El Mazo y el Yunque


Raymundo García García


SEGURIDAD PÚBLICA Y PASO DE LA IMPUNIDAD.

 

En los tiempos de campaña para la obtención de la gubernatura de Puebla en 2004, dos fueron los problemas más destacados por la opinión pública; falta de seguridad pública y falta de empleo; de ahí que el ofrecimiento del PAN y del PRI estuviera encaminado a proponer como parte central de gobierno la seguridad y el trabajo. Cabe destacar que para el gobierno federal los temas son también cruciales y por lo mismo desde el sexenio federal anterior se han destina importantes cantidades de recursos financieros para atender el tema de la seguridad pública, por cierto produciendo esos dineros la mezquindad en los gobiernos estatales, que inventan los más variados recovecos administrativos para menguar el destino final de los recursos. Desde ahí se incuban actos de corrupción institucionalizada con ropajes de formalidad, que menguan los objetivos finales de garantizar seguridad pública a la población.


En el Estado de Puebla, sistemáticamente el gobierno estatal pregona una entidad limpia de crimen organizado, presenta una entidad segura para la inversión de capital, y curiosamente las inversiones van a la baja y las notas policiales se incrementan cada día con los acontecimientos relacionados con detenciones de las más variadas. Autoridades municipales de la sierra norte exigen acciones concretas ante la presencia de grupos criminales organizados, y en respuesta el gobierno estatal sistemáticamente niega los dichos de las autoridades locales, mientras la prensa regional sigue dando información de la proliferación de actos criminales en aumento. ¿Cómo olvidar las reacciones de los cuerpos de seguridad ante presiones en contra de las autoridades de procurar justicia?, en cada amenaza de remoción se presentaba un oleada de detenciones de grupos delincuenciales, aja, aja; pero de esa larga lista de de detenidos y presentados, nunca informó la misma autoridad investigadora de delitos el número de liberados, producto de detenciones arbitrarias o ineficaces.

 

Los cuerpos de seguridad pública no son problema, se cuenta con 217 cuerpos municipales en proporción a la población de  cada municipio; se tiene una policía auxiliar que actúa como cuerpo privado con cuentas financieras poco claras, además de estar destacada en aquellos municipios que pueden producir jugosos ingresos, -estos cuerpos de la policía auxiliar fueron descentralizados desde la era Bartlett-; por supuesto que está la policía estatal y además la policía judicial. Ya no tomemos en cuenta la presencia ocasional de la policía federal preventiva en eventos de apoyo, además que dicha policía destacada en la entidad patrulla el sistema estatal de carreteras federales. Ante los jugosos recursos provenientes de la federación a través del Sistema Estatal de Seguridad Pública –subsistema integrante del Sistema Nacional de Seguridad Pública- se ha convertido en una entidad que se adjudica la facultad exclusiva para la adquisición y dotación de recursos materiales principalmente para los cuerpos de seguridad pública municipal armamento, equipos, vehículos, ambulancias, etc. Son entregados a las autoridades municipales sin que chisten o cuestionen nada; además, el mismo sistema estatal de seguridad ve en la Secretaría de Seguridad Pública estatal a un virus del mismo sistema, entrando en confrontación y por lo mismo creando las condiciones para que sus enemigos – los delincuentes- aprovechen la crisis para actuar. Las diferencias sistema y secretaría evidenciadas por la adquisición y dotación de equipos, por el control de mandos, salieron a flote de manera más clara en el arranque del nuevo cuerpo de seguridad: La Policía Metropolitana, que se inauguró con amenazas de paro, falta de equipos, desconocimiento de mandos, facilitando las acciones de los criminales que demostraron que dicho cuerpo no sirve para nada al ejecutarse un robo millonario en pleno pleito policial. La falta de orden es corrupción y no se tapa diciendo que Puebla es territorio de paso de la delincuencia organizada.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas