El Mazo y el Yunque


Raymundo García García


PAN; reforma y tropesón.

 

El sábado 26 de abril se llevó a cabo la XVI asamblea nacional extraordinaria del partido Acción Nacional, para aprobar una reforma más a las normas legales que regula su vida interna, el referente de justificación además de ser la movilidad  actualización permanente de las normas como algo natural por el proceso de transformación de la sociedad mexicana está la importante reforma electoral constitucional, que no ha terminado y que e esta semana en la Cámara de diputados fue aceptada la disminución e la edad para aspirar a ser gobernador adecuando al artículo 116. así, para que el PAN esté listo para seguir siendo un partido de alta competitividad electoral, la dinámica nacional le exige la adecuación de sus reglas, la novedad es el organismo interno de carácter nacional para organizar los proceso que exigen las elecciones internas, amén de otros temas que la prensa a destacado e razón de aspectos coyunturales.


La movilidad de miembros activos y adherentes, permitirá el saneamiento permanente del padrón, con lo cual se ratifica la dimensión ciudadana propia de una cultura cívica, que es uno de los instrumentos que enarboló el partido en el momento de su fundación, frente a los modelos corporativos que su adversario histórico-PNR/PRM- institucionalizaba allá en la década de los años treinta. A través de la ratificación del ejercicio político de la libertad ciudadana, cada individuo queda en plena libertad ser miembro activo o miembro adherente exigiéndole suna simple ratificación de continuar y salir de la organización política. De igual forma es plausible el acuerdo de terminar con la cuotas económicas como instrumento de salvedad de derecho políticos dentro del PAN, cuando la calificación debe apuntar hacia el trabajo partidista en el campo de la política partidista y no quedar resumido a la entrega de una mínima cantidad de dinero, que además en los últimos años se había convertido esta exigencia e instrumento de coacción y manipulación de prácticas corporativas y de control faccioso que iba en contra del espíritu de la libertad ciudadana que profesa el papismo y predica el Humanismo Político que enarbola la dignidad de la persona humana.. Claro que el asunto de la solidaridad económica con el partido quedará en aquellas personas que voluntariamente decidan hacerlo, pero se vuelve obligatorio para quienes ejercen un puesto de elección popular y una función en cualquier espacio gubernamental, que se le debe al partido.


El voto de los adherentes y militantes para  el nombramiento de determinados candidatos; a presidente de la república, a senadores a diputados federales de representación proporcional y a gobernadores, vino a legitimar un ejercicio impulsado desde el año 1999, cuando fue lanzado como candidato a la presidencia de la república a Vicente Fox Quezada, con esta adecuación los puestos de elección de mayor peso competitivo involucra a militantes y adherentes como estrategia que busca eliminar formaciones copulares, democratizando las precampañas y divulgando el ejercicio democrático que enarbola el panismo como tarea de construcción de una cultura democrática participativa. El tropezón: sin embargo no todo podría ser miel sobre hojuelas,  con argumentos de lo más ingenuo, se fue creando una oposición reformista para evitar el uso de instrumentos científicos de probabilidad como los sondeos y las encuestas, para ser considerados en los procesos de selección interna de candidatos, no obstante que cuando se han utilizado, y aquí en Puebla existen ejemplos de su éxito, no hubo razones y fue detenido; es lamentable porque otros partidos han utilizado este instrumento y les ha dado envidiables resultado. No queda otro camino que el acuerdo previo entre los aspirantes para introducirlo por consensos, mientras se aprecia su urgente necesidad para actuar en la lucha por el poder dentro de un contexto de alta competitividad.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas