La Manzana


Irma Sánchez

14/05/2009

TENDREMOS ACUARIO

 

Después de poco más de tres décadas, la ciudad de Puebla volverá a tener un acuario.


Cabe la pregunta ¿por qué el que teníamos lo cerraron?


Tache a quien tomó la decisión de cerrarlo porque le vino a restar un atractivo turístico a nuestra ciudad, y la pérdida de una fuente de información sobre todo para los poblanos en etapa escolar que tradicionalmente eran enviados por los maestros para que enriquecieran su información con una clase viviente, con todo y las limitaciones, carencias y pobrezas que podía tener este.


Hoy la buena noticia es que Puebla volverá a tener un acuario, a la mejor no como el de Chicago por ejemplo, pero si al menos uno parecido al de Veracruz que representa un atractivo valioso para quienes disfrutan de una estancia en el puerto.


¿A dónde se instalará?


En el Paseo de San Francisco.


Y se garantiza que en unos cuantos días se comenzará a trabajar en el proyecto de su construcción.


Mejor punto no puede haber.


En la zona histórica y turística de los primeros asentamientos de la ciudad.


Rodeado de cafeterías, restaurantes, con estacionamiento amplio, dentro del mismo conjunto del centro de convenciones y sus amplios jardines.


Se tendrá acceso directo por la entrada de la 4 Oriente, a un lado de Sanborns.


Lamentablemente la crisis que arrastramos desde el año pasado ha provocado el cierre de muchos negocios en ese centro comercial y de servicios, por lo que las autoridades dieron el visto bueno para que se construya en la parte frontal del complejo.


¿Quién lo construirá y operará?


Es la pregunta, sobre todo en los días de crisis en los que muy pocos arriesgan su capital y más como para abrir un acuario.


Pues bien, el proyecto es un reto que asume la empresa española OHL que está en Puebla para ejecutar las obras viales más importantes del sexenio.


Se asegura que con el acuario, la firma ibérica de alguna forma trata de demostrar que su presencia no es exclusivamente para hacer negocios y exportar utilidades. “Se dice” que aspira a mostrar su compromiso con Puebla, a la que además de equiparla de obras de infraestructura, le quiere dejar la hulla de su presencia en una obra que quede para la posteridad y enriquezca su catálogo de atractivos.


Para que el acuario de Puebla funcione de la mejor manera se anticipa que se recurrió a buscar los servicios especializados de la misma empresa que opera exitosamente desde su creación el acuario del puerto de Veracruz —por cierto— visitado cada semana por cientos de poblanos entre otros.


El compromiso garantiza que será manejado con el mismo esquema de organización y ampliación del número de especies, producto de los convenios pactados con todos los acuarios de México y de otros países que permanentemente actualizan y enriquecen su acervo a través de los intercambios que se dan en todos los sectores en este mundo globalizado.


De tal forma que el acuario de Puebla será un lujo y orgullo para los poblanos.


Y cruzamos los dedos para que las siguientes autoridades lo preserven y enriquezcan, lejos de aplicar los criterios de restar como ocurrió en el pasado.


En nuestros tiempos escolares era toda una experiencia recorrer nuestro acuario en el Paseo Bravo, que se cerró para crear una unidad de oficinas municipales.


Y era una experiencia porque en la planta alta entre las peceras y especies disecadas se exhibían unos cuerpos humanos momificados que servían para echar a volar la imaginación de los niños visitantes que repetían leyendas de misterio y terror.


Este proyecto del acuario tiene una especial significación en la lucha para mantener abiertos y dignos los espacios, como el Paseo de San Francisco que ante una crisis económica que comenzó desde el año pasado, desencadena la cancelación de nuevos proyectos comerciales y de servicios, así como la quiera en cadena de negocios en el mismo conjunto.

 

DOÑA MARINA


Un adiós muy sentido dieron cientos de poblanos formados y hechos al estudio por una verdadera apóstol de la educación, como lo fue la reconocida y siempre querida maestra Marina Sentíes Lavalle, quien falleciera a los 90 años la semana pasada.


La totalidad de sus discípulos llegaron a la capilla ardiente donde fueron velados sus restos, justo al término de la emergencia sanitaria.


Hoy con tiempo entre ellos se corren la voz y trabajan para organizarle el merecido homenaje póstumo, con el que quieren inmortalizar su figura poniéndole su nombre en letras de bronce al edificio de la preparatoria del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, de la que fuera fundadora y directora durante los primeros 40 años de esta.


Dentro de sus alumnos cabe destacar a figuras de todos los ámbitos, la educación, la empresa, la política y la ciencia.


Todos ellos siempre han reconocido su influencia en su formación.


Citar a unos cuantos, sería omitir a cientos.


Hoy sólo destacamos los nombres de quienes se han dado a la tara de promover el homenaje por el que van y vienen ante medios de comunicación e instancias oficiales para correr las formalidades, Luis Antonio Godina, Gustavo Mena, Alma Sánchez, Alejandro Montiel, este último hoy en su papel de Secretario de Cultura saca adelante la programación de una exposición que con fotografías pretende ofrecer la vida, obra, influencia y legado de la maestra que trabajó siempre con vocación y convicción, logrando influir en la formación de jóvenes y ciudadanos exitosos en lo personal, familiar y profesional.


A la maestra Marina Sentíes hay que recordarla siempre en un equipo de trabajo con maestros de la misma esencia como Enrique Martínez Márquez, Marta y Olga Molina, Marco Aurelio Mendoza, Salvador Lobato Contreras, Carlos Zamora Palafox, Eutiquio Bermúdez, Raúl Velasco de Santiago, Eladio López y López, Higinio Bravo Zacaula, Carlos Guaso, Rafael Molina, José Luis Velazquez Báez.


Todos ellos con su trabajo en conjunto lograron proyectar a niveles internacionales el prestigio de la educación que en su momento se ofrecía en Puebla, cuando la prioridad era la formación de los escolares.


Cabe destacar que la calidad y ascendencia de la finada mentora Marina Sentíes Lavalle fue reconocido en vida por diversas instituciones.


ENSALADA DE MANZANA


Pasada la emergencia sanitaria unos se siguen tronando los dedos por la crisis, y otros le echan más ganas con la visión del mundo globalizado que hoy vivimos, y que permite el avance de los negocios franquiciados que garantizan mayor seguridad para cada peso invertido.


Por eso el caso en voga de Cemitas El Carmen, Tortas Chely, Pinturas Pei, y entre muchas mas, de Italian Coffee que representa la joya de las franquicias poblanas, que entran a la lucha y guerra por el mercado.


Sobre el mundo de las franquicias ampliaremos información. Por hoy sólo alertar sobre las franquicias extranjeras que llegan y se convierten en noticia y conocimiento para el comercio local que se ve seriamente amenazado ante lo novedoso que resultan estos negocios que generan novedad y expectación entre los mas exigentes consumidores.


Muy comentado ha resultado el buen programa de televisión que está haciendo los lunes el poblano Pedro Ángel Palou en el canal 22. No se lo pierda, resulta enriquecedor con el peculiar estilo del intelectual ex secretario de Cultura de Puebla y ex rector de la UDLA, que envidiablemente se da tiempo para seguir su carrera de escritor, investigador y no abandonar el enriquecimiento académico.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas