La Manzana


Irma Sánchez


Listo

 

El nombre del sucesor de don Rosendo Huesca Pacheco es Víctor Sánchez Espinosa.


Se trata del poblano que realizó sus estudios en el Seminario Palafoxiano y hoy se desempeña como obispo auxiliar de la arquidiócesis de México, al tiempo de cumplir también con las tareas de la Secretaría general del Consejo Episcopal Latinoamericano. Distinción que lo proyecta en la iglesia católica de esta región y le permite acumular una valiosa experiencia para suceder a don Rosendo Huesca Pacheco.


Es que el nombramiento entre hoy y mañana se hará público.


Quien lo trajo en sus portafolios fue el cardenal Tarciso Bertrone, al venir a México la semana pasada en representación del papa Benedicto XVI con el fin de encabezar los trabajos del VI Congreso Mundial de la Familia.


Todo parece indicar que los involucrados en el caso, el que se va y el que llega, ya fueron notificados, pero aguardan el momento que el mismo Benedicto XVI decida para que se haga público.  


¿Por qué? Solo ellos saben “el momento adecuado”.


Por lo pronto, don Rosendo Huesca Pacheco prepara junto con su equipo de trabajo los preparativos para la tradicional peregrinación de la arquidiócesis de Puebla a la basílica de Guadalupe, que es el 12 de febrero cuando miles de católicos encabezados por su arzobispo acuden ante la Morenita siguiendo una tradición instituida por las arquidiócesis de todo el país, desde hace más de un cuarto de siglo.


Junto con estos preparativos será importante trabajar también en el programa para despedir y recibir respectivamente al arzobispo que se va y al que asciende.


¿Qué línea? La pregunta es insistente y la respuesta es obvia; la que caracteriza al que decide, Benedicto XVI.


Desde este momento se puede anticipar por lógica, un nuevo camino y con este muchas sorpresas.


Lo que viene


La historia universal marca esta fecha con el arranque de un nuevo capítulo: el ascenso de Barack Obama a la presidencia del país más poderoso del mundo.


Los grupos que históricamente han sido reprimidos, violentados y sobajados hoy están de fiesta por el hecho.


Las esperanzas sobre el gobierno de Obama son muy altas, el mundo espera mucho, hoy sólo resta esperar a conocer sus primeras decisiones, incluso para ver la reacción y los alcances de sus opositores.


Habrá que esperar y apostarle a una mejor oportunidad para aquellos que han resultado víctimas del gobierno republicano del señor Bush.   


Debemos hacer votos, para que el vecino poderoso pueda compaginar acciones con el “vecino incómodo” como lo es nuestro país para los Estados Unidos, del que dependemos hasta el riesgo de la salud y la estabilidad.

 

Hoy la palabra la tendrán Obama y Calderón.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas