La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

27/08/2012

El legado de “Don Maseco” en Puebla


Ahora que falleció el famoso hombre de negocios Roberto González Barrera, identificado como “Don Maseco” por el emporio que logró consolidar con sus plantas procesadoras de harina de maíz y trigo, que permiten llevar tortillas lo mismo en China que en Estados Unidos, Uruguay y cualquier rincón de México; se recuerdan las hazañas del empresario que se inició en el mundo de los negocios a corta edad, con su cajón para bolear zapatos.


La presencia de “Don Maseco” en el mundo de los negocios en Puebla fue contundente. Sencillamente, se hizo de los molinos de trigo más modernos del país en su momento, los del grupo industrial Harinera La Asunción, propiedad de los señores Posada Coheto.


La historia comenzó cuando el desaparecido empresario conoció la planta que los señores Posada Coheto habían montado en Libres, que operaba espléndidamente con lo último en tecnología, lo que la colocaba a la vanguardia y el reconocimiento de las autoridades, como el caso del entonces secretario de Agricultura, que llegó a considerar que “la maquinaria era algo así como el modelo Rolls-Royce entre los autos”.


En estos molinos se procesaba harina de trigo extrafina, fina y preparada para la panificación.


Entonces Don Maseco, en un acercamiento con el famoso Falin Posada, le propuso que definiera un precio para la planta.


La propuesta confundió de entrada a los hermanos Posada Coheto, Rafael, Gabriel, Alejandro, María Elena, y la hoy desaparecida Gaby.


Ellos tenían otros planes para seguir en el negocio, incluso habían establecido conexiones con empresas del ramo de varios países, para continuar en la línea de evolución.


Pero Don Maseco insistió y ofreció más, y los Posada Coheto recordaron y aplicaron aquello de que “cuando te compren, vende”, y así decidieron vender su emporio harinero para ingresar a otro terreno de los negocios.


Cuando estaban en plena negociación en el año de 1998, lo negaron todo.


No era fácil aceptar que el negocio heredado de don Rafael Posada padre, de pronto un día dejara de ser de su propiedad, que cambiara de dueño.


Pero la propuesta progresó, y llegó la fecha de la entrega de las llaves de todas las instalaciones, que pasaron a ser parte de los activos del grupo Bruma. En tanto, los señores Posada Coheto decidieron ingresar al negocio inmobiliario con algunos terrenos que adquirieron de la reserva Atlixcáyotl , sobre la que comenzaron a construir los primeros fraccionamientos exclusivos y de lujo en la zona de Angelópolis para Puebla y los poblanos.


Ahora, a la muerte del empresario y financiero, sólo se le recuerda con sus hazañas y alcances, y traemos a colación la historia de la forma en la que en su mapa de negocios incluyó la entidad poblana.

 

Descanse en paz.


Y su ejemplo está a la vista en momentos en los que hay muchos que se doblan antes de comenzar la lucha desde abajo.

 

Ojo


Ahora resulta que las bandas van tras las placas de los vehículos.


De acuerdo con datos proporcionados en la agencia centro del Ministerio Público, un promedio de 15 placas son robadas de los autos y denunciadas cada día ante esa representación social.


Las víctimas del robo tienen que acudir a las oficinas de Vialidad a obtener un certificado que conste que la placa no está infraccionada y después, levantar con ésta la denuncia en la agencia del MP.


Acto seguido, la víctima del robo tiene que acudir a las oficinas de la Secretaría de Finazas en Plaza Milenio a tramitar sus nuevas placas con los documentos en mano de placa “no infraccionada” y placa denunciada ante el MP.


Y así, con el pago de mil 280 pesos recibirá su nuevo juego de placas para cumplir con el ordenamiento legal, mientras la placa robada se vende en un cotizado mercado negro para delinquir.

 

Así son los negocios de la delincuencia hoy.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas