La Manzana


Irma Sánchez

21/01/2010

Bienvenida


Es obligado decirle a alguien que por su propia voluntad decide llegar a donde nosotros ya estamos:


¡Bienvenida!


Puebla es tu casa como lo es mía.


Qué bueno que entre tres o cuatro opciones decidiste a nuestra hermosa ciudad de Puebla para fincar tu residencia de descanso y para recibir a tus mejores amigos, que cada fin de semana salen corriendo de la ciudad de México en busca de “la tranquilidad” de la provincia mexicana.


¡Bienvenida Josefina!


¡Bienvenida Pepa!


¡Bienvenida Chepa!


¡O como te digan tus más cercanos!


Bienvenida Josefina Vázquez Mota, a tu Puebla, a donde decidiste disfrutar de tus días libres de la mano de tu esposo y tus hijos.


¡Muy buena elección!


No es por nada.


Y felicidades por haber elegido el mejor punto: el monumental Centro Histórico, rescatado, señorial, ordenado, de lujo, como en las principales capitales de Europa.


Dichosa tú que tuviste la oportunidad de hacerte de una señorial casona que a partir de este fin de semana disfrutarás y abrirás las puertas de par en par para comenzar a recibir a tus incondicionales.


Y felicidades por haber contado con la mejor asesoría para, una vez adquirida la casona, equiparla de época, con la mejor selección de muebles y objetos decorativos cargados de historias que quedaron mudas entre las cuatro paredes de las casas de antigüedades de Los Sapos.


Bienvenida a este vecindario que será el tuyo, muy lejos del reloj político sobre el que tú no tienes plan alguno, más que la aspiración de un buen descanso.


Maravilloso venir a descansar a una ciudad que el fin de semana observa un movimiento acompasado entre el repique de las campanas de los templos del Centro Histórico, que puntualmente llaman a misa mientras en racimos las familias de visitantes recorren calle por calle y se detienen a observar al detalle los rasgos de cada casona recuperada.


Esta es la Puebla del Centro Histórico que hoy disfrutamos, quienes no saciamos nuestras inquietudes encerrados en tiendas, porque como dice el slogan: “Tenemos antojo de Puebla”.

 

Por cierto


¿Sabe usted quiénes son los primeros invitados a la casa de la nueva habitante de Puebla?


Sus compañeros de bancada que se reunirán la próxima semana aquí “fuera de reflectores” para definir sus propuestas en materia hacendaria y reforma política.


Desde acá saldrá humo sobre sus deliberaciones y posición.


Y lo más interesante es que acudirán también en forma confidencial los secretarios de Gobernación Fernando Gómez Mont; el de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, y el de Educación, Alonso Lujambio.


Imagínese usted a lo que se va a prestar esta reunión “tras bambalinas”, en horas fuera de sus horarios de trabajo.


Digamos que aquí podría sellarse el famoso pacto: “Uno para todos, y todos para uno”, ¿para que?


Para lo que se ofrezca en el calendario político.


O ¿será que los tres puedan aspirar a la misma?


El tiempo. 

 

Los negocios


Por cierto que los amigos de las antigüedades de Los Sapos casi aplauden a los enviados por Josefina Vázquez Mota para adquirir el menaje de su nueva casa, tras una larga temporada sin ventas.


¿Quién se da el lujo en tiempos de crisis de adquirir antigüedades?


Los negocios del ramo dicen que en los últimos años han podido sobrevivir “chachareando” y rentando sus muebles, accesorios y objetos decorativos a las empresas televisoras y productoras de cine, que hoy como nunca trabajan el género de “época”, para la que requieren estos objetos que sólo pueden adquirir rentados.


Lo bueno es que “han sido una tras otra”, expresa María Elena Macías.

 

Los grandes


Uno de los más respetados maestros en el gremio de la arquitectura ha sido el ingeniero Enrique Estrada Cuesta, de quien su cátedra en la Universidad Autónoma de Puebla era esperada con entusiasmo por su cultura, visión del mundo y dominio, dicen sus alumnos.


La historia lo pondrá en su sitio, por lo pronto hoy ese hombre alto, apuesto, culto de formación militar, es recordado con respeto por la huella que dejó en sus alumnos. Un abrazo al mismo tiempo a su familia, en especial a su hija Fernanda que siempre sabe sonreír.

 

Los cambios


El famoso relevo estatutario entre los organismo empresariales está a la vista. Además, del Consejo Coordinador Empresarial, al que ya nos referimos que se da por hecho la elección de Luis Rodríguez Fernández para sustituir a Gabriel Huerta Ortega, hay que tener presente el relevo también en la Cámara de Comercio y Servicios, en donde toca el turno de entregar la presidencia a Antonio Garay Orea después de tres años al frente.


¿Quién lo sucederá?


Como dicen en los partidos políticos, los candidatos naturales son personajes que formaron parte de su consejo como Antonio Prosperi Calderón, Isabel Álvarez, Juan Carlos Rubio Nava, y Alfredo Arizmendi Domínguez.


Todos con méritos propios, con muchas ganas de trabajar por su sector y con trayectoria en el comercio heredada de otra generación forjada detrás del mostrador.


¿Quién será el elegido o la elegida?


La moneda está en el aire, es cuestión de los comerciantes y de nadie más, por muy apetitoso que parezca el sector, uno de los más nobles de la economía.

 

La alcaldesa


Sin robarle horas a su apretada agenda de trabajo, la presidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá, comienza a dedicarle horas extras a la preparación de su Segundo Informe de Labores, que rendirá el 15 de febrero a las 10:30 de la mañana en el Centro de Convenciones.


Además de conocer al detalle los alcances de su segundo año y sus primeros dos al frente de la administración y manejo político de la gigantesca ciudad de Puebla, Blanca Alcalá sin lugar a dudas tendrá que tomar aire para pronunciar su mensaje político, sobre el que se esperan tesis sobre su decisión de replegarse de la sucesión gubernamental, cuando tenía sobre su escritorio el panorama claro y preciso que arrojaban todas las encuestas que la proyectaban como la favorita.


¿Por qué negarlo?


¡Imposible esconder la realidad! 


Tan sencillo como entender que “así tiene que ser”.

 

Ensalada de manzana


¿Se imagina usted a los famosos comediantes poblanos “Los Ortega” apoyando en campaña a uno de los presuntos candidatos a la alcaldía poblana?


Los políticos con este enfoque la verdad es que aprenderían a ser espontáneos, naturales, se enjuagarían el pesado almidón y sumarían muchas simpatías.


Visto así, no resultaría mal el enfoque; por el contrario, humanizarían al candidato que tradicionalmente “es convertido en un ser supremo”.


Ojalá que el candidato de Los Ortega logre el voto de su partido para aprender a hacer política en el siglo XXI, cambiarían muchas cosas y habría sorpresas sin llegar a “los Juanitos

 

No es para tanto. 
 



 
 

 

 
Todos los Columnistas