La Manzana


Irma Sánchez

01/09/2009

EL NUEVO LIBRO DE PALOU PAPÁ


De acuerdo con acuciosas investigaciones del respetado historiador poblano Pedro Ángel Palou Pérez, la historia sobre el inicio de la Revolución Mexicana está a punto de sufrir un vuelco.


Es decir, que lo que sabemos, estudiamos y aprendimos no es cierto.


Sobre su trabajo el autor está y se muestra feliz, pero no da avances.


El comentario lo hace justo en el marco en el que se reclama al Gobierno federal, hasta por parte de la Iglesia católica, la alteración de nuestra historia en su capítulo de la Conquista y la Independencia.


Pedro Ángel Palou, sin ánimo de buscar protagonismo, advierte que sobre los documentos los antecedentes a la gesta de Santa Clara hay noticias que se darán a conocer hasta que esté listo el libro, cosa de unas cuantas semanas.


Hay que estar a la expectativa.


ALGUIEN QUIERE GANAR MENOS


Mientras por un lado están en riesgo de perderse 750 mil empleos en los próximos meses que le restan a este 2009 —además de los 2 millones 800 mil desempleados reportados— aunque usted y yo no lo creamos hay “una especie” de mexicanos que estrenan trabajo y de entrada piden ¡que les bajen el salario!


¿A usted le alcanza lo que gana?


¿Le es suficiente?


¿Se la jugaría a decirle al jefe “rebájame el salario”?


Bueno, pues hay mexicanos que se la juegan y antes de comenzar a laborar patentizan la propuesta.


No es tomada de pelo, es la neta formulada por los nuevos diputados que llegan a San Lázaro portando el color azul.


¡Queé liindoos!


Exclamamos los poblanos, pero ingratos que somos, exigimos eficiencia en su trabajo; no aumento a los impuestos con todo y que el secretario Hacienda ya lo propuso porque no alcanza.


¿Qué sorpresitas nos llevaremos con nuestros diputados de la LX Legislatura?


Sobre todo porque ya se habló abiertamente del encarecimiento del azúcar, el frijol y se dejó entrever que también vienen los aumentos a los energéticos, con los cuales irremediablemente entraremos a una espiral inflacionaria.


¡Qué cierre de año nos espera!


Diría José Alfredo Jiménez: “No quiero comenzar el año nuevo”.


Por lo pronto y de acuerdo a las promesas de nuestros diputados tanto panistas como priistas, no habrá, no pasará ninguna ley que atente en contra de nuestra economía, patrimonio, seguridad e integridad.


Aquí la verdad, más nos vale creerles y darles nuestro voto de confianza.


¿Nos defraudarán?


INSÓLITO


Hasta hace unos 10 años, en ningún escenario hubiéramos visto una fotografía, una noticia, sobre una gira de trabajo conjunta entre el gobernador del estado y el arzobispo de Puebla.


Imposible.


Ahora resulta que así se da entre el gobernador Mario Marín y el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa.


Hace 10 años ambos se conocían, llegaban a compartir discretamente en la casa de algún amigo en común.


Hoy se reúnen y hasta se van de gira de trabajo juntos.


Qué bien para concertar acciones por Puebla, sin exceder la línea divisoria que antes era casi casi un sacrilegio político, al grado de que muchos gobernantes se perdieron la boda religiosa de sus vástagos por no pisar un templo.


¡Qué tiempos!

 

Ahora por cierto ya es común ver a los hombres de negro con sus gafas oscuras dentro de los recintos religiosos, y no precisamente arrodillados ante el altar, sino observando los movimientos de cada fiel.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas