Indicador Político


Carlos Ramírez


08/05/2012


+ Debate: el mundo según twitter
+ La nota: la Chiquitibum del IFE


La única diferencia que mostró el debate presidencial del domingo fue la incorporación a las discusiones de un nuevo agente social: el homo twitter. En ese servicio de la red se dio una discusión lúdica, fresca, irreverente, aunque despectiva y anarquista.


Algunos datos del retuiteo el domingo por la noche:


--La Chiquitibum edecán del IFE que provocó críticas al Instituto por su falta de delicadeza y la raza que gritó: ¡quierooooooooooooooooo!


--Más que evento político, la edecán del IFE convirtió el debate en tribuna cervecera de futbol. “¡Chiquitibum a la bim bom ba, a la bio, a la bao…!”


--Con razón Ricardo Salinas Pliego no quiso transmitir en debate en el 13 y en el 7, si el solemne salón del IFE se convirtió en competencia desleal de tribuna futbolera: balón vs. balones.


--No, pos sí: la edecán en efecto fue la última chela en el estadio.


--Las referencias a Gabriel Quadri, al principio, como el Güiri Güiri, con perdón de Andrés Bustamante.


--La nueva medida económica inventada por López Obrador para comparar cifras de dinero con el número de automóviles Tsuru, la tsuromedida.


--El debate, por el interés de los contendientes para atacar a los otros o para atacar a los políticos, como si el del Panal no hubiera entrado a la política, quedó en una paráfrasis de Mario Vargas Llosa: “la política del espectáculo”. La verdad es que nadie esperaba un debate de altura sino un espectáculo de circo romano.


--¿Cuánto vale un kilo de tortillas? 0.0003 tsurus.


--¿Es un político un candidato a la Presidencia de la República? Porque Gabriel Quadri se la pasó echándole a los políticos.


--La insistencia de López Obrador en Santa Anna despertó la ira de los twitters a nombre de Porfirio Díaz, Benito Juárez y Francisco I. Madero, y el propio Santa Anna pidió derecho de réplica.


--¿De qué se reía tanto la moderadora Guadalupe Juárez todo el debate, porque dio la imagen de falta de seriedad?


--En los EU decían que el Presidente Gerald Ford no podía mascar chicle y caminar al mismo tiempo; los contendientes mexicanos no pueden hablar y vigilar el cronómetro al mismo tiempo.


--AMLO hablaba tan lento que la persona que prestó el servicio de traducción para sordomudos parecía hacer tai chi.


--¿Habrá aumentado el costo de la democracia el IFE al pagarle con impuestos de los ciudadanos a la edecán Chiquitubum?


--Hubo empate en el debate entre la izquierda y la derecha… de la edecán Chiquitibum.


--No fueron intervenciones de los candidatos sino spots al por mayor.


--En lugar de presencia física, los candidatos debieron de haber mandado spots.


--La ganadora del debate fue… la edecán Chiquitibum.


--Los cuatro candidatos que emergieron del debate: la sonriente Lupita, el traductor para sordomudos, la edecán Chiquitibum y el Gral. Santa Anna.


--Envidia le debió haber dado a los franceses por el debate mexicano, de altura, de peso y… por la edecán Chiquitibum.


--Las propuestas de los candidatos: el mundo feliz, el país de las maravillas o el rey desnudo.


--¿Por qué los productores censuraron la foto que iba a enseñar López Obrador de Peña Nieto con Carlos Salinas al cambiar de cámara un par de segundos antes de que el tabasqueño pudiera mostrarla.


--López Obrador no supo manejar el clímax mediático telenovelero: preparó todo para convertir a Peña Nieto en el Salinas del siglo XXI pero todo se quedó en insinuaciones y en una foto al revés. En la TV todo es directo o no es.


--No, López Obrador no puso la foto de Salinas y Peña al revés; nosotros somos los que estamos de cabeza.


--Y la comunidad tuitera coincidió: “gracias Leonardo Valdés por la Chiquitibum? Nuestros impuestos están trabajando”.


Asimismo, la aparición del homo twitter mostró nuevos factores comunicacionales y en un nuevo protagonista capaz de poner la agenda del poder. Los temas derivados de la agenda twitter son variados:


--Nació el foro rojo en twitter, activo, irreverente, escéptico, inquisidor y anarquista.


--La crítica a la Chiquitibum de Leonardo Valdés y su falta de sensibilidad caló en el IFE porque convirtió el evento electoral más importante en un tubo político: más que debate parecía Aventurera. El IFE quedó reducido a un table político al estilo de Pancho Cachondo.


--La necesidad de los consejeros del IFE de aclarar la contratación de la edecán, sobre todo por su actividad como playmate de revistas para adultos.


--La urgencia de reconfigurar el debate para hacerlo más dinámico y mejorar la producción. El debate Sarkozy-Hollande mostró las posibilidades de la producción.


--El papel clave del posdebate como espacio de inducción política. Si el debate acaparó 10 por ciento del rating o 10 por ciento del electorado, el posdebate en medios al día siguiente puede multiplicar la audiencia.

 

--La parcialización de la comentocracia al invitar como comentaristas a personalidades de los medios escritos, pero sin aclarar las preferencias obvias a favor de alguno de [email protected] cuatro [email protected] Las opiniones quisieron ser objetivas pero se dieron a favor de su candidato. Ya no es posible engañar al auditorio.

 

www.grupotransicion.com.mx

[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas