La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

07/06/2011

Sucesión en la UAP


Entre la euforia de que los poblanos ya tenemos beato en los altares y que lo vamos a poner a prueba para hacer “la carpeta de los milagritos que necesita para llegar a santo”, llegamos hoy al día que dicen las efemérides es “el día de la libertad de expresión”. ¿Cómo la ve?


Entrar al debate sobre si existe o no, sobre todo en estos tiempos, no conduce a una situación interesante.


La mejor forma de celebrarla es ejerciéndola, en este contexto cada quien sabe a lo que juega, entre los intereses de su empresa y lo que sabe que pone en juego.


Felicidades a todos los que son libres para expresarse, aunque no sean convidados a una mesa que se ofrece tradicionalmente con la intención de sacar la foto y reproducir una declaración con el obligado aderezo que da color y sabor.


Mientras tanto, a propósito de libertades, ¿se estarán respetando en el juego sucesorio para la rectoría de la UAP? Todos coinciden en que “es muy temprano”. Otros afirman que hay un candidato ya elegido como “el bueno, o si lo prefiere, como el tapado”.


Entonces cabe la pregunta, ¿para qué tanto juego democrático? ¿A quiénes están dando cuerda los grupos universitarios alentando sus apetencias?


Aquí los tiene y en orden alfabético, como ya se manejan al interior de la universidad:


Jorge David Cortez Moreno
José Ramón Eguibar Cuenca
Alfonso Esparza Ortiz
Pedro Hugo Hernández Tejeda
Manuel Sandoval Delgado
José Jaime Vázquez López


Y no descarte usted que conforme avance el calendario podremos hablar de “más los que se acumulen en el trayecto”.


En la lista se observan personajes con los merecimientos necesarios, aunque hay que admitir que unos más y otros menos. Además de uno que ya la buscó en un proceso anterior y recibió un buen “premio de consolación” en reconocimiento a su talento y currículo consolidado.


¿Cuál le gustaría al rector para sucederlo? ¿Habrá alguien más con intereses para cuidar que no retroceda la casa de estudios? Y, ese alguien, ¿a quién le ve los tamaños?


El juego es interesante, pese al costo de distracción que puede tener entre la comunidad universitaria que está para superarse y seguir adelante con un proyecto académico y lejos de la politización.


Definiciones que no todos se la creen desde luego. Habrá que sentarse a observar el juego entre los seis mencionados.


Habrá que observar las señales y decidir si es que usted tiene intereses al interior de la institución.


Hay que destacar que el juego político entre los aspirantes a suceder al rector Enrique Agüera se da con madurez.


En tanto, en el Poder Judicial hay que renovar a 12 magistrados, los suspirantes apenas asoman los ojos y viene el trancazo.


¿Cómo jugar en ese contexto? Sobre todo cuando el reloj no reduce su ritmo.


Qué bueno que ahora todo se hace en forma transparente, con juego democrático. Pero, qué trampas juegan la democracia y la transparencia en una sociedad que resulta como la fábula de “los cangrejos en la olla”, que ninguno permite que el otro suba porque cuando uno va arriba, los demás lo bajan. Esto, ¿es avance?

 

Sigamos celebrando los días de libertad, usted y nosotros.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas