La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

15/11/2011

De qué están hechos


Los priistas hoy tienen la palabra.

 

Con sus actos, hoy tienen el compromiso de mostrar a la sociedad si siguen siendo los mismos o ya evolucionaron.

 

Hay que recordar que por sus hechos, los tricolores paulatinamente fueron reemplazados por una nueva generación de políticos.


¿Mejores o peores?


La historia pondrá a cada quien en su sitio.


Lo que si está claro es que el ciudadano de hoy ya no está dispuesto a aceptar más la prepotencia, las canonjías, la omisión, el abuso del poder, el enriquecimiento injustificable y todos los excesos que le han costado muy caro al país y a cada mexicano.


Los priistas, hoy con su triunfo en Michoacán, van por todo, y con su predestinado Enrique Peña Nieto sienten que la tienen segura.


Desde luego que el triunfo lo tuvieron en Michoacán.


En ciudades como la nuestra, ¿cómo resultaría un proceso de las mismas características?


Ante todo, quedó claro que cuando los priistas saben unirse por encima de sus protagonismos, la saben hacer, no en vano siete décadas de poder con todo lo que lleva implícito.


Cuando sus excesos los emborracharon, lo perdieron todo y enfrentaron la más drástica cruda.


Hoy de regreso, ¿seguirán por la misma o la borrachera del triunfo los hará retroceder nuevamente?


Ellos ya aprendieron.


Los ciudadanos también y descubrieron que cada uno, en lo individual, son capaces de cambiar el rumbo que lleva el país y por la vía pacífica, que garantiza el voto que cuenta y es contado en este país.


Por el bien de más de 120 millones de mexicanos, le apostamos al respeto, a la inclusión, a la democratización y a la pluralidad porque ya es hora de poner orden en el camino del rumbo que queremos para el país y para nosotros mismos.


¡Se vale!


En tanto, no todo está dicho, cada una de las fuerzas políticas de este país tiene que tomar nota de las lecciones que deja el proceso político electoral de Michoacán, para que en el 2012 las cosas resulten y el proceso político electoral no se vea manchado ni salpicado de dudas y, mucho menos, de sangre.


Aquí la clave del triunfo, por encima de las habilidades dancísticas del dirigente del tricolor, fue la buena elección de un candidato, por lo que cabe la pregunta en los activos del PRI, ¿habrá más personajes del corte y ascendencia de Fausto Vallejo?


Si la respuesta es positiva, sólo queda recordar que por encima de las famosas “burbujas” en el poder, está el buen nombre de un personaje de buen expediente y un proyecto político para México y para cualquier región, por encima de lo que hasta ahora se ha definido como las famosas facturas por cobrar que, está visto, se hacen presentes para hacer daño.


Y el hecho de que en Michoacán las cosas salieran bien, hay que tenerlo presente que no es exclusivamente por la marca, sino por el hombre y las circunstancias que lo rodearon en el momento y el lugar.


¿Cuál será el escenario siguiente? ¿Qué veremos? ¿Regresará la cargada y el triunfalismo prepotente que ejercen hasta los de más abajo que hacen alarde de camionetas negras y guaruras que los cuidan ¿de que? Sólo ellos lo saben, pero hacen alarde y derroche hasta para ir a la peluquería o para asistir a una comida cualquiera.

 

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas