La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

10/05/2012

16 haciendas


El rescate de los cascos de las haciendas de Puebla, como las de otras entidades federativas, se ha convertido en una de las mejores oportunidades de negocios para inversionistas y gente relacionada con los servicios sociales.


Y es que hoy la gente joven de ciertas posibilidades busca este tipo de espacios para la celebración de la fiesta más importante de su vida, como es la boda.


Tradicionalmente las fiestas en los jardines —como los de las haciendas— se celebraban en Primavera, para asegurar buen clima y sin posibilidades de lluvias.


Así la tendencia se generalizó desde hace unas dos décadas y hoy las bodas “para recordar” se celebran en las espaciosas haciendas y, sencillamente resultan espectaculares, por lo que se han convertido en favoritas.


Así es como en Puebla hoy ya cuenta con 16 opciones para elegir el mejor escenario, incluso hay que hacer la reservación hasta con un año de anticipación.


Gracias a esta moda, en la entidad se comenzaron a rescatar y rehabilitar cascos de haciendas que permanecían en el abandono total.


De entrada la inversión es fuerte para devolverles su valor y dejarlas en óptimas condiciones y equipadas con los servicios elementales para una gran fiesta.


Así, al momento se cuenta con un directorio de 16 haciendas cargadas de historia y mudos testigos de importantes capítulos de los movimientos de Reforma, la Independencia o la Revolución.


La zona más prolifera sin lugar a dudas es la de Atlixco, donde están en operación Casa Campestre Atlixco, Las Calandrias, hacienda de San Mateo, antigua hacienda La Alfonsina, exhacienda San Agustín, finca Las Palmas, San Diego La Blanca o hacienda Xochicihuatl.


En San Andrés Cholula destacan las haciendas El Jagüey y la de Santa Teresa,


Aquí en la capital del estado se localizan El Paraíso de los Ángeles, Hacienda Real en Valsequillo o La Gran Hacienda Angelópolis.


En Amalucan la de San Juan Bautista; también la hacienda de San Pedro Coxtocan, y Las Bodegas del Molino dentro de la zona conurbada de Cuautlancingo, porción territorial considerada dentro de la mancha urbana de la ciudad de Puebla.

 

Se diversifica el negocio


Para ofrecer la fiesta hay infinidad de empresas banqueteras especializadas en bodas que cuidan hasta el mínimo detalle, desde el arribo de los invitados, los regalos para los invitados, los accesorios en los baños, las obligadas chanclas para media fiesta cuando las damas ya se tienen que bajar de sus enormes plataformas.


En tanto, para los caballeros se les ofrecen puros envueltos en anillos con los nombres de los novios.


Para las damas también hay abanicos que ya son obligados y no sólo para las damas que atraviesan por la temporada de la menopausia.


Obligada también es la tan de moda mesa de postres que cada hora se enriquece con más dulces chocolates, helados, galletas, frutas, papas, churritos, chemos, mentas...


Y como la moda se impone, hoy se recibe a los invitados con una bebida en la mano, y en algunos casos hasta con una degustación de jamón serrano, lo cual habla muy bien de los anfitriones.


Para esto se contrata a la empresa Arte Ibérico, que coloca a la entrada una mesa en la que maestros cortadores de amplia experiencia van cortando la rebanada de jamón para cada invitado, ofreciendo el servicio con un arte excepcional que se convierte en nuevo atractivo de la fiesta.


Los jamones, de preferencia son de jabugo y las láminas se comparten con aceitunas, quesos, uvas y una buena copa de vino, con la cual se garantiza la delicia de los invitados de los novios.


Y por si faltara imaginación, hoy también se ofrece el servicio de pirotecnia que da el detalle perfecto de la boda de tus sueños.
Con este arte pirotécnico se dan mensajes, se juega con los nombres de los novios y se enciende el ambiente al caer la noche de forma espectacular.


Todo esto hoy representa una gran industria en Puebla, y se ofrecen varias propuestas de acuerdo al presupuesto de los contrayentes y sus familiares.


Con este nivel, Puebla definitivamente está en otro nivel, y este tipo de servicios son contratados para recepciones que se ofrecen en otras ciudades.

 

Los negocios de hoy


Para esta fecha al calor de la fiesta a las madres, muchos poblanos se lanzan a la hazaña de sacar sus ahorritos de debajo del colchón y se improvisan como comerciantes y prestadores de servicios.


Los más, son temporales


Los menos, deciden jugársela dentro de la formalidad y con visión a largo plazo.


Así encontramos hoy en publicidad de persona a persona, anuncios para taquizas, pasteles, chocolates, y venta de bisutería, plata, piel, ropa, artículos para la belleza, la limpieza, el hogar, en fin.


En tanto, en todos los centros comerciales con bombos y platillos llegan para esta que se considera la venta más importante, nuevos negocios con el ánimo de recuperar cada peso invertido.


En Angelópolis, este 10 de mayo las damas reciben con singular alegría la cadena norteamericana de zapaterías populares Paylesshoes, con mercado asegurado —con todo y que se trata del famoso calzado chino sintético pero con moda— y precios muy atractivos, para caballeros también y algunos accesorios.


Igualmente, llega la famosa cadena de cosméticos Sephora que reúne bajo un mismo techo a más de cien marcas de cosméticos de todo el mundo, con la propuesta más amplia de accesorios para la belleza, el cuidado de la piel y el cabello.


Regresar de viaje con la bolsita en negro y blanco de Sephora es todo un lujo y el mejor regalo; lo más importante es que ya está en Puebla.


Y en esta vorágine, ante la falta de recursos y problemas para salir en el día a día, hasta a las puertas de los conventos las órdenes religiosas ahora ofrecen el postre para la comida, el rompope, las frutas en conserva y las carpetitas o mantelitos en honor a las madres.

 

Producir para exportar


Puebla trabaja para fortalecer y ampliar el catálogo de los productos agropecuarios con posibilidades de exportación, para lo cual se esmera la atención a los productores para que extremen la calidad de sus productos.


Y es que una vez posicionados en el mercado internacional, hay que trabajar para conservar la calidad con la que se abrieron las puertas.


El objetivo es ampliar el despacho de productos como el nopal, la tuna, café, brócoli, pimientos, papaya, lechuga, jitomate, sábila…


A éstos se suma un grupo de productos procesados como el mole, las bebidas alcohólicas como los famosos vinos de frutas de la Sierra, que representan una fuerte industria que se ha heredado de generación en generación.

 

Con la atención a éstos se tiene confianza de reactivar a la economía de las regiones, y propiciar nuevos proyectos industriales, para lo cual con una gran visión el Instituto Politécnico Nacional ya instaló una incubadora de negocios en la zona de Tehuacán, la cual ya comienza a dar resultados y a mejorar el abanico de posibilidades para que la gente de la región no emigre.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas