La Manzana


Irma Sánchez

05/10/2010

Un tesito de tila


Definitivamente el tesito de tila se convierte en el favorito para el miércoles, en tanto el gobernador electo, Rafael Moreno Valle Rosas, llega a la cita para presentar a su equipo de transición.


La pregunta obligada es: ¿de quiénes se trata?


Unos tratan de recordar los rostros que vieron durante la campaña.


Otros devoran todas las columnas políticas buscando los nombres de los personajes que gozan del consenso de quienes escriben y se supone que lo saben e intuyen todo.


¿Será?


Lo cierto es que en la comida que el gobernador electo Moreno Valle ofreció al equipo que colaboró en su campaña política lo dejó claro: “No forzosamente tienen asegurada una posición en la administración”.


Por lo que se concluye que “ni todos los que estuvieron son”, “ni son los que estuvieron”.


“No hagan planes”.


Y así, “sin compromisos”, ni él ni sus mismos colaboradores consideran que podrán definir un perfil de equipo de acuerdo a sus intenciones, convicciones y necesidades de la administración pública y del Estado.


Por lo que la expectación hoy es total y se disipará después del medio día.


Cabe destacar que no forzosamente quienes integrarán su equipo de transición “serán los personajes clave de su equipo en el gobierno”.


Por lo que “no” hay que irse con la finta, porque a Moreno Valle no le gustan las presiones y ha lanzado señales de que nadie debe confiarse.


La insistente interrogante en este contexto: ¿con quiénes va a gobernar?


¿Hasta qué punto no va a admitir presiones?


Y la respuesta queda en el aire.


Habrá que entender que trae un nuevo estilo de hacer política, un nuevo parámetro en el perfil de quienes deben ser servidores públicos y una mentalidad a la que hoy no estamos acostumbrados.


Por lo que bien cabe afirmar que, lo haga como lo haga y con quien lo haga, hay miles de poblanos en espera de hechos y respuestas a muchos pendientes.


Desde luego que el gobernado quiere respuestas y aterrizar muchas propuestas que han quedado de campaña en campaña en el catálogo de las buenas intenciones.


Habrá que estar pendientes y admitir que se trata de un nuevo estilo, de una nueva generación política.


Quienes mandaron y mangonearon, hoy se tienen que ir a descansar, mientras no sea necesario que regresen a rendir cuentas.


En vía de mientras, hay que recordar que para una administración de primera tenemos que asumir que debemos comportarnos recíprocamente como ciudadanos de primera.


Por lo pronto, al interior de las filas del empresariado se considera, como nunca, una institución ciudadana que en mucho contribuirá para no perder el rumbo y rescatar las palabras comprometidas en campaña, será la llamada “Actívate por Puebla”, que aglutina a las instituciones de estudios superiores y a los personajes más calificados para discernir sobre los asuntos de Puebla.


Y ésta representará los intereses de la sociedad sin inclinaciones, gracias a su forma operativa que no da pié a protagonismos y, mucho menos, a compromisos individuales ni de grupo.


Por lo que queda claro que ni de comparsa ni para enjuiciar queda.


Y que, como ocurrió durante la campaña política, seguirá trabajando para hacer aportaciones y mucho contribuirá con Puebla.
Conozcamos al equipo de transición, y no suponga nada.

 

La película, todavía no está terminada.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas