Línea Abierta


Josefina Buxadé Castelán*


Para consejeros del IFE, los mejores candidatos


Después de la reforma constitucional en materia electoral, tres consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) deberían haber sido relevados en diciembre del año pasado; pero la politización del proceso de selección y la falta de acuerdos llevó a que el 13 de diciembre se anunciara que la decisión se pospondría hasta mediados de febrero.

 

Es muy probable que este jueves 7 se realice la sesión en la que los diputados elegirán a los tres nuevos consejeros, y existe una gran expectativa por saber si los nombramientos serán por consenso o por mayoría PRI-PAN, pero sobre todo por saber quiénes serán. De sus perfiles, de sus trayectorias, de sus compromisos depende en gran medida el futuro del IFE.

 

No es necesario recordar que después de la excelente imagen del Instituto, conseguida en la era Woldenberg; bajo la presidencia de Luis Carlos Ugalde su credibilidad cayó en los niveles más bajos.

 

Nos encontramos en un momento histórico para la recuperación de un organismo pilar en la consolidación democrática de nuestro país. Y la decisión está en manos de los legisladores.

 

La elección de los consejeros no debería realizarse como una cuestión de cuotas por partidos. De entre los 39 “finalistas” es posible elegir a tres personas realmente preparadas, conocedoras del tema y con experiencia en el ámbito electoral, además de independientes.

 

El IFE es una institución que debe ser ciudadanizada; es decir, sus consejeros deben ser ciudadanos sin intereses ni vínculos partidistas; esta condición es imprescindible para cualquier árbitro.

 

A este proceso de selección se intentó dotarlo de transparencia: con una convocatoria abierta, eliminación de quienes no cubrían los requisitos y entrevistas de los candidatos –algunas de ellas televisadas en el Canal del Congreso-. Después de las entrevistas, se dio a conocer una lista con las calificaciones obtenidas por los candidatos. Habría sido sencillo elegir a los tres con las puntuaciones más altas; pero, repito, el proceso se politizó y mediatizó hasta un grado en el que no fue posible concluirlo a tiempo.

 

Para esta ocasión, y seguro a raíz de algún acuerdo de civilidad, no ha habido descalificaciones ni ataques. La decisión se tomará muy probablemente este jueves y ha habido poca mediatización.

 

Entre las pocas notas que han salido, se hallan aquellas que mencionan que el PRD sostiene al ministro Genaro Góngora Pimentel como su candidato a la presidencia; pero que en caso de que no prospere, tienen otras propuestas.

 

Ojalá se llegue a acuerdos. Ojalá no triunfe el sistema de cuotas. Ojalá se elija a los mejores candidatos. Entre ellos, no me cabe la menor duda, se encuentra Alfredo Figueroa Fernández, bien conocido en Puebla por haber sido consejero electoral y plantear siempre posturas firmes e independientes. Tiene además una sobresaliente trayectoria académica y como investigador; y se ha caracterizado por su compromiso con los temas democráticos.

 

Figueroa fue integrante del Comité Conciudadano para la Reforma Electoral (en el que también participaron Clara Jusidman, Denise Dresser, John Ackerman, Sergio Aguayo, Miguel Basáñez y Silvia Alonso, entre otros). Una propuesta fundamental de este Comité era que los partidos y las asociaciones políticas nacionales fueran sujetos obligados de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

 

Durante su comparecencia ante legisladores, Figueroa expuso que ha trabajado en organizaciones civiles en la construcción de medios democráticos y defendiendo la autonomía, independencia, objetividad, legalidad, transparencia y la rendición de cuentas.
Él ha pugnado siempre por el debate público, la discusión de ideas y argumentos, la tolerancia y el respeto.

 

Ante el cuestionamiento de los legisladores expresó sus propuestas para reducir los gastos del IFE, para reestructurar algunas áreas, para descentralizarlo. Seguramente por esas propuestas y sus bastos conocimientos fue que obtuvo la segunda mejor calificación de entre los 39 candidatos. Ojalá los diputados reconozcan todos sus méritos y capacidades, por el bien del IFE y de la democracia plural y participativa; que aunque parezca un pleonasmo debe subrayarse.

 

* Josefina Buxadé Castelán es comisionada de la Comisión para el Acceso a la Información Pública ([email protected]). Las opiniones vertidas en este artículo son responsabilidad de la autora y no necesariamente reflejan la postura de la CAIP.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas