La Manzana


Irma Sánchez

29/06/2010

3-2-1…


Y comienza la cuenta regresiva.


¿A quién le va?


¿Cómo está su percepción?


¿Quién le gustaría que gobernara nuestra entidad y nuestra ciudad?


¿Qué ha hecho por su candidato?


¿Lo conoce?


¿Qué tanto sabe de él?


¡Por fin!


Llegan a su fin las campañas políticas.


Con todo y el pesimismo que nos invade por el papel de nuestra selección en el Mundial al menos tenemos una buena: mañana miércoles llegan a su fin las campañas políticas en Puebla.


Volveremos a escuchar radio y a disfrutar de la televisión sin necesidad de digerir “el chorísimo” de los promocionales de los partidos políticos, de los candidatos y del IEE, que nos asegura que “nuestro voto cuenta”.


Palabras que debemos de tener muy en cuenta el próximo domingo para hacer valer nuestro peso de ciudadano elector, que observa cómo se respeta su voto.


Dicen los de acá y los de allá que verdaderos ejércitos resguardarán el respeto al voto y cuidarán que éste no sea manipulado.


¿Ése es el avance de una sociedad democratizada?


En esa madurez política, ¿el voto necesita de guardianes?


A ver qué nos toca.

 

A digerir la derrota

 

Por lo pronto, nos queda irremediablemente seguir disfrutando de lo que los argentinos saben hacer y muy bien: churrasco, chimichurri, bife, empanadas, alfajores y obligado acompañarlos de un buen vino argentino y de un té de mate.


Así lo disfrutan hoy y lo comparten con los mexicanos de “al lado” argentinos que un día llegaron a capitales como la nuestra y decidieron sentar sus hogares como las familias Fogel, la Sconfianza, que de uno en uno siguió el caminito de Juan Carlos, que por el fútbol llegó a echar raíces, y cuando fue la hora de jubilarse ya tenía lista montada, y en operaciones exitosas, una buena fábrica de suéteres, por ejemplo.


Los Samiasi, Eduardo y Laura, y tantos y tantos más que no escatiman en compartir su famoso “asado” para compartir el sabor de la victoria.


¡Gracias!


Provecho y, ¿qué mas?, a degustar esas delicias.

 

Por caerse

 

¡Qué pena!


Que desde hace más de dos años una manta anuncia la próxima inauguración de la plaza comercial de El Parque en la planta baja del estacionamiento de la Secretaría de Finanzas en la colonia Azcarate, y todavía no llega “el gran día de la inauguración”.


Pero lo peor es el riesgo que ya representa el inmueble, que arrumbado desde hace dos años, la pésima calidad del aluminio de sus molduras ya se vencieron y ponen en riesgo los pesados vidrios, que en cualquier momento se pueden venir abajo con el peligro de lastimar a quien pase por ahí.


¿Por qué el fracaso de estos locales?


¿Cuál es el problema?


¿Acaso, son las rentas son estratosféricas?


Tan caras pueden resultar que ni la cadena Sanborns le atoró, con todo y que se había anunciado la apertura de una cafetería de los tres tecolotes.


¿Qué futuro tiene este espacio?


En vía de mientras, los negocios continúan creciendo y multiplicándose en torno a la Secretaría de Finanzas, con vida muy productiva de lunes a viernes, pero intensa de 7 de la mañana a 6 de la tarde por el flujo de personas que acude a realizar trámites a las unidades de gobierno de la zona y al hospital Betania, que también genera un buen flujo económico a lo largo de los siete días de la semana.


Mientras tanto, usted ya checó el lugar donde se ubica la casilla donde le tocará votar el próximo domingo.

 

A poner de cabeza a don Juan de Palafox y Mendoza, para que lo que venga convenga para los poblanos y que quien llegue siga por la línea del engrandecimiento que él le dio a nuestra Puebla.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas