Inteligencia Financiera


Guillermo Barba

18/06/2010

CONTROL DE DÓLARES= MÁS CADENAS A NUESTRA LIBERTAD


En pleno siglo XXI, es decepcionante que sigan existiendo tantos gobiernos obsesionados con querer controlar la vida de sus gobernados. Desde el poder, se presenta muy a menudo dicha tendencia. Ante ello, una ciudadanía responsable, comprometida en la defensa de sus libertades individuales, no puede más que manifestarse para evitar que eso suceda, o bien, echar abajo aquellas medidas.


Esta semana quedó confirmada la restricción a las transacciones con dólares en efectivo en el territorio nacional. Un impedimento más, en la cada día menos libre economía mexicana. El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, anunció que los bancos sólo permitirán a sus cuentahabientes depósitos o conversiones a pesos, hasta 4 mil dólares mensuales. Para usuarios sin cuenta bancaria, el límite es de 300 dólares diarios hasta acumular 1,500 al mes. Esta última cifra aplica también para extranjeros. En el caso de empresas, el tope es de 7 mil dólares, pero restringidas a zonas fronterizas y turísticas.


El pretexto oficial perfecto, es combatir el lavado de dinero. No obstante, como lo comentamos en este espacio hace dos semanas (http://bit.ly/a7zDUM), el mercado negro de la divisa estadounidense hallará cauces alternos, que se sumarán a los cerca de 4 mil centros cambiarios irregulares que existen hoy. En cualquier caso, nunca es la falta de regulación la causante de los males, sino la incompetencia de quienes verifican el cumplimiento de la ya existente (instituciones, dependencias y funcionarios). De hecho, había verificaciones previas que las instituciones financieras exigían al público para determinadas operaciones con divisas, como presentar la identificación oficial del interesado a partir de ciertos montos. ¿Qué les hace suponer que esta vez sí funcionará un mecanismo más estricto, cuando se tiene a los mismos ineficientes reguladores? Como se dice “pagan justos por pecadores”.


Ahora bien, no cabe duda que muchos recursos de procedencia ilícita llegan al sistema financiero. Pero como lo ha explicado el especialista Edgardo Buscaglia, existen procesos efectivos ya probados en otros países. De hecho, calificó de “vacilada” los nuevos controles anunciados por Hacienda, en una entrevista reciente con Carmen Aristegui.  “En ningún país serio, se combate el lavado de dinero restringiendo las transacciones de toda una población”, manifestó.


En cambio, en países avanzados se combate frontalmente, primero, con un “mapeo” patrimonial de las organizaciones criminales, que incluye todas sus empresas “lavadoras”. Incluso se encuentran identificadas por la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, entre otros. Es decir, ese trabajo ni siquiera lo tendrían que hacer aquí. El siguiente paso, es la auditoría fiscal y rastreo de las operaciones irregulares, a través de los equipos de inteligencia financiera de las dependencias competentes. La labor conjunta de autoridades, concluye con el congelamiento de activos de estas personas morales, que en el país, están ligadas a 22 tipos de delitos, no sólo narcotráfico. Buscaglia señala: “esto no se está haciendo en México. Ni siquiera hay atisbos de hacerlo”.


Esta clase de restricciones a los derechos de las personas, explican el porqué hemos caído en la última década, del lugar 59 al 68 en el Índice de Libertad Económica 2009-2010. La lista de 141 posiciones, que encabezan Hong Kong, Singapur y Nueva Zelanda, mantiene a México justo arriba de Namibia, Filipinas y Ghana. Y es que en materia de libertades económicas como la elección personal, una moneda sana, el intercambio voluntario por acuerdo entre las partes, la competencia y seguridad sobre nuestros bienes de propiedad privada, no somos nada fuertes.

 

Si del análisis profundo del Índice referido, las evidencias muestran que las naciones que son económicamente más libres, obtienen mejores resultados en los indicadores de bienestar que las no libres, ¿hasta cuándo pensaremos en corregir el rumbo? Más vale, que lo hagamos pronto.

 

Nos leemos el próximo viernes. [email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas