La Manzana


Irma Sánchez


¡Llegó!


Llega Anatere a Segob Cambio Foto / Archivo / Tere Murillo

Sí, llegó y a donde nadie se lo pudo haber imaginado.


La panista Ana Teresa Aranda llegó a la dependencia más importante de este país, y sorprendió a todos.


Hasta a sus detractores, que ya se habían dado la vuelta dándola por muerta.


Anatere, la panista boicoteada, rechazada, obstaculizada por su propio partido, llegó al Palacio de Covián, donde se toman las decisiones políticas de este país.


Cuando parecía que sólo el presidente municipal de Puebla Enrique Doger Guerrero conservaba su número telefónico en su agenda, Anatere da la sorpresa.
En algún momento ella acarició la oportunidad de convertirse en embajadora de México en Chile o en España, y desde el Congreso de la Unión sus detractores la boicotearon.


Amiga personal del presidente Felipe Calderón y de su hoy secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, Anatere ni presumió, ni se quejó, ni lloró. Se quedó calladita y fue invitada a seguir siendo pieza clave del equipo personal y confiable del presidente.


Su nombramiento se produce el domingo por la tarde, cuando todo mundo se desconecta y se relaja.
Y fue en ese momento, cuando todos, alejados de los hilos políticos, intempestivamente recibieron la noticia que se regó por teléfono…


¡Que, qué!


No puede ser.


No es 28 de diciembre.


En tanto, “La Doña” recordaba aquello de que “la revancha” es un platillo delicioso que incluso en domingo por la tarde, cae muy bien.


Y como es ella, claro que ha de precisar que “no es partidaria ni de la revancha y mucho menos de la venganza”.


Por lo que sólo hay que recordar que “todos” tenemos nuestro corazoncito. Y aunque los terapeutas recomiendan cancelar aquello de que “perdono, pero no olvido” cuando ha tocado el papel de víctima, no se puede olvidar todo.


De inmediato en la capital del país se interpretó…


“El nombramiento cae como balde de agua fría a los panistas poblanos.”


Y las cosas hoy, aparentemente serán distintas.


El orgullo herido de sus detractores tendrá que ser barnizado con supuesto orgullo de que la panista poblana “es nuestra”.


¿Cómo se procesará el hecho?


¿Estarán tranquilas las conciencias de quienes la han boicoteado y sacrificado más de una vez?


¿Cuál será la actitud de Anatere?


Sin lugar a dudas, la más inteligente, la que supo manejar cuando ya sabía que iría a Gobernación con el hombre de todas las confianzas del presidente.


Hoy ella demostrará que el presidente en su equipo confiable también tiene a una mujer que será pieza clave en terrenos que son neurálgicos: los asuntos migratorios, los de población y las relaciones con todas las iglesias.


Tareas nada fácil, que requieren de mucha mano izquierda y también derecha para cumplir con el objetivo y prevenir que no se incendie el país.


Un abrazo a Anatere en este reconocimiento a su capital político, reunido con talento, sabiduría y mucho trabajo desde las bases, con lo que queda descartada toda posibilidad de que se trate de una situación de género.


Y a ver desde la barrera cómo se ponen hoy las cosas aquí en la aldea, entre panistas, neopanistas y aspirantes a ser panistas, con los que Anatere mantendrá en voz baja la frase “nos vemos en el 2010”.


Y afirmamos que en voz baja, porque Anatere sabe hacer su juego y sobre todo, sabe hacer política.

  



 
 

 

 
Todos los Columnistas