La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

01/03/2011

Comienza marzo


Arranca el tercer mes del año con muchas noticias y nuevos actores, cargado de planes y con nuevos elementos en la escena poblana.


No sólo con una mancuerna de trabajo conformada por el nuevo gobernador y el nuevo presidente municipal, sino con la incorporación de liderazgos influyentes, de personajes como los recién designados obispos auxiliares Eugenio Lira Rugarcía y Dagoberto Sosa Arriaga, así como un nuevo presidente en el Consejo de Administración de la empresa Volkswagen de México, el señor Andreas Hinrichs.


En este marco, cabe la pregunta: ¿qué viene para Puebla?


Obviamente exclamamos: ¡lo mejor!


No porque quienes lideraron tiempos atrás no hayan puesto su mejor esfuerzo, sino porque cuando los tiempos avanzan siempre esperamos mejores oportunidades.


En este contexto, hay que admitir que mientras los mandos cambian, la sociedad estamos en deuda, porque también debemos asumir nuevos roles para hacer la parte complementaria de todo cambio.


Es más, por experiencias pasadas, la consigna es ¡nunca más dejar solas a las autoridades!


En este rol la Iglesia tiene un importante papel como guía moral de miles de poblanos, y el presidente de la empresa de mayor influencia en territorio poblano también tiene que mejorar expectativas dentro y fuera de su empresa.


Sobre Volkswagen, hay que recordar que en puerta hay momentos decisivos como el lanzamiento de dos nuevos modelos con los que trata de consolidar su liderazgo en el mercado de los económicos y los compactos.


Ahora en pláticas con dos nuevas armadoras, habrá que sumar para que el cluster automotriz se amplíe, se consolide y traiga un caudal de mejores oportunidades.


Así es que al comenzar a correr el tercer mes del año, el escenario apunta hacia nuevos horizontes y mejores oportunidades.


Depende de los directamente involucrados, aprovechar la nueva plataforma de Puebla para crecer juntos y multiplicar las posibilidades para todos.


¡Bienvenidos los buenos tiempos!


Es la nueva era de Puebla.


Seamos todos actores, porque cuando nos conformamos con el papel de espectadores, las cosas no resultan.


En este nuevo entorno, ante todo habrá que sumar compromiso, entusiasmo, disposición y decisión.


Sólo así las cosas cambian.


¿Está usted decidido?


El cambio lo hacemos, no viene desde arriba.


¿Qué nuevas?


Usted las decide.


¡A jalar!

 

Lo que viene conviene.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas