La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

11/10/2012

Dignidad


Puebla contará con un reclusorio especialmente diseñado, pensado y planeado para las mujeres que delinquen.


¿Por qué sacrificar la dignidad de las mujeres que son recluidas? Es la pregunta que se hizo la diputada local Denisse Ortiz y se puso a trabajar en un proyecto que afortunadamente fue aprobado por el Congreso, consciente de los graves problemas que acumula la sección femenina del Cereso de Puebla.


La inquietud surgió ante la denuncia de un familiar de una mujer que sólo estuvo un día recluida, el cual fue suficiente para conocer el día a día de las mujeres que purgan una condena.


Ante todo concluyó que el penal de mujeres debe operar con personal exclusivamente femenino que permita un mejor entendimiento entre autoridad y reclusas.


En su iniciativa propuso atender las necesidades de salud, que deben ser revisadas periódicamente por un médico ginecólogo. Además de que se debe generar empleo para las reclusas pero con mejores condiciones de pago.


Deben multiplicarse las opciones para que continúen sus estudios durante su estancia en este lugar, para no truncar su formación y encaminarlas hacia una mejor preparación.


Los centros de reclusión deben contar con las condiciones para tener a sus hijos, quienes generalmente son encargados a abuelos o tíos.


El preproyecto fue aprobado por los compañeros de la diputada Ortiz, y ahora continúa los pasos para darle a Puebla y a las mujeres un reclusorio acorde a los tiempos, después de que desde 1906 se creó lo que se denominó la correccional para mujeres en Coyoacán y hasta la fecha poco y casi nada se ha trabajado para hacer de estos espacios un lugar adecuado para una estancia ya sea corta o larga.


Hay que destacar que en el Cereso de Puebla, del total de la población que purga condena, sólo 4 por ciento son mujeres, y su estancia generalmente es corta, pero debe lucharse para que sea digna.

 

Desde Puebla


Toda una distinción, acontecimiento y orgullo la designación que el Papa Benedicto XVI hizo de Rodrigo Guerra López, como miembro pontificio del Consejo de Justicia y Paz del Vaticano.


Lamentablemente la distinción de este nombramiento del mexicano pasó inadvertido, porque la fuerza de las malas noticias son las que saltan y se colocan en las primeras planas.


La designación de Guerra López debe llenar de orgullo a los poblanos y primordialmente a la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, porque cursó sus estudios de filosofía dentro de sus aulas.


La institución convencida de su talento y visión, más tarde le confió la responsabilidad de coordinar la Maestría en Filosofía.


Rodrigo Guerra López en menos de dos décadas cuenta con una amplia currícula reconocida internacionalmente. Permanentemente es invitado por las universidades de mayor prestigio para ofrecer su cátedra.


Ha dirigido el Centro de Investigación Social Avanzada de la Iglesia católica.


Su doctorado lo presentó en la Academia Internacional de Filosofía, en el principado de Liechtenstein.


A través de su trabajo y filosofía reconoce que a las mujeres en pleno siglo XXI se les sigue tratando como seres humanos de segunda, como sujetos destinados exclusivamente a las labores asistenciales y de educación básica.


El prestigio de Rodrigo Guerra López lo ha colocado en el Vaticano como toda una institución para consultar temas que la mayoría rehuye.


Ha ahondado como nadie en el tema de la lucha para esclarecer el fundamento teológico de la participación y misión de la mujer en la Iglesia.


Desde Juan Pablo II y ahora Benedicto XVI han alentado su trabajo y tesis, convencidos de su argumentación.


El teólogo formado en Puebla tiene reconocimiento especial por su tema: “El eclipse de lo masculino”, con el que sostiene que mirar al mundo desde una perspectiva primordialmente masculina, sencillamente resulta incompleta.


El erudito tiene muchos trabajos publicados en varios países y libros que ponen muy en claro el papel de la mujer en la Iglesia y en la sociedad.


Hay que precisar que Rodrigo Guerra López está casado y tiene tres hijos.

 

Comienzan las buenas del 2013


Las buenas noticias en torno al 2013 comienzan a llegar, en plena cuenta regresiva a 82 días de distancia.


Cementos y Concretos de Oriente confirma una nueva inyección de capital a su planta en Tecamachalco, para incrementar la producción de cemento de un millón 200 mil toneladas a un millón 400 mil toneladas anuales. Es decir, 200 mil toneladas de producto más al año.


Así la nómina de trabajadores tendrá que ampliarse para atender las necesidades. Crecerá de 450 trabajadores hoy, a más de 500 y la región generará mejores expectativas y oportunidades para arraigar a su gente y fortalecer a sus familias.


Esto según, a propuesta del ingeniero Benito Rodríguez Fayat, director de la planta, ante el consejo que está convencido de que los actuales son tiempos para reinvertir y jugársela con México.


Sobre todo en un momento clave en donde se trabaja por distintos frentes para rescatar a la entidad de su rezago de obras de equipamiento urbano y suburbano acumulado por décadas.


Así comenzamos a sumar los recursos que vienen a trabajar y detonar desarrollo que ya estaba pendiente.

 

Mexicanos primero


La campaña nacional denominada “Mexicanos primero” llega a Puebla y la viene a explicar uno de sus impulsores, el empresario Claudio X. González


Hay que destacar que esta campaña ha incomodado sobremanera a la dirigente del sindicato magisterial mexicano Elba Esther Gordillo, quien a capa y espada defiende su organización sindical en los términos en los que opera.


Enfoque que contrasta con los conceptos que sobre la educación tienen muchos mexicanos que hoy se han organizado en “Mexicanos primero”, para impulsar un nuevo modelo educativo de acuerdo a las necesidades y posición que aguarda México ante el mundo.


La campaña será expuesta el próximo martes 16 de octubre en el campus de la Universidad Anáhuac, a invitación del incansable rector José Mata Temoltzin, Claudio X. González con estas exposiciones busca motivar la participación del mayor número de mexicanos y de todos los círculos, para que aporten su granito de arena en las grandes decisiones de este país.


Desde hace muchos años hay un amplio grupo de mexicanos preocupados por el tema de la educación, hoy la oportunidad es que no sólo se preocupen, sino que participen, que se ocupen y se comprometan para fortalecer contrapropuestas en el tema. Que debe trabajarse a fondo o México continuará por el camino del retroceso cuando el mundo sigue hacia adelante.

 

Nuestra realidad


La organización Pies Descalzos que dirige Ricardo Andrade, trabaja incansablemente para sumar voluntades y solidaridad traducidos en recursos para financiar una campaña de regularización de niños que nacieron en Estados Unidos, que por consiguiente tienen acta de nacimiento radicada en el vecino país y aquí en la tierra de sus progenitores son extranjeros sin derechos.


De acuerdo con datos de censos sobre estos pequeños, al momento unos 3 mil niños han llegado los últimos meses a Puebla, producto de las políticas en contra de los migrantes mexicanos, ante la crisis y la pérdida de empleos que se sortea en el vecino país.


Estos niños ahora asentados en la tierra de sus padres, enfrentan el problema de su situación legal.


Cuentan con acta de nacimiento norteamericana y esta tiene que ser sometida al proceso legal de apostillado para contar con reconocimiento en México.


Lamentablemente la famosa apostilla tiene un costo de 5 mil pesos, cantidad fuera de posibilidades de sus familias.


Y en tanto no la tienen, estos niños están condenados a no tener derechos en México, desde el elemental, el de la salud, a la educación, lo que los mantiene en las aulas escolares en calidad de oyentes, sin posibilidades de quedar registrados en tanto no cuentan con la famosa apostilla, que les da certeza jurídica en este el país de los suyos y ahora también de ellos, aunque hayan nacido en territorio norteamericano.

 

Para esta campaña de la organización Pies Descalzos, Ricardo Andrade logra convertirla en causa también del Voluntariado de la Secretaría General de Gobierno, por interés personal de Gabriela Moreno Valle de Manzanilla.

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas