La Manzana


Irma Sánchez

30/11/2010

Pasada la prueba de fuego


Los especialistas en materia de seguridad reconocen que el diputado Ardelio Vargas Fosado “se ganó a pulso” la cartera de seguridad dentro del gabinete morenovallista.


Aunque, a decir verdad, el hoy diputado federal Ardelio Vargas no necesitaba pruebas; su experiencia y capacidad son conocidas y reconocidas y hasta generan calambres.


La prueba de fuego la superó cuando decidió que el foro sobre seguridad se celebrara en Izúcar de Matamoros.


Y es que Izúcar de Matamoros es la región “de alto riesgo” por su ubicación geográfica, sus colindancias con las entidades identificadas como madrigueras de bandas de todo tipo de delincuencia.


Por lo que llevar al gobernador electo a esa región para escuchar inconformidades y propuestas sobre la seguridad, resultaba hasta una osadía y fue todo un éxito para el responsable que, incluso, recibió el reconocimiento de quien será su jefe, el gobernador Moreno Valle.


Algunos consideraron que el aparato de seguridad con el que se manejó el foro en cuestión fue un exceso pero, analizado por los expertos, quedó justificado, sobre todo cuando se reportó “jornada blanca”.


“Dicen los especialitas” que con esta reunión el señor Vargas demostró su capacidad, dominio, y de qué está hecho, características que consideran indispensables para quien tendrá bajo su responsabilidad la seguridad del estado que hasta hoy ha colocado a Puebla en la lista de entidades seguras.


Por lo que si se piensa que en el proceso de transición los grupos de la delincuencia organizada tratarán de “calar” a la nueva administración, no podrán llegar muy lejos y expondrán el pellejo.


Usted ¿qué opina?


Más nos vale no averiguarlo y seguir como hasta hoy, en una posición contrastante con la que se vive en otras entidades del norte del país.


Aunque hay que admitir que hay un repunte en el robo de vehículos, de autopartes y casos aislados de otro tipo de delincuencia, que ponen en alerta a la entidad.


Mientras transcurren los últimos días del año y del sexenio marinista, hay que prevenir y no confiarse con motivo de las fiestas de fin de año, que siempre representan dispendio, descuido y hasta imprudencia.

 

Comienzan las despedidas


Empiezan las reuniones tanto de fin de año como de despedida para la administración del gobernador Mario Marín.


Ayer su esposa Margarita García de Marín recibió un reconocimiento por parte de Cruz Roja de Puebla, que resaltó en ella a una mujer extraordinaria y comprometida.


Anteriormente, en el salón El Alto del Centro de Convenciones, más de 250 señoras, esposas de los funcionarios de la administración marinista, también se reunieron para decirse “hasta luego”, poniendo de ejemplo la relación personal de Margarita García de Marín con Raquel Jiménez de Jiménez, cuya amistad ha trascendido por encima de tres sexenios.


Ante todo la amistad y el afecto por encima de las posiciones políticas de sus respectivos esposos.


En esta despedida sorpresa, porque a Margarita las integrantes de su equipo de voluntarias sólo la habían invitado a una comida con motivo del fin de año, la recibieron con un mural que rezaba “no es un adiós, sino un hasta siempre”.


A nombre de sus colaboradoras, la señora Vicky de Aguilar Viveros resaltó el alto sentido de la amistad y el compromiso con los demás a través de los programas del voluntariado.


Por su parte, Margarita García de Marín reveló a sus amigas su interés en seguir trabajando por los niños enfermos, por los que se ha preocupado y por los que ha trabajado incansablemente desde el DIF, al igual que por todos los grupos vulnerables.


Por lo que muchas señoras se sumaron a secundar sus pasos para seguir en la línea de la colaboración desde cualquier espacio.

 

La palabra está empeñada y la congruencia siempre ha enaltecido a Margarita García de Marín, la mejor colaboradora que ha tenido en estos seis años el gobernador Mario Marín.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas