Ideología, Política y Sociedad


Víctor Manuel de la Vega Gutiérrez


El Estado de Derecho


Ya se ha escrito en líneas ágata tanto,  hasta la saciedad, toda esta novela, todo este affaire, sobre el asunto Lydia Cacho Ribieiro- Mario Marín Torres, que ya es  absurdo seguir  hablando de lo mismo.


Aunque, en virtud de las declaraciones de tanta gente que sin tener vela en el entierro,  pretende pontificar  sobre la  sentencia final, que si es necesario hacer algunas reflexiones sobre tal asunto.


Uno.-   Luego de casi dos años de investigaciones,  por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,  esta instancia suprema de imparticion de Justicia declaro inocente al Gobernador Mario Marín Torres, de todas las acusaciones en su contra.


Dos. La Suprema Corte de Justicia de la nación  realizo sus pesquisas, sus propuestas, alegatos, discusiones y conclusiones de manera pública.


3.- Las partes en conflicto pudieron, tuvieron el tiempo y la oportunidad  de presentar sus pruebas, sus alegatos, sus argumentos de manera cabal, sin cortapisas y en tiempo y en forma.


4.- Todo lo que se dijo, se planteo, se argumento fue del dominio publico, nada en lo oscurito, nada  oculto.


5.- Muchos comunicadores mercenarios al servicio de alguna de las partes,  manipulo su información,  invento datos,  exagero  situaciones, estamos hablando del monopolio (duopolio)  de  la televisión  y  de la gran prensa nacional al servicio de la ultraderecha, que ya había juzgado, sentenciado y condenado al mandatario poblano, a priori, y esto no se vale.


6.- Como siempre lo ha dicho don Guillermo Pacheco Pulido en los juicios, siempre habrá un ganador y un perdedor, y el que pierde siempre hablara de un atraco, de un fraude,  de una injusticia, de haber sido victima de los juzgadores, de cochupos, tranzas  chicanas y otros artificios legaloides.


Otro argumento es que se vendieron los abogados, este es muy socorrido. Quizá si, de lo que se tratase es que los abogados de Lydia Cacho,  hayan sido  muy ineptos. Pero  nada más.


7.- Hay particulares, y también  organismos empresariales, tanto nacionales como de puebla,   que pretender descalificar la legitimidad y la justicia  de la Suprema Corte  y olvidan que estamos viviendo un estado de Derecho, que  acompaña todos los actos y el  desempeño de todas las instancias  que participan en la vida del pais.  Aunque ellos, los empresarios en desacuerdo, hacen  sus negocios gracias al estado de Derecho del que disfrutamos.


8.-Tenemos un  sistema republicano, tenemos un sistema de poderes  independientes,  tenemos un Senado de la Republica.


una Cámara de Diputados, un poder Judicial  y un Poder Ejecutivo  todos ellos mandatados y legitimados por el pueblo soberano. 


9.- Poner en duda la legitimidad de un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación seria tan grave como poder en duda la legitimidad del Presidente de la Republica  Felipe Calderón Hinojosa, a quien precisamente  le dio su legitimidad el Instituto Federal Electoral y además fue reconocido y ratificado por el Congreso de la Unión , es decir por nuestros Senadores y Diputados  Federales, incluidos  los del Partido de la Revolución Democrática. Esta es la verdad. 


Y para  abundar en este planteamiento  es muy importante el pronunciamiento de la ministra Margarita Beatriz Luna Ramos, y el Ministro Sergio Valls Hernández  quien en nombre de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, afirmo que: "  no quedó demostrado el concierto entre autoridades de los poderes Ejecutivo y Judicial del estado de Puebla para perjudicar a la periodista Lydia Cacho".


Además  aseguro que: " Todos los ministros  actuamos con gran transparencia y hemos puesto en éste, como en todos los casos, lo mejor de nosotros para servir correctamente al país”.


La ministra afirmó  también que, “por mayoría de votos de sus integrantes presentes, la Suprema Corte resolvió este asunto en los términos indicados por el párrafo segundo del artículo 97 de nuestra Constitución".


Y doña Margarita Beatriz Luna Ramos además declaro que: "  la corte resolvió  que no quedó demostrado el concierto entre autoridades del Ejecutivo y Judicial del estado de Puebla para perjudicar a la periodista Lydia Cacho”.


Y Agrego que: “de nuestra resolución no deriva impunidad para quienes hayan cometido actos delictivos". 


Y lo mas importante de su declaración fue  el puntualizar que:   “la jurisdicción debe ejercerse siempre en libertad. Libertad, a fin de poner siempre primero al derecho. Libertad, que implica la obligación de hacer siempre lo debido y no lo que resulta popular y, a veces, de fácil comprensión para grupos muy numerosos de la sociedad”.


Y la Ministra  remato diciendo que la corte actuó  apegada a derecho, a pesar de las voces sentidas de grupos de la sociedad,  lo que constituye la mejor garantía de un estado constitucional de derecho."


 Ni más ni menos


10.- Vivimos un estado de Derecho,  y la instancia máxima, la instancia superior de imparticion de justicia de la nación mexicana  ya dio su fallo. Lo demás son manifestaciones de desesperación, y de impotencia. Y si la señora Lydia Cacho insiste en llevar su clamor a instancias internacionales,  le recordaremos  que  ella desde un principio manifestó su confianza en la Justicia Mexicana , y ahora debe aceptar su fallo y mantener un prudente silencio.


Si es que no desea hacer más  el ridículo.

 

 NOTA APARTE

 

Si nosotros hemos manifestado que los panistas son apatridas, que procuran olvidar las lecciones de nuestra historia, y que  no le renden honores y reconocimiento a los héroes mexicanos que nos legaron una patria  magnifica, que es el hogar de nuestros padres, de nuestros hijos y de todos los mexicanos, ayer nos dieron una vez más la razón al  abandonar el recinto del Congreso del Estado los pocos diputados de la  fracción panista,  para no estar presentes en la ceremonia solemne de colocación  con letras de oro, del nombre del general  Miguel Negrete Novoa, héroe de guerra, poblano, que se distinguió  en la defensa de nuestra patria contra los invasores extranjeros.


Invasores extranjeros a los que recibieron con fiestas y saraos los aristócratas poblanos, enemigos de Juárez, de Zaragoza, y de la soberanía mexicana.  Esto no se nos olvida.

 

* Miembro del Sistema Nacional de Investigadores del CONACYT Nivel I.

Primer Visitador General de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas