La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

03/01/2012

Abrimos el libro


Como lo destaca este diario, comienza a correr el 2012 y el libro está listo, en blanco, para darse a la tarea de comenzar a escribir nuevos capítulos sobre la historia de Puebla, en un año altamente politizado en el que lamentablemente las condiciones son propicias para la polarización de la sociedad ante un proceso político electoral en el que está en juego el todo por el todo.


No hay de otra.


Así es como se avanza cuando la propia sociedad logra un proyecto democrático y plural.

 

Comenzamos el año con las decisiones de un gobierno federal que entra en la recta final, lo que implica un rejuego que representa un delicado reto para la sociedad y los gobernantes.


Arranca el 2012 con un gobierno panista y la moneda está en el aire, vamos a ver en manos de quién confiamos el cierre de este año bisiesto.


Usted decide, el 2 de julio tendrá la última palabra.


Por lo pronto en este rejuego nos perdemos, nos encontramos, nos desencontramos y al final de la jornada llegamos a la etapa de que “nunca antes” lo habíamos visto, vivido y hoy sí tenemos mucho que contar.


En Puebla en este rejuego hay muchas sorpresas, disputas, arrebatos y… más sorpresas.


Hay que admitir que son nuevos tiempos, pero lo más importante de todo es que hoy somos nosotros los que tenemos la última palabra y que a lo largo de la historia hemos acumulado experiencias que nos llevan a la trinchera de la defensa de nuestras decisiones colectivas.


No hay vuelta atrás.

 

En lo económico


Hay muchas noticias, buenas, regulares y malas.


De las buenas, hay proyectos que comenzarán a aterrizar con el enriquecimiento de posibilidades para generar empleos, que es el reto.


De las regulares, que las campañas generan compromisos pero también la reactivación de un sector de la economía que compra, vende, ofrece servicios para un mercado muy rápido, pero que al final de cuentas reactiva la economía.


Y de las malas, no nos queremos ocupar, sólo hay que recordar que como en todo el mundo, desde hace diez años que entró en vigor el bloque de la zona euro, las cosas no han mejorado y, por el contrario, se han generado serios problemas que desde Europa nos impactan hoy al resto del mundo, incluyendo las geniales medidas preventivas aplicadas por “sabios” como los doctores Agustín Carstens que no pudo llegar el año pasado a la dirección gerencial del Fondo Monetario Internacional, y Ernesto Cordero, a quien las cuentas le salen muy diferentes que al resto de los mexicanos que con 6 mil pesos no podemos pagar hipoteca, auto, colegiaturas y hasta salir de vacaciones como lo garantizó, y satisfecho hasta nos propone gobernarnos.


Al final de cuentas dice el clásico “soñar no cuesta”.


De las malas, hay que enumerar desde el cierre de empresas como el caso de bonetera San Martín, con la baja de docenas de trabajadores, el robo en templos como el de Los Desamparados y la amenaza latente del fortalecimiento del contagio del virus HI por los malos hábitos que nos identifican.


Y con esto último ¡aguas! Porque el virus se fortalece, y en contraste nuestras defensas se deterioran. Se agotan.

 

Y usted ¿Cómo comienza y cómo le pinta el 2012?

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas