La Manzana


Irma Sánchez

01/12/2009

El Serrat poblano


Primicia, el rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Enrique Agüera Ibáñez, decide restarle unas horas a su apretada agenda semanal y con guitarra en mano hace sus gargaritas, sigue la obligada rutina de respiración y después los ejercicios de vocalización para ensayar los éxitos del catalán Joan Manuel Serrat, a quien emulará en un concierto que repetirá tres noches seguidas en “la peña universitaria” al lado de La Casa de los Muñecos.


El rector está feliz.


Toda su vida ha disfrutado el canto, en reuniones familiares y entre sus más cercanos amigos.


Hoy se decide a programar tres fechas justo al arranque de las fiestas decembrinas, con audiciones ya confirmadas para los días jueves 10, viernes 11 y sábado 12 de diciembre en la peña del Complejo Universitario –su obra—.


Ante la noticia, los primeros invitados además de confirmar su asistencia a tarifa doble de la normal en la peña, cruzan apuestas de cómo vestirá para su presentación.


Sobre qué repertorio prepara.


Quién le acompañará.


Usted tiene dudas sobre el lleno de esas tres noches, ¡claro que no!


Quienes han tenido la oportunidad de convivir con Enrique Agüera, aseguran que tiene buena voz, y hace buenas interpretaciones, por lo que hoy hay expectación sobre un compromiso para tres noches seguidas.


Qué importante es que los personajes que un día llegan a las primeras planas de los diarios por su trabajo, dejen que aflore el artista que en este caso lleva dentro.


¡Déjenlo ser!


Las reservaciones ya están abiertas.


No trate de arribar al show con la intención de arreglar algún asunto universitario pendiente.

 

¡Qué nivel!


Qué degradación vivimos.


Nuestra política mexicana qué bajo ha caído.


¿Dónde están los políticos?


Cómo es posible que hoy atendamos a la información de la disputada de una delegación en la capital del país, para la cual se hace acopio de jitomates, huevos, harina y palos.


¡Qué pena!


Que para recuperar el mando el despojado tenga que llegar a acampar con sus seguidores.


¡Qué pena!


Que tenga que llevar a un cerrajero y un notario para tomar posesión de las instalaciones.


¡Qué pena!


Pero lo más penoso de todo esto es que nos divertimos con el hecho y seguimos cruzados de brazos atentos al curso de los acontecimientos, mientras nuestro presidente se va a una cumbre Iberoamericana a enjuiciar las elecciones de otro país como el caso concreto de Honduras.


¡Qué pena!


Mientras las cosas aquí en el territorio apuntan de mal para peor ante la inconformidad de todos, y la nula participación y compromiso de los más.


¡Qué pena!


¿Qué nos depara el 2010 además de inflación, quiebras, desempleo y hambre?


La respuesta cada uno la tiene.


Por lo pronto, que no se le olvide acudir a relajarse un poquito para escuchar al rector que como intérprete de Serrat, aseguran que ganará más adeptos que los que están en las listas del PRI.


¡Usted cree?


Por lo pronto, a relajarse y disfrutar de los últimos 31 días de este difícil 2009.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas