El Mazo y el Yunque


Raymundo García García


PODER JUDICIAL POBLANO

 

Como lo establece la Ley que organiza la estructura y funcionamiento del poder público del estado de Puebla encargado de la tarea de juzgar, se llevó a cabo el correspondiente informe de labores del mes de febrero de 2007 a 2008. Por el papel que representa  el principio de legalidad en la era actual, de la mundialización; más como nunca antes el principio de legalidad que garanticen los estados nacionales, se convierte en uno de los principales focos de atención. Y por otro lado, en atención a la coyuntura local de nombramiento de presidente del Tribunal Superior de Justicia, el evento informativo revistió la atención obligada de los involucrados en el tema de la administración de justicia, que a decir del filósofo del derecho Hart, son los sacerdotes del conocimiento y aplicación de reglas, están obligados a conocer la ley, más que el resto de la población.

 

La dicotomía modernización que exige eficiencia en la administración de justicia y atención por saber el resultado del nombramiento del presidente del TSJ, se conjugaron para atestiguar un informe de los trabajos del Poder Judicial poblano que se mueve en la ortodoxia excesiva y con un profundo interés de transformación, que le permita movilidad y lucha contra el anquilosamiento; que dentro de su particular ortodoxia forjada  ancestralmente en Puebla, busca afanosamente insertarse en la actualidad y responder a esta de manera exitosa, como en verdad se está haciendo en lo general. Ahí están los datos duros que muestran una síntesis del trabajo a lo largo de un año en la producción de sentencias en las diversas ramas de conocimiento y niveles de instancia; ahí está la innovación en el campo de los juicios orales, en la creación de juzgados especializados en temas novedosos como el campo financiero, se dijo, como necesidad para garantizar certeza y credibilidad a la inversión de capitales para contribuir en la carrera a favor de la competitividad y la productividad; ahí están los datos sobre la efectividad en la Mediación y los esfuerzos para su expansión y ejercicio desde las aulas universitarias, desplegando un ambicioso proyecto de formación y extensión social.

 

En el terreno nuevo de la docencia ejercida a través del Instituto del propio TSJ, es creciente el trabajo en este terreno virgen, con la ardua tarea de pasar de la simple capacitación y actualización jurídica y profesional en administración de justicia, a un campo por cierto muy competido, que es el de la docencia e investigación en el nivel académico de posgrado, con la impartición de  diplomados, maestrías y doctorado en derecho. Fue dado a conocer que la SEP estatal ha otorgado el correspondiente reconocimiento de dicho nivel de estudios y con ello profundizar y viejo camino que en la década de los años ochenta abrió primero de forma tambaleante y después con paso firme y seguro la Facultad de Derecho de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla a través de la oferta de un abanico de Maestrías y posteriormente el Doctorado e derecho, siguiéndole a finales de los años noventa y principio del presente siglo varias instituciones de educación superior privadas que alimentan el estudio del Derecho como ciencia y como norma, como conjunto de reglas, de acuerdos racionales para que un Estado tenga rumbo y sentido y cumpla su objetivos materializando el bien común al conjunto de la sociedad.

 

En el informe del Poder Judicial, se aprovechó también la oportunidad para cuestionar a los cuestionadotes, lo que es válido  en una sociedad plural y abierta; inclusive algunas voces magistrales se atrevieron a llamarlos “ignorantes”. Si como se informó, el Poder Judicial está a la vanguardia, que mejor logro para dejar que el pueblo hable, que critique, que cuestione, que haga propuestas. Si estamos dentro de un régimen democrático, estamos dentro de sistema en el cual no gobiernan los hombres, nos juzgan los hombres, gobierna y administra justicia las leyes, se tiene una administración de justicia de las leyes; por ello para seguir avanzando e ese camino hoy mostrado por el TSJ, ojalá y pronto también llegue al mismo la modernización de sus estructuras y se constitucionalice y legalice un Consejo de la Judicatura. 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas