La Manzana


Irma Sánchez

07/09/2010

4 MESES 4


El ajuste que se decidió en los tiempos electorales para unificar la fecha del proceso electoral en más de una docena de entidades federativas no ha sido fácil y comienza a dejar cadáveres en el camino.


Si bien el proceso no resultó fácil con la construcción de megacoaliciones que se construyeron para luchar en un sólo frente de batalla entre izquierda y derecha, “cohabitar” después del proceso electoral desde la mañana del 5 de julio hasta diciembre, enero y febrero resultará un ejercicio muy difícil.


Nadie dijo que sería fácil unir a la izquierda y la derecha en el largo camino para llegar al reparto del pastel.


Cada uno, desde su extremo, hace su labor y no deja de revolver el río con aquello de que “a río revuelto, ganancia de pescador”.


Trasciende que a los integrantes del equipo con el que se trabajó arduamente, a lo largo de la campaña para triunfar el 4 de julio, se les metió en algo así como en “cuarentena”, pero de medio año —más de 180 días—, lo cual no es fácil y de paso no garantiza una sola chamba.


Por lo que surge la pregunta: ¿cómo aislarse?


Y si alguien se puede aislar, entonces surge otra pregunta: ¿cómo desligar a los de la cuarentena del resto de los mortales?


¿Cómo se controlará el aislamiento?


¿Con el aislamiento es suficiente?


En esos largos 180 días, ¿cómo sobrevivir?


¿Se puede?


¿Es efectiva la medida?


Al tiempo, la respuesta, y sobre todo los resultados, en un largo camino en el que las asechanzas son permanentes por parte de quienes aspiran a subirse al carro de la victoria, al que todos aspiran.


Sólo que habrá que conocer cuáles son las reglas y los riesgos de ese carro que va con nueva dirección y se presume que sacudiendo la contaminación acumulada a lo largo de casi ocho décadas.


¿Qué nos tocará ver?


Las expectativas son muy altas.


Habrá que cruzar los dedos para que todo resulte, sobre todo ahora que el nerviosismo se hace presente en todas partes.


El camino todavía es largo y habrá que refrendar ahora el voto de confianza, después del voto que se emitió el 4 de julio.

 

Homenaje post mórtem


Nunca es tarde para ofrecer un homenaje y reconocimiento a quien se fue y deja un respetable legado, como es el caso de Rigoberto Benítez Trujillo, uno de los primeros impulsores de los estudios de mercado a través de las entrevistas individuales para obtener un sondeo y focalizar una tendencia entre quienes deciden.


El querido e inolvidable Rigo será recordado mañana miércoles 8 de septiembre en un homenaje que tendrá lugar a partir de las 6 de la tarde en el Complejo Cultural Universitario.


Sus más cercanos amigos e incondicionales están preparados para hacer un recuento de su herencia, su obra, su paso, su legado.


Fernando Canales, José Luis Pandal y Enrique Agüera participarán en éste homenaje al que son convocados intelectuales, estudiosos del mercado, amigos universitarios, periodistas y políticos con los que siempre interactuó Rigoberto quien, por cierto, nos dejó muy pronto.


Un abrazo a su viuda, a sus familiares y al medio al que perteneció y enlutó con su partida, dejando el reto de seguir por la línea del trabajo serio y responsable para rescatar la credibilidad que, en los últimos tiempos, al parecer se esfumó con el enfoque político con el que se trabajaron docenas de encuestas y sondeos.

 

El reto está fijado, y sus seguidores en el estudio, tienen la palabra.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas