La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

08/09/2011

De luto


Entre comunicadores hay un dejo de tristeza cubierto por el luto, ante el artero asesinato de la compañera poblana Ana María Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga.


A Marcela, “Machis” como le decían sus compañeros de generación de la carrera de Comunicación Social generación 1984-1989 en la UPAEP, la recuerdan siempre prudente, bondadosa, con una gran disposición desde las aulas, pasando por las redacciones de Puebla donde realizó sus primeros trabajos.


Un día cupido la flechó con un compañero de El Universal, se casaron y se marchó a radicar en la ciudad de México. Años después de casada, decidió continuar su camino de la mano de sus dos hijos. Con ellos, llena de energía y confianza en el futuro que estaba convencida de que iban a compartir, llegó a estimar que un día se iban a sentar a recordar los malos ratos, sus hazañas, sus éxitos.


Sus dos hijos: Chucho apenas comenzó a cursar el tercer semestre de la carrera de Medicina en la UNAM; y Fernanda, de ella que no podía ocultar su satisfacción de que había alcanzado y rebasado el promedio que establece la UNAM para ingresar por la puerta grande a la carrera de Derecho.


Así lo había externado a sus compañeros de generación y amigos en un reencuentro que habían tenido apenas el 21 de agosto en la casa Huejotzingo, de su compañero Eleazar Saloma, en la que cada año se abren las puertas de par en par para recibir en la casa paterna Saloma, a los compañeros de Eleazar quien desde hace 20 años tiene un cargo de responsabilidad en la Secretaría de Gobernación federal.


Ah, que tarde de recuerdos, de pactos, de intercambio de experiencias, en la que además repasaron sus grandes hazañas como alumnos, como estudiantes, como compañeros en la UPAEP.


¿Te acuerdas Eleazar?


No podemos olvidarnos de Chío López Pérez, como jefa de grupo ya apuntabas. Y se acuerdan Lupe Sánchez como Geli Castro suspiraba por….


Y acaso ¿ya se olvidaron de Pedro, el novio de Pilar Sigüenza, por el que todas suspirabamos? Cómo olvidar los buenos modales de la bien portada Mayela Quintana? Y ¿qué me dices del estudioso Manuel Díaz Teres que nos abandonó por una buena oportunidad en Mexicali?


Ojalá el próximo año pueda venir a la bola la inolvidable Malena López León, a quien cupido la llevó a vivir a Canadá.


¿Y si le caemos por allá?


Los recuerdos sobraron, los disfrutaron los cuarentones compañeros como en sus días de adolescencia, y el gran encuentro lo tuvieron que acabar ante el regreso a clases marcado para el siguiente día el 22 de agosto,


Todos tienen hijos, adolescentes, preadolescentes y chicos. Todos tienen responsabilidades. Todos tienen muchos que contarse, pero hoy su tristeza es infinita y como los mosqueteros piensan en la suerte de Chucho y Fer, los hijos desamparados de Marce.


Por lo pronto, la alma mater de “Machis” —dígase la UPAEP— por mediación de uno de sus más destacados egresados y consejero, Pancho Emelhainz, asume que la casa de estudios tiene el compromiso de dar cabida en sus escuelas de Medicina y Derecho a Chucho y Fer que tendrán que regresar a vivir a Puebla, con sus abuelos maternos.


La historia continuará.


La pena es para México como nación insegura, cargada de enfermedades sociales sobre lo que hoy se habla en las primeras planas de la prensa mundial.

 

Qué poca…


De la pena vamos a “la poca”; y es que no es posible que por las bromas de unos cuantos irresponsables, hoy autoridades civiles y eclesiásticas decidan acabar con las tradicionales verbenas de nuestras fiestas mexicanas.


Y es que todo comenzó con la broma de la famosa voz anónima que advirtió de una bomba. La famosa bomba no existió, pero de acuerdo a lo que se vive en varias partes del país, obligó a las autoridades municipales de Puebla, (dígase el alcalde Eduardo Rivera) a implementar operativos para prevenir cualquier riesgo que atente contra la seguridad de las personas.


Así, hoy por más manifestaciones de las chorrocientas organizaciones de ambulantes, no habrá permisos para todos los que aspiran a poner “su changarrito” en la vía pública para las fiestas patrias como ocurrió hasta el año pasado.


Y esta medida fue reforzada por el arzobispo don Víctor Sánchez Espinosa, que determinó proponer a los templos y parroquias que no permitan que se instalen más puestos de vendedores de temporada, para garantizar la seguridad de las personas que arriban a estos recintos.


Así se acaban los tradicionales puestos de chalupas, de juegos y artículos de cada fiesta que permitían el recuerdo para unos, y el negocio para otros que de esta forma llevan el gasto a sus hogares.


¡Gracias señores bromistas!


Así es como acabamos con una de las más ancestrales tradiciones del pueblo mexicano.


¿Ahora?


Nos queda hablarles a los chiquitos de cómo eran las fiestas populares hasta el año de 2010.


La disposición se vale para no dar cabida a que se infiltren personajes con intereses ajenos a la paz, que buscamos los mexicanos tras la caída de mas de 45 mil mexicanos.

 

La fiesta en el CCU


Pero la fiesta mexicana, entre otros lugares fuera del primer cuadro, se ofrecerá en grande en los espacios del Complejo Cultural Universitario, a donde todos podemos llegar, sin pagar boleto y disfrutar desde las 11 de la mañana de los famosos antojitos, las artesanías, exhibiciones de danza, exposición de trajes regionales, juegos, música autóctona y el obligado mariachi al caer la tarde para terminar el día con el espectáculo multicolor de los fuegos artificiales que representan una manifestación artística ancestral que atrapa a mexicanos y extranjeros.


Si quiere divertirse al sabor de la fiesta mexicana tenga el Complejo Cultural Universitario, donde desde luego hay todo un dispositivo de seguridad para preservar la integridad física de los asistentes.

 

De todo


Buen ejercicio de compromiso el que están ofreciendo hoy los que fueron abogados asesores gratuitos de la extinta Procuraduría del Ciudadano, que dirigida por Martín Fuentes Morales, dieron asesoría desinteresada a cientos de poblanos en aprietos legales.


Hoy el mismo equipo con el mismo abogado a la cabeza ofrecen sus servicios de asesoría, sobre todo en materia de despidos injustificados y liquidaciones, a quienes se sientan en el desamparo tras años de servicio y entrega en un centro de trabajo.


Antes por cortesía de la Procuraduría del Estado, hoy por cuenta del despacho que fortalecieron el mismo equipo de abogados que combinan sus negocios particulares con su compromiso social.

 

Y que disfrute, si todavía le queda cuerda y si considera que hay que celebrar esta patria “libre y progresista”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas