La Manzana


Irma Sánchez
[email protected]

29/11/2011

Sube la temperatura en la política


Conforme comienzan a descender las temperaturas este fin de año, sube el calor en los círculos políticos en donde los encuentros y desencuentros entre corrientes políticas se vuelven una constante y amenazan con la división de todas las opciones políticas.


Ante esta situación cabe hacerse la pregunta: ¿esto es el avance de la pluralidad y la democratización de todas las corrientes?
La respuesta cada actor la tiene, a su manera, pero tiene una explicación.


Y si éstos son los signos de la cruzada política que viviremos el próximo año, cabe insistir cuál puede ser el resultado en las urnas.


¿Tanta pluralidad o desencuentro o descontento logrará motivar al votante?


Hoy, a ocho meses de distancia, el fenómeno se ve incierto, pese a que amplios sectores de la población tienen mucho que decir y, lo más importante, “quieren hacerse escuchar”.


Dentro del mar de interrogantes surge el principal cuestionamiento: ¿Contra quiénes irán los candidatos del PRI con sus aliados Panal y PVE, y la izquierda aglutinada PRD, Convergencia y Morena?


¿Cómo resultarán finalmente las campañas? ¿Cómo se conducirán los candidatos?


Pero en forma muy especial, ¿cuál podrá ser el tema, la bandera, el escudo de su campaña, de quien resulte candidato del albiazul, sobre todo a 12 años de haber ascendido al poder y deteriorarse en el ejercicio del propio poder?


El fin de año está cargado de dudas, de interrogantes, porque nos guste o no la actividad política, somos partículas de un sistema político en el que finalmente contamos a la hora de ejercer nuestro derecho al voto.


¿Cómo hacernos escuchar?
Votando


¿Cómo decidir?
Votando


¿Cómo castigar o premiar?
Votando


¿Cómo hacer valer la voz de la sociedad?
Votando.


De manera que el camino ahí esta, libre y limpio para involucrarnos, comenzando a hacer cada uno nuestras propias anotaciones.


Lo altamente recomendable es tomar una libreta e ir asentando en este movimiento, aciertos y desaciertos de quienes se disputan nuestro voto.


Un ejercicio simple, sencillo, para el que no hay que adentrarse en la ciencia política a las profundidades de los analistas, pero sencillamente para tomar decisiones, discutirlas y aplicarlas en su momento.


Así, con el análisis personal, la bitácora personal, las cosas pueden resultar diferentes, y el ejercicio individual del poder puede entrar a una fase diferente y que nos conduzca hasta el placer de ser de primera.

 

¿Usted qué opina?

 

Mientras tanto, habrá que esperar las decisiones en el interior del PAN con tres aspirantes que equivalen a dos y si nos ponemos exigentes uno al premio de la constancia y perseverancia, y la tercera, al proyecto político de decidir y ser tras un largo trabajo de compromiso y vocación de servicio.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas