Palabras Mayores


Héctor Hugo Cruz Salazar

10/06/2009

Germán Martínez viene por el góber


La visita de Germán Martínez a Puebla el próximo domingo será para aderezar la guerra que inició el PAN poblano en contra del gobernador Mario Marín Torres por apoyar las campañas de los candidatos del PRI a las diputaciones federales.


Dicen los panistas que Martínez Cázares vendrá con todo contra Marín Torres y por supuesto que el tema Lydia Cacho estará presente en sus declaraciones para buscar desprestigiar a quien ven como el verdadero motor de las campañas priistas, tras quedar claro que la mayoría de sus candidatos del tricolor están condenados al fracaso.


El líder nacional del PAN utilizará la misma estrategia que en Veracruz, donde el pasado fin de semana acusó al gobernador Fidel Herrera Beltrán de tener metidas las manos en el proceso del 5 de julio y de mandar a “sus mapaches” a apoyar a los candidatos del tricolor.


Por eso, Rafael Micalco salió el lunes a desgarrarse las vestiduras y a criticar que el gobernador acudiera a un mitin en Tepeaca con el líder nacional de la CNC, Cruz López Aguilar, para prepararle el terreno a su jefe.


Martínez Cázares participará en un mitin en Canoa con los cuatro candidatos a diputados federales por los distritos de la capital, la dirigencia estatal y municipal del albiazul, además de diputados federales y los senadores.


Y desde ahí, dicen, le declarará la guerra al gobernador poblano denunciando un supuesto desvío de recursos del Gobierno hacia las campañas priistas a través de diversos programas operados desde las dependencias estatales.


Por cierto, los panistas apuestan a que nuevamente Rafael Moreno Valle Rosas demostrará su “músculo político” y dejará muy claro que la carrera por el 2010 ya la tiene ganada dentro del PAN.

 

*****

La alcaldesa también hará campaña

 

La alcaldesa Blanca Alcalá sí apoyará las campañas priistas y secundará a los candidatos de la capital para, una vez más, dar muestras de que tiene bien puesta la camiseta y que eso de que es una traidora no es más que parte del “fuego amigo” de parte de sus correligionarios que la siguen viendo como una rival para la sucesión del 2010.


Alcalá dará su brazo a torcer y aceptará la “invitación” que le han lanzado Alejandro Armenta y Carlos Meza a través de los medios de comunicación, pero lo hará cuando ella lo considere pertinente y no cuando los dirigentes priistas quieran.


Y es que eso que dice la alcaldesa de que la mejor forma de apoyar a sus candidatos es con su trabajo desde el Ayuntamiento, es realmente lo que piensa, sobre todo siguiendo la lógica de su dirigencia en el sentido de que el mal Gobierno de Felipe Calderón debe ser exhibido por los priistas para pegarle al PAN, pues dice que si su Gobierno tiene una buena calificación, si ella tiene una inmejorable aceptación de su persona y de su trabajo entre los poblanos, entonces los priistas salen beneficiados.


Además, a la alcaldesa le ha quedado muy claro que en el momento en que ella salga con los candidatos priistas invariablemente será sujeta a nuevas críticas y abrirá otros frentes en su contra, por lo que cumplirá con su compromiso como miembro del tricolor cuando corra el menor peligro y cuando en verdad su presencia pueda incidir entre el electorado a favor de los abanderados de su partido.


Al menos por el momento, Blanca Alcalá ha optado por quedarse solamente con el “fuego amigo” y más adelante salir a dar la cara por los candidatos del tricolor y asumir las consecuencias que esto le traerá para mejor ocasión.

 

******

 

La paranoia de García Maldonado

 

Gabriela García Maldonado anda que no la calienta ni el sol y ya hasta se siente perseguida por fantasmas, pues jura y perjura que es perseguida y vigilada por los trabajadores sindicalizados del Ayuntamiento, que le informan a su líder, Israel Pacheco Velázquez, de todos los movimientos que hace y deja de hacer.


La animadversión que siente hacia Pacheco la ha llevado a que, en público y privado, descalifique al líder con el argumento de que ella le ha concedido todos los deseos y caprichos al “líder mafioso” —así le dice ella— y que éste nomás no le corresponde de ninguna forma a la administración de Blanca Alcalá y sólo busca crearle problemas.


La relación sindicato-Ayuntamiento, que había entrado en una aparente tregua, está a punto de entrar en una nueva crisis por la paranoia de la secretaria de Administración, pues ahora se niega a cumplir con los acuerdos pactados con el sindicato y sólo da largas a Israel Pacheco para justificarse.

 

******


Comentarios, dudas, aclaraciones, mentadas y todo lo demás en

[email protected]

[email protected]

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas