La Manzana


Irma Sánchez


La Puebla del 2008


¿Usted se ha puesto a pensar cómo será la vida en Puebla el próximo año?


Desde luego que descartamos la posibilidad de que se repita la leyenda de que bajen los ángeles a hacer lo que docenas de administraciones no han podido hacer.


Pero…


¿Ya se dio cuenta de todo lo que ocurrirá el año próximo?


De entrada, estrenaremos la presencia de una mujer sin compromisos y dedicada siempre al trabajo, en el gobierno de nuestra ciudad.


Eso tendrá que ser muy bueno, sobre todo conociendo los ejes de su programa de gobierno y su dedicación al trabajo.


Y tendrá que ser muy bueno, pese a los sentimientos machistas que de antemano ya planean una que otra piedrita en el camino para que no “se atreva” a crecer, políticamente hablando.


¿Podrán?


Luego, en el Tribunal Superior de Justicia, por cuestiones de edad —los 75 años de Guillermo Pacheco Pulido— tendrá que llegar el relevo en la presidencia, con todo y la vitalidad y dominio que caracterizan al magistrado presidente.


¿Qué cambios y qué rumbos tendrá la justicia en Puebla?


Y por si fuera poco, también tendrá que consumarse el relevo en la arquidiócesis de Puebla, por los 76 años que cumplirá el 2 de marzo el arzobispo Rosendo Huesca Pacheco.


¿Qué rumbo tomará el trabajo pastoral y de evangelización en Puebla?


Con estos tres cambios claves, definitivamente la Puebla del segundo semestre del 2008 será distinta a la de este agonizante 2007.


¿Será mejor?


¿Será peor?


¿Se sentirá algún cambio?


Por ejemplo, en la justicia, se considera que siempre refresca un cambio en las estructuras. Quienes sirven se ponen las pilas para defender su chamba.


En la Iglesia, se espera un arzobispo joven que también logre un cambio en la marcha, para lograr el fortalecimiento de la Iglesia seriamente competida con la presencia de otras agrupaciones religiosas patrocinadas desde el extranjero con fines ajenos a su fe, una Iglesia comprometida con los que menos tienen, no sólo en lo económico, sino en lo espiritual.


Una iglesia que sacuda inercias y logre poner de pié a los que hoy están de rodillas.


Y en la ciudad, esperamos una ciudad y una sociedad menos estresada por los problemas de saturación en los servicios por una sobrepoblación que lo rebasa todo, como el caso del parque vehicular que con tantas facilidades de financiamiento, ha triplicado el número de vehículos rodando por las mismas calles, ocasionando un tráfico pesado, a cualquier hora y sin opciones de las famosas vías alternas.


¿Cómo será Puebla?


Aquí lo importante es darse cuenta de que para enfrentar los grandes problemas, los rezagos, no hay soluciones mágicas.


El reto es cerrar filas sociedad y autoridades para poner orden y mejorar las condiciones de vida y convivencia.

 

Un año más


Este domingo volvimos a cerrar filas con la familia Deloya Cobián en el quinto aniversario del fallecimiento del amigo y cronista inolvidable de Puebla, Urbano Deloya Rodríguez, quien nos dejó en sus programas grabados, hoy rescatados por sus hijos Guillermo y Luz Ahida, un mensaje de orgullo e identidad entre poblanos.


Desde aquí un abrazo también a su fiel compañera Ahida Cobián, satisfecha por la misión cumplida, hoy con dos hijos que rescatan la disciplina y el talento de sus dos progenitores.

  




 
 

 

 
Todos los Columnistas