publicidad  
 
Abrir el índice

 

 
       
   
   
   

 

La Manzana


Irma Sánchez


Pronósticos

 

El oficio de pitonisa no se me da y, la verdad las que lo presumen me dan risa.


Por consiguiente, no acostumbro realizar pronósticos.


Ni siquiera del tiempo, aunque lo escuche del servicio meteorológico o de la Comisión Nacional del Agua.


Obligado, me dan risa los horóscopos y ternura la ingenuidad de quien diariamente los consulta.


Y es que cómo puede haber quien crea que “alguien” tiene la capacidad y conocimiento como para decirnos lo que nos sucederá en el futuro.


Pero ese, o más bien “éste” es el mundo de hoy.


¡Para qué sudar calenturas ajenas!


En fin, que si millones se han vuelto locos, según podemos observar, leyendo cualquier periódico o atendiendo las noticias, ya sea por radio o por televisión, afortunadamente todavía hay gente cuerda sobre el planeta azul.


Pero, contrario a las adivinanzas y a los horóscopos, parece que en materia política local sí se puede pronosticar lo que sucederá el 11 de noviembre.


Es cuestión sólo de atender cualquier despacho informativo y aplicar la objetividad.


Veamos, el PAN en Puebla cautivo y cautivado por un grupo integrado por gente oscura en reuniones secretas y con ideología arcaica, perdió de vista a la habilidosa y también ave de tempestades Anatere Aranda como su candidata a la presidencia municipal.


Y la perdió para proyectar en su lugar a uno de sus mejores hombres.


El tiempo, el mejor amigo de la verdad, hoy da la respuesta, breve pero cortante como el filo de una navaja en punto.


Por su parte, el PRI fue frío y objetivo para tomar decisiones.


Pero además de ser frío, se comportó calculador y quizá como pocas veces y “al parecer” no falló.


Pese a una serie de presiones, artimañas y conjuras, se decidió a elegir a la persona indicada para el tiempo, la circunstancia y el lugar.


Así fue como la pensó, la analizó, la observó, analizó escenario y se decidió a lanzar a una política, mas no a una grilla de las que abundan.


Así fue como se lanzó a postular a una persona de estable personalidad, de estudios profesionales exactos y comprobables como el caso de Blanca Alcalá.


Blanca Alcalá ha observado a lo largo de su trayectoria que hace política y como Juana de Arco, en un mundo de hombres, gana batallas y cabalga al triunfo.


Pero ¡aguas!


No hay que olvidarse de que en esta vida nada es definitivo y la candidata de la campaña blanca pudiera ser sacrificada en esas negociaciones que se avecinan para después del 15 de octubre.


¿Cómo la ve?


Ojalá que esta versión se haga chicharrón, pero nunca hay que descartar este tipo de riesgos, sobre todo en un contexto de concertaciones y negociaciones, como hoy por fuerza se hace la política.


Claro que hay que defender lo que hoy sí resulta honroso defender.


Lo interesante del caso es que hoy la gente de todas las edades considera que la muy noble y leal Puebla de los Ángeles o de Zaragoza —como usted guste— ya debe de recibir la dirección de una mujer que está preparada, que inspira confianza y que sabe hacer las cosas bien, como lo ha demostrado y que puede dar más si se tiene en cuenta que es un personaje que a donde va, llega a trabajar, la grilla se la deja a quienes la saben hacer, lo han hecho profesionalmente y de ella han vivido, y muy bien.


Es hora de revalorar la política después de tantos escándalos y lodo que ya apesta y debe ser lavado por alguien que tiene la calidad moral, la enjundia para poner el carácter ante las circunstancias que lo obliguen.


No es cuestión de dádivas de género, es cuestión de resultados.


¡Hasta la victoria!

  


 

Versión Online

Columnistas

 
Haga cic aquí para ampliar la imagen

   

 
RSS Feeds
En tu Movil
Video
En tu E-Mail
 
   
Estadisticas

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx
Avenida 16 de Septiembre 4111, Col. Huexotitla, CP. 72240, Puebla, Pue. - México Tels.(+222)576-0975 / 576-0977
Abrir el ndice