capaces de afrontar todas las crisis existentes y por existir, deben:


a).- Impulsar la democracia interna; sin caer en el asambleismo, o en la dilución de la responsabilidad nacida de la representación; permitiendo que sindicalizados sin ningún esfuerzo y apropiándose de las inconformidades que dan las circunstancias, puedan derrocar a la madurez y a la experiencia.
b).-Educar al sindicalizado a usar en forma responsable el acceso a toda la información posible, para evitar suspicacias en cuanto al manejo de las cuotas, de los apoyos que las empresas otorgan algunas veces a los sindicatos, y de las demandas presentes y futuras para el comprador de la fuerza de trabajo.
c).- Impulsar la co-optación de los especialistas mas brillantes en su campo, y cuya investigación reposa en el ghetto, que no claustro, de algún tanque de inteligencia extraviado en tecnológicos, institutos o bien universidades todas aprovisionadas económicamente por fondos públicos.
d).- Bajo proyectos conceptuales y ejecutivos, deben los sindicatos invertir en fideicomisos bien diseñados para evitar la patrimonialización económica, que les permitan en un momento determinado convertirse en coasociados, proveedores, o responsables de las industrias laterales aferentes a la Industria Matriz.


El chillar, el lamentar, o el quejamiento permanente no revela nada mas que incompetencia o incapacidad para afrontar las crisis presentes y futuras.

 

email:[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas