La Manzana


Irma Sánchez

28/07/2009

ANÁLISIS PERIODÍSTICO


Los compañeros reporteros encargados de cubrir las actividades que se producen en el municipio de Puebla “me cuentan” que entre actividad y entrevista en el Ayuntamiento, con temperaturas de 32 grados, víctimas del tedio, que de pronto los sorprendió, se dieron a la ociosa tarea de calificar la imagen de los servidores públicos de la Comuna para obtener el famoso top ten de los caritas, mejor presentados y despabilados.


Y en un martes de tedio se lo comparto “como me lo platicaron”.


De acuerdo con el influyente voto de “las reporteras” del uno al diez, o del diez al uno, sólo obtuvieron tres finalistas y con empate.


Del décimo al séptimo lugar, exigentes “ellas”, declararon desierto su famoso top ten.


Por lo que procedieron a declarar en el tercer lugar al director del Instituto Municipal del Deporte, Edgar Chumacero.


En el segundo lugar registran, en su exigente calificación, un empate entre Alberto Vivas, director de Protección Civil, y Fernando Ariza de la Fuente, secretario de Economía, Competitividad y Turismo.


Por más calificación y revisión que hicieron los reporteros de la fuente municipal no pudieron ponerse de acuerdo para desempatar a estos dos funcionarios.


Y luego para el ganador del primer lugar decidieron por ovación coronar a Manuel Alonso García, secretario de Vialidad.


¿Qué influyó?


El puro gusto de los y las jueces.


O sea que el famoso Manuel Alonso García las trae impresionadas, ha ganado simpatías con su trato y siempre ha salvado “con la nota” a los chicos y chicas de la fuente.


Ahora, una vez concluida esta calificación, reporteros y reporteras se pusieron más exigentes para sacar el top ten de las funcionarias.


¿Y qué cree usted que pasó?


Lo declararon desierto.


Hay chicos, qué estrictos son ustedes.


Ni una terna dicen que consiguieron.


¿Será que las funcionarias de la administración de Blanca Alcalá se han excedido en su papel de serias y formales?


Mal ambiente y no hay más.


En igualdad de circunstancias, reporteros y reporteras que cubren las actividades del gobernador Mario Marín y su gabinete, procedieron a “calificar” a los titulares del gabinete.


¿Y qué pasó?


Nadie se quiso comprometer.


Todos son iguales de guapos, dijeron con sonrisas a flor de labios.


Los Javieres López Zavala y García Ramírez, Gerardo Pérez Salazar, José Alfredo Arango, Darío Carmona, Víctor Manuel Sánchez Muñoz, y eso sí, dejan en paquete especial a Mario Montero Serrano, por tratarse del “solterito” tras de su viudez hace año y medio.


Aseguran que en simpatías y calidez Montero Serrano puede colocarse a la cabeza, por su mundo, sus viajes, sus estudios.


¿Y el resto?


Voltearon para la derecha y para la izquierda, y nadie se atrevió a dar un número o pronunciar un nombre.


¿Serán más serios estos reporteros?


Eso sí, los más viejos de la fuente sostienen que en el sexenio de Manuel Bartlett uno de los mejores personajes que se vieron fueron, comenzando por su amiguísimo del alma, Jesús Hernández Torres, quien traía aplanando la Reforma y la Hermanos Serdán a más de una docena de señoras de Puebla.


Usted ¿qué opina?


Así lo analizan ellos, los que conviven casi de tiempo completo con los funcionarios y se conocen tanto en los momentos más difíciles como en los relajados.


Si por “caritas” los escogiéramos esperaríamos a personajes que hoy vemos en telenovelas.

 

Si por experimentados los elegimos… ¿Cómo andamos?

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas