La Manzana


Irma Sánchez

10/12/2009

Querido Santa
C.C. Queridos Reyes Magos


Como sé de los malos momentos que se viven en nuestro país, aprovecho la oportunidad para dirigirme a los cuatro:


Al famoso “papá Noel” la noche del 24 de diciembre.


Y a Melchor, Gaspar y Baltasar me anticipo para la noche del 5 de enero.


Sé que entre los cuatro podrán prorratearse lo que puede ser el costo de las peticiones de mi carta, y que tal vez sea más fácil alcanzar mi demanda.


Ahora que en todas las esferas se habla de la defensa de los derechos humanos, es hora de apoyar a la Comisión de Puebla, ante los datos que les anexo que dan fe de que es la Comisión más castigada en presupuesto, incluso se coloca muy por debajo de la del vecino estado de Tlaxcala, pese a ser más pequeño con menor población, pero dispone de más recursos.


La media nacional muestra cómo se manejan 9.22 pesos por habitante para el trabajo de la defensa de los derechos humanos.


El vecino Tlaxcala se muestra que destina 14 pesos con 14 centavos por habitante para el mismo trabajo.


En tanto en Puebla se dispone apenas de 3.49 por habitante.


Por lo que les pido un mayor presupuesto para que la Comisión pueda cumplir con un trabajo contundente y que logre descentralizar su atención por todos los rincones de la geografía poblana.


La Comisión debe ampliar su presencia con oficinas directas en Huauchinango, Izúcar de Matamoros, Acatlán de Osorio y Ciudad Serdán.


Así, nuestra entidad estará en condiciones de colocarse a la cabeza en la defensa oportuna y eficiente de los derechos humanaos.


Queridos Santa y Reyes Magos, para acabar con el estira y afloja de los recursos, sería importante que con su intervención se pudiera conseguir la autonomía de la Comisión, para que así esta tenga la personalidad jurídica de pedir y defender sus demandas de recursos en un plan de tú a tú con el poder Legislativo.


Muchas comisiones así han resuelto su situación operativa.


Como entre la noche del 24 de diciembre y la del 5 de enero “dicen” que hay que pedir insistentemente, les propongo también una ayudadita para que se le entregue en comodato, una de las tantas casonas del Centro Histórico.


En donde hoy opera en la avenida 15 de Mayo, está ahorcado su aparato administrativo y resulta antifuncional, por ejemplo, para las personas con capacidad diferente en su locomoción que no pueden acudir piso arriba y piso abajo.


Es increíble que la institución que está para defender los derechos de todos, las personas con problemas para desplazarse no cuenten con rampas y ni soñar por dónde construirlas.


Así en una de las casonas del Centro Histórico se podría pensar en todos estos aspectos y construir las famosas rampas y barandales.


¿Será mucho pedir?


Fíjense, para que el proyecto no se vaya de las manos, se podría invitar a la escuela de arquitectura de la Ibero para diseñar el proyecto funcional, de acuerdo a las necesidades administrativas y para la atención del público.


Con tantita suerte hasta patrocinadores para la obra.


No es por nada, pero en otras entidades las Comisiones cuentan con tremendo edificio.


Santa y Reyes, también la Comisión necesita su apoyo para crear las asignaturas y ofrecer tanto capacitación, como la formación académica de especialistas en la defensa de los derechos humanos.


Al conseguir todo esto, el gobernador estará en condiciones de fortalecer, entre otros aspectos, su vocación y trabajo a favor de la defensa de los derechos humanos.


Sumando la voluntad de ustedes cuatro, sé que será posible alcanzar el objetivo para fomentar la cultura del respeto y la defensa de todos nuestros derechos, lo cual hasta hoy destaca como uno de tantos sueños.


Y sumando esfuerzos entre los cuatro, será posible comenzar cuanto antes.


Me anticipo a la entrega de esta carta, ante las inminentes vacaciones en esta casa editora.

 

Felicidades. Millones se los agradeceremos.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas