La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

13/12/2011

Los ilusos útiles


Están en todas partes, a la vuelta de la esquina, enfrente.


Así se vio ahora con los dirigentes del mercado de fin de semana de Analco, espacio que llega a reordenar el Ayuntamiento de Puebla ante un explosivo crecimiento.


Pues bien, los vendedores con más de seis años de trabajo constante semana a semana, porque de esto viven, fueron conducidos cual buen rebaño por los líderes ante la amenaza de que las autoridades iban a reducir a la mitad el número de permisos para trabajar.


La inconformidad los llevó a las calles para inconformarse, acordaron frases, las corearon, en fin…


Vino una nueva negociación con el Ayuntamiento y entonces se convino en que iba a haber sólo lugares de metro y medio para los artesanos de mayor antigüedad.


La medida no gustó del todo pero se asimiló.


Así como hay artesanías que requieren de ese metro y medio para exhibirse, hay otras que necesitan más espacio.


Se determinó defender primero a los auténticos artesanos, no se podía abogar por los que venden productos chinos o apócrifos, como lentes, bolsas y accesorios de marca que nada tienen que ver con el mercado original de los artesanos.


Mientras tanto, los líderes, con discreción, comenzaron a promover un amparo para blindarse de las disposiciones municipales, y aunque éstas dispongan lo contrario, ellos con sus puestos puedan quedarse por los siglos de los siglos en Analco.


Y ¡Oh sorpresa!, a la hora de la verdad resultó que el famoso amparo sólo protege al líder Enrique Escalera Melgarejo y a sus súperincondicionales: Hipólito García, Guillermo Barrios y Roció Pérez.


¡Ah qué lidercitos!


¿Cuál será la suerte de los que no abanican y exclaman un “¡Oh líder!” a Enrique Escalera?

 

Felices fiestas

 

Una impresionante carga de trabajo tiene a cuestas estos días el padre Sergio Fuentes, quien, como es tradición, acude a la ciudad de Nueva York para encontrarse con los poblanos que un día le echaron todas las ganas para dejar su terruño con todos sus afectos e ir en busca de mejor una opción.


Según los primeros reportes, desde su arribo el padre Fuentes ha sido atendido y rodeado por los paisanos que buscan al amigo, al confesor, al medio para unir sus recuerdos y por unas horas superar su densa nostalgia.


Los paisanos en su totalidad esperan esta fecha y esta fiesta para romper con su tristeza y asumir nuevos retos, sobre todo cuando no existe posibilidad de regresar pronto con los suyos.


Con algunos quebrantos a su salud, el padre Sergio Fuentes no falló a los paisanos que con júbilo lo esperan allá.


Hoy comparte con ellos, los disfruta, cantan juntos, hacen recuerdos, recuentos de su historia en los Estados Unidos y los deja con la buena nueva del Evangelio y la promesa de que en México en algún momento las cosas cambiarán, y que ellos podrán regresar por la puerta grande y con mejores opciones.


Y así es como arranca el famosísimo puente Guadalupe-Reyes que a unos les permite volver a reunirse con los que dejaron acá. Mientras que otros tienen que seguir poniéndole todas las ganas porque las condiciones económicas no se los permiten. En tanto otros más no se la pueden jugar porque sin documentos les resultará muy difícil regresar, y otros tienen que estar presentes con la nueva familia que ya hicieron lejos de su terruño.

 

Por lo pronto, por acá, bienvenidas las fiestas con todo y que no todos gozan de las mismas condiciones para verdaderamente hacer de estas fechas una fiesta.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas