La Manzana


Irma Sánchez

13/04/2010

¿Por qué por qué por qué?


¡Qué crisis estamos viviendo en la sociedad mexicana!


Ya nadie le cree a nadie.


Con esa desconfianza, la verdad es que no vamos a salir adelante.


¿Por qué tanta desconfianza?


Ya ni a los boletines y comunicados institucionales que descifran “tan bonita la vida”.


Ni a los sacerdotes.
Ni a los que ejecutan la obra pública, a los que les cuestionamos incansablemente, con y sin conocimiento.
Ni a los comerciantes que ante cada aumento a la gasolina y el diesel se dan a la tarea de subir los precios.
Ni a los hijos que dicen “se picaron estudiando sin ver el reloj” fuera de casa.


Vaya, la falta de credibilidad ha llegado hasta las básculas que nos suben los kilos.


Los candidatos que de campaña en campaña juran que “nos arreglarán la vida”.


Las actividades de los candidatos que juran que concentran a miles y montones y que cuando se ven ante el espejo, descubren su rostro guiñándoles un ojo y escuchan una voz como de ultratumba que les dice “tú eres el mejor, mi Gordolfito Gelatino”


¡Qué manera de destruirnos!


Ahora la consigna es la teoría conocida como la “DDT”.


¿?


Indica: “Desconfía De Todos”


¡Así no se puede!


¿Por dónde avanzar?


La desconfianza ha llegado a tal grado que el gobierno del Estado de México se ha visto precisado a contratar a personajes del FBI para esclarecer el famoso, penoso y escandaloso asesinato de la pequeña Paulett, porque la opinión pública está sobre él y todo porque no se puede entender cómo una criatura con limitaciones físicas puede desaparecer con vida y después aparecer muerta en su propia cama, en la que ya durmieron varias personas.


¡Qué pena!


Ya ni en los extraterrestres creemos.


Nos enseñan fotografías de los candidatos en sus mítines y nos dicen que sumaron 90 mil los asistentes, y ya casi buscamos una lupa para contarlos de uno por uno.


Nos dicen que la inflación está controlada, y hasta nuestros bolsillos nos engañan, nos pulverizan lo mismo monedas que billetes y cuando apenas pasaron cuatro días de haber recibido la quincena, las altas temperaturas derriten nuestro poder adquisitivo.


¡Qué bochorno!


¿Para dónde jalar?


¿Cómo combatir la crisis de credibilidad?


La duda es canija.


Sobre todo cuando surgen docenas de jilgueros que nos ofenden esforzándose para explicarnos como “idiotas” porqué vemos lo que vemos, un elefantito, 2 elefantitos, 3 elefantitos, en fin.


Y por erigirse como profesores para explicarnos, llegan a ganar una chamba con la que se llevan “el premio gordo de la lotería”.


¡Oh mi México!


¿Y yo?


¿Cuándo contaré?

 

Insólito

 

Ahora que el Gobierno federal impulsará la campaña para combatir la obesidad, resulta que se confirma el dato de que en las familias de obesos, o en la casa de los niños obesos, invariablemente se cuenta con una mascota también con sobrepeso.


Ahora resulta que a esas mascotas también se les va a someter a un control, para lo cual se lanzará al mercado un alimento especial a fin de que sean nutridas y que pierdan peso.


Este México contrasta drásticamente con el de los puntos focalizados como los más pobres del país, de los cuales tenemos dos aquí dentro de nuestra geografía poblana, en donde se carece de lo elemental para hacer una comida al día.

 

Este es el México de los contrastes en el que hoy vivimos, y del que “algunos” tratan de sacar una mayor tajada.  

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas