El Mazo y el Yunque


Raymundo García García

03/04/2009

INSTITUCIONES OBSOLETAS EN PUEBLA

Dentro del conjunto de acciones encaminadas a destacar el valor histórico que representaron en el siglo XIX, la independencia de México, y en el siglo XX la revolución mexicana, ambos acontecimientos que son motivo de referente en cada uno de los poderes públicos: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, tanto del ámbito federal, como de los estados, y en algunos casos de municipios importantes;  asimismo, por razones naturales las universidades públicas y centros de investigaciones históricas, junto con los dedicados a los de aspectos políticos y jurídicos, están llevando a cabo desde hace dos años, un conjunto de actividades encaminadas a destacara pare el año 2010, el mejor evento nacional  de fortalecimiento de la memoria histórica.


Dentro de este contexto, la multiplicidad de comisiones para los citados festejos, actuando dentro de un Estado de corte neoliberal, en el cual todo o la mayoría de los proyectos se mueven con recursos financieros,  y estos de han visto disminuidos o en el peor de los casos, son inexistentes para las Comisiones  como las del Poder Legislativo federal, se hace necesario buscar apoyo en instituciones con prestigio como la BUAP, que se ha comprometido en apoyar una importante compilación de historia de las instituciones dentro del marco del Derecho Constitucional de los estados del país. Donde las investigaciones sobre Puebla seguramente destacarán nuestras limitaciones institucionales y sobre todo constitucionales que mantienen un retraso al acceso en un auténtico régimen de derecho y por lo mismo en un régimen democrático.


Así, el hacer investigación histórica jurídica e institucional servirá para divulgar que Puebla es un Estado atrasado institucionalmente, de que su Constitución se remienda sólo por coyunturas críticas, o por micro reformas que buscan dejar las cosas como están, porque así funcionan para el grupo que detenta el poder, esto es, cambiar para preservar, se ha convertido en lema de las adecuaciones constitucionales poblanas, y que dentro de los  festejos de bicentenario de la independencia y centenario de la revolución, impulsado por la Comisión del Senado, un investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas  (IIJ-UNAM) concluyera que la Constitución del estado Libre y Soberano de Puebla, está muy rezagada de la federal, pero también de las Constituciones de las demás entidades federativas del país, por lo menos eso se escuchó frente a los comentarios vertidos por los estudiosos de las constituciones de Chiapas, Veracruz y Colima, que en mucho están más avanzadas que las disposiciones poblanas.

 

Al margen de todo, es plausible el trabajo de la Comisión de festejos de bicentenario de la independencia  y centenario de la revolución, de impulsar estudios comparados del derecho constitucional de las entidades federativas, para conocer su avances y estancamientos, pero sobre todo para hacer público el andamiaje legal constitucional como el principal obstáculo y freno al proceso de democratización y por lo mismo, un obstáculo  profundo para una real y auténtica reforma del Estado mexicano. Puebla se caracteriza por su confrontación ideológica plasmada en las normas legales, por su encarnizada lucha por el poder sostenida en normas legales inequitativas y facciosas, y sobre todo en una estructura institucional y política de tipo piramidal construida al triunfo de la república en la década de los años sesenta del siglo XIX, alimentada por el martinismo, y ampliada en el avilacamachismo que repercute hasta nuestros días, donde el gobernadorismo es la cúspide del ejercicio del poder de jefes de manzana, inspectores y juntas auxiliares, subiendo sobre ayuntamientos, para imponerse parado sobre el congreso local que hace leyes a modo y tribunal superior de justicia que juzga también a modo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas